Tenerife, la salvaje Fuerteventura y la isla volcánica de Lanzarote. Las Islas Canarias te ofrecen paisajes diferentes e impresionantes. Descubre dónde puedes ir.

Clima y aguas templadas todo el año, extensiones de arena dorada y espacios naturales impresionantes: bienvenidos a las Islas Canarias. La mitología presente en las islas las convierte en un lugar aún más encantador. Cuenta la leyenda que los restos de Atlantis, el legendario paraíso donde el hombre vivía en paz y tranquilidad con Poseidón, se encuentra bajo el mar de las Islas Canarias y que el archipiélago que vemos hoy en día está formado por las montañas más altas de este continente mitológico. Quizás este es el motivo por el que los paisajes parece que pertenecen a otro planeta: cascadas, bosques de pinos, playas negras y verdaderos oasis donde relajarse. Las Islas Canarias se encuentran frente a la costa de Marruecos, en el Océano Atlántico. De origen volcánico, son una combinación de increíbles playas, paisajes de vegetación subtropical, una sabrosa gastronomía y preciados vinos. Cada isla tiene su particularidad y destaca por un aspecto diferente. Déjate seducir por las montañas del interior de Gran Canaria, las cascadas de La Palma, el Parque Nacional de Garajonay de La Gomera, los colores de Lanzarote y la cima del Teide de Tenerife. Relájate, admira el panorama y las oportunidades que te ofrece, y elige el próximo destino para tus vacaciones.

Cuáles son las Islas Canarias y dónde ir

  • Tenerife
  • Lanzarote
  • Fuerteventura
  • Gran Canaria
  • La Graciosa
  • La Gomera
  • La Palma

Tenerife

Variada y ecléctica: Tenerife. Es la isla más poblada y urbanizada de las Canarias, y ofrece todo tipo de experiencias. Empezamos nuestro recorrido desde Santa Cruz, la capital. Es una ciudad llena de cultura y entretenimiento, pero también de historia y paisajes interesantes. Desde museos arqueológicos hasta maravillosas excursiones en la naturaleza: una bonita combinación es el Museo de la Naturaleza y el Hombre.

Aquí tendrás la oportunidad de ver de cerca las momias de los guanches, aborígenes canarios que poblaron la isla hace más de dos mil años. No puedes perderte el Parque García Sanabria, un oasis natural con una belleza extraordinaria a pocos kilómetros del centro. A día de hoy, sigue siendo el centro cultural de la isla, sede de la universidad y su casco antiguo que es Patrimonio de la Humanidad.

Gracias a la presencia de la universidad, la vida nocturna es perfecta: yendo a la zona del Cuadrilátero, encontrarás diversos bares, restaurantes, y locales nocturnos en los que escuchar música en directo mientras te tomas algo de picar mientras bebes un cóctel, una cerveza o un vino típico de la isla, como por ejemplo el de los viñedos de Tacoronte-Acentejo. Merece la pena hacer también una parada en el mercado La Recova, un mercado del siglo XIX que fue restaurado y que hoy es un lugar perfecto para comprar productos frescos de la zona.

En la zona norte de la isla, merece la pena visitar  Puerto de la Cruz, una ciudad muy bien conservada y con un turismo más tranquilo.  La Laguna  es también una pequeña ciudad llena de sorpresas. Quienes quieran descubrir la parte más natural de Tenerife, tendrán que ir a  Orotava, donde disfrutarás de la majestuosidad del  Teide, uno de los volcanes más grandes del planeta y el   pico más alto de España con sus   3718 metros  de altura por encima del nivel del mar. Podrás fotografiarlo desde abajo, o subirlo con un  funicular  en el que podrás disfrutar de unas vistas, o intentar subirlo a pie, aunque es una prueba solo para deportistas y personas preparadas físicamente.

Los más curiosos, no podrán perderse las  pirámides de Güímar, que son tan interesantes e intrigantes como las egipcias. A pesar de todo, el elemento mágico principal de la isla es uno: el agua.

Las piscinas naturales  de Tenerife son una de las maravillas del archipiélago que permite disfrutar del mar durante todo el año y nadar en aguas tranquilas y cálidas. Montaña amarilla, Charco Azul, Bajamar, Jóver, Lago Martiánez, Charco del Viento, El Caletón de Garachico y Punta del Hidalgo son algunas de las piscinas naturales más bellas de Tenerife. Si, por el contrario, tuvieses que elegir una playa, la más conocida en la isla es la  Playa de Las Teresitas, una joya situada a 7 kilómetros del centro de Santa Cruz.

Equipada con óptimos servicios, la playa está formada con arena blanca importada del desierto del Sáhara. La elección de la mejor vista de la isla es complicada, ya que hay  269 kilómetros de costa  donde rocas y acantilados se alternan con largas playas de arena.

Lanzarote

Es la isla más  salvaje  de las Canarias, un lugar en el que las playas de surfistas se encuentran con volcanes y parques naturales. Una mezcla fascinante y llena de contrastes. Es una isla donde reina el silencio y hay que descubrirla con tranquilidad. Es un lugar que, gracias a su maravillosa naturaleza, ha sido declarado  Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Es famosa por el paisaje volcánico del  Parque Nacional de Timanfaya. Las formas heterogéneas que lo forman se han creado recientemente y se remontan al siglo XVIII-XIX, en el que una serie de terremotos y erupciones volcánicas modificaron la isla.  

Uno de los lugares más fascinantes de Lanzarote es  Jameo del Agua, un conjunto de  cuevas subterráneas   que, gracias al agua del océano, han creado un lago salado de color azul, convirtiéndose en el hábitat natural del  cangrejo ciego, una especia típica de Lanzarote. Otra zona de interés es la  Cueva de Los Verdes, formada a partir de las erupciones volcánicas a lo largo de los siglos: los juegos de luz en su interior tiñen la piedra con una gran variedad de tonos.  

Lanzarote tiene también su parte artística: la isla es el lugar de nacimiento del artista español César Manrique. El pintor ha contribuido siempre a la mejora de la isla y, en particular, de Arrecife, su ciudad natal. El Castillo de San José es un buen ejemplo: antiguamente era una fortaleza militar, y a día de hoy es uno de los museos de arte contemporáneo más importantes de España. Contiene obras de los más grandes artistas del siglo XX, como Picasso o Miró, aunque su peculiaridad es toda la zona dedicada a la restauración. Los turistas pueden visitar el museo y después disfrutar de comida típica o internacional con vistas al mar. A pocos pasos del centro de Arrecife se puede visitar la Fundación César Manrique, la casa del artista que ahora es un museo en el que se pueden admirar muchas de sus obras junto a trabajos de otros artistas españoles. Otra joya que es imprescindible visitar es el Jardín de Cactus en el que la naturaleza se hace arte. Se encuentra en Guatiza, al norte de Lanzarote, y es el hogar de más de mil variedades de cactus provenientes de diversas partes del mundo. Desde Lanzarote podrás partir al descubrimiento de La Graciosa, que junto a otras cuatro islas y el acantilado de Famara, forman un archipiélago dentro del archipiélago.  

Fuerteventura

Al llegar a Fuerteventura, te recibirá una costa incontaminada con aguas de color esmeralda y arena blanca. Más de 150 kilómetros de costa donde el sol y la brisa marina te relajarán de forma maravillosa. Gracias a su belleza y sus espectaculares paisajes volcánicos, la isla ha sido declarada Reserva Natural de la Biosfera. El fuerte de Fuerteventura son sus playas, tanto por su variedad como por la belleza de la arena volcánica oscura que contrasta con el azul del océano.

Te cautivarán los caminos de tierra y las rutas que parten desde el mar hacia el interior de la isla, atravesando los campos de lava, volcanes y barrancos. La isla es un destino popular entre surfistas por sus amplias y planas playas, donde el viento sopla fuertemente y permite la realización de actividades de deportes acuáticos como el kitesurf, windsurf, surt y bodyboard. La playa más famosa para los surfistas es la Playa de Jandia, de arena fina y aguas transparentes.

Una de las playas más especiales, sin embargo, es la  Playa de Cofete, que, al estar protegida por las montañas, tiene aguas más cálidas con respecto a otras playas de Fuerteventura. Es ideal ir en  bicicleta para visitar parques naturales como el  Parque Natural de Corralejo  o las piscinas naturales de la zona, especialmente la de Aguas Verdes. Empezando por el lado de La Alcogida, podrás visitar un  museo al aire libre cuyas viviendas renovadas nos hablan de la vida rural de la época. Fuerteventura conseguirá sorprenderte también gracias a su gastronomía local cuyas especiales son pejines, parecido a las sardinas, patatas arrugadas o queso con denominación de origen.

Gran Canaria

Es considerada un continente en miniatura. Su naturaleza es increíblemente variada y presenta, de manera concentrada, todas las características de las otras islas. Hay paisajes desérticos de Roque Nublo, bosques exóticos, enormes playas y también singulars pueblos que visitar. Los primeros turistas que buscaban un lugar donde revitalizarse, llegaron a la isla hace 150 años, atraídos por su clima. Hoy en día, esta tradición ha evolucionado dando lugar a una gran gama de termas y centros de bienestar. Gran Canaria ofrece 60 kilómetros de playas para disfrutar en familia, mientras el área occidental de la isla está declarada Reserva de la Biosfera.

Un pequeño mundo en el que encontrarás todo lo que necesitas para que cada día sea especial.  Avistar ballenas , pasear entre grandes extensiones de pino canario divertirse en un parque acuático, ir de tiendas, ver museos o relajarse simplemente en una playa paradisíaca son algunas de las cosas que puedes hacer. Hay algunos que han definido la Playa de las Canteras  una especie de Central Park, de hecho, esta lengua de arena para los habitantes de Las Palmas es más que una simple playa: es un lugar para charlar, pensar, compartir, jugar con los hijos o darse un chapuzón.

La zona también tiene un toque de glamour: el  Auditorio Alfredo Kraus  al final de la Playa de la Canteras. Diseñado por el arquitecto Oscar Tusquests, el edificio, que es la sede de la Orquesta filarmónica de Gran Canaria y del Ballet de Gran Canaria, fue construido entre 1993 y 1997. Su estructura recuerda a la de un faro, destinado simbólicamente a iluminar y proteger la capital del archipiélago de las Islas Canarias:   Las Palmas.

La capital se caracteriza por un clima y una posición geográfica ideal que la convierten en un  destino turístico de ensueño. Entre inmensas playas, fascinantes barrios antiguos muy cercanos a una creciente urbanización, Las Palmas te emocionará. Puedes pasear por los barrios antiguos como los de   Isleta o el Arsenal, curiosear en la calle de tiendas de Triana o visitar la zona urbana de la  Caldera de Bandama. Merece la pena visitar el  Parque Doramas  o los lugares de interés histórico que son testimonio de la influencia británica y del patrimonio español. Fundada en el 1478, Las Palmas de Gran Canaria tiene un gran patrimonio histórico y cultural, cuyos mejores ejemplos se encuentran en el barrio de  Vegueta, el más antiguo de la ciudad, declarado  Patrimonio de la Humanidad en 1990.

La Graciosa

Junto a la Isla de El Hierro, es la isla más salvaje y auténtica del archipiélago. Una pequeña joya de 29km² con poco más de 600 habitantes. Se llega en ferry desde Orzola, en Lanzarote. La Graciosa es perfecta para los que quieren un poco de tranquilidad y aman el contacto con la naturaleza. Como en casi todas las Canarias, se puede hacer surf e kitesurf, buceo, senderismo o trekking a pie o en bicicleta. Los senderos de la isla te harán descubrir el espectáculo de la naturaleza, con paisajes muy diferentes entre ellos, por un lado, el Océano, y por el otro, las tierras volcánicas. Hay solo dos centros habitados: el pueblo de Caleta de Sebo, donde hay restaurantes, negocios, bares y servicios turísticos, y Casas de Pedro Barba, donde hay algunas residencias veraniegas. La Grandiosa es la isla más grande del archipiélago de Chinijo, un pequeño conjunto de islotes de origen volcánico declarados reserva natural, y además es la única habitada.

Las playas tienen una increíble belleza salvaje, y se puede llegar a ellas en bicicleta, a través de caminos inmersos en la naturaleza. La Playa de la Concha toma este nombre por las conchas que brotan en la arena. Esta es quizás la playa más hermosa, pero también la más aislada. La Playa de La Lambra, llena también de conchas, acogió tiempo atrás un pequeño grupo nacido en torno a la fábrica de salmuera, prácticamente en desuso en la actualidad. Solo se puede acceder a las playas del sureste a pie. La isla es famosa por una pequeña tradición popular. Presta atención al silbido, una especie de canto de pájaros producido por los propios hombres: un lenguaje alternativo que se utilizaba en el pasado para comunicarse incluso a distancias considerables en caso de peligro o emergencia.

La Gomera

La Gomera te sorprenderá y conquistará con sus paisajes salvajes, sus pequeños cultivos en terrazas y sus palmares, una exuberante selva tropical y colinas que parecen que pertenecen a las montañas del Atlantis. La isla se caracteriza por colinas que se sumergen en el mar y barrancos. Por esta razón, es más fácil descubrir los tesoros de la isla a pie caminando por los senderos y pequeñas calles, como bien saben los numerosos turistas interesados por el trekking y el senderismo que visitan la isla.  La naturaleza es la protagonista del Parque Nacional de Garajonay, donde conviven la laurisilva, el brezo y el madroño. En el interior de la isla, viven numerosas especies de aves, reptiles y anfibios. La Gomera tiene diversas zonas turísticas sencillas como Playa Santiago y Valle Gran Rey.

La capital, San Sebastián, es una pequeña ciudad provincial en la que Colón hizo una parada en su viaje hacia América. De hecho, los principales puntos de interés de la ciudad están relacionados con este acontecimiento. La  Torre del Conde, construida como una fortaleza española en el siglo XV, y el bellísimo arte sacro de la Parroquia de la Asunción todavía se conservan en buen estado. En el casco antiguo de San Sebastián, se puede visitar el museo  Casa de Colón, donde se puede admirar una colección de arte precolombino de Perú.

Entre otros puntos de interés, se encuentra la  Casa de la Aguada que alberga una muestra permanente del descubrimiento de América y la ermita de San Sebastián, dedicada al padrón de la ciudad. Ir de compras o tomarse algo en una terraza en el centro, donde se sirven las típicas galletas de La Gomera, son otras de las alternativas que pueden enriquecer tu experiencia en la isla. Para los que quieras disfrutar de magníficas vistas, el Mirador de Abrante es un lugar mágico donde se pueden observar la naturaleza desde una impresionante terraza acristalada, donde se puede también almorzar.

La Palma

Esta isla volcánica parece que está pintada de verde debido a sus frondosos bosques con una vegetación espectacular. Puedes relajarte en una de sus acogedoras playas, caminar entre volcanes y cañones, o simplemente disfrutar del contacto con la naturaleza. El paisaje es impresionante: senderos mágicos con pequeñas cascadas, paisajes épicos y salvajes donde parece que no pasa el tiempo. La isla de La Palma cuenta con el título de “Starlight”, o lo que es lo mismo, uno de los lugares del mundo donde la observación astronómica es ideal a causa de la baja contaminación lumínica.

Mirar las estrellas será una experiencia inolvidable. El nombre completo es San Miguel de La Palma, y entre todas las islas, es un lugar perfecto para relajarse y disfrutar de la belleza de la naturaleza. Un lugar que merece la pena visitar es el Bosque de Los Tilos, una reserva natural que en el 2002 ha sido incluida como Patrimonio Biosfera de la UNESCO. El bosque se caracteriza por la presencia de laureles y una infinidad de caminos.

La Palma ofrece un itinerario perfecto para los amantes del senderismo, que podrán disfrutar de un sinfín de espectaculares ambientes volcánicos. El contraste entre el verde del pino canario y el amarillo del hipérico, una flor endémica de la isla, convierten sus caminos inolvidables. El sendero alcanza los 1932 metros de altura por encima de nivel del mar, donde se puede contemplar toda la isla. En La Palma se puede caminar por encima de rocas nacidas hace solo 40 años, creadas por la erupción del 1971 del volcán Teneguía. Al sur de la isla, es imprescindible visitar Salinas de Fuencaliente.

Te sorprenderá la inmensa cantidad de variedades de aves que viven en la zona, pero sobre todo por el contraste del azul del cielo con el blanco de las salinas y el negro de las rocas volcánicas. Un negro que tiñe también sus playas, entre las que destaca la playa de Puerto de Tazacorte, en la parte occidental de la isla.

La capital es Santa Cruz de La Palma, una mezcla perfecta entre estilos artísticos y arquitectónicos, que van desde el neoclasicismo hasta el barroco español. Punto estratégico comercial entre Europa y América, Santa Cruz fue fundada en 1493 y desde el siglo XIV, ha atraído a muchos comerciantes y banqueros hasta convertirse en el tercer puerto del Imperio Español después de Sevilla y Amberes.

Esta ciudad colonial cuenta con hermosos edificios de los siglos XVI y XVII y estructuras típicas de la tradición arquitectónica de las Canaria, famosas por sus balcones de madera. También vale la pena visitar los edificios religiosos, incluyendo el Santuario de Nuestra Señora de Las Nieves y la Iglesia de San Francisco. Pequeña y bonita, Santa Cruz está entrecruzada por la Calle Real, una calle llena de pequeños negocios, edificios históricos y plazas. La Plaza de España es el centro neurálgico y está rodeado de hermosos palacios, incluyendo el ayuntamiento del siglo XVI, la Casa de Salazar y la Iglesia de El Salvador. El Castillo de la Virgen, único ejemplo de arquitectura que ha sobrevivido, ofrece hermosas vistas de la ciudad y la bahía.

Toma un crucero con Costa Cruceros hacia las Islas Canarias

 

Vivir las Islas Canarias será una experiencia inolvidable llena de mar, naturaleza, belleza y un montón de curiosidades ¿Sabías que en las Islas Canarias también hay un Camino de Santiago? El camino está bien señalizado y atraviesa las islas e Gran Canaria y Tenerife, de sur a norte, hasta llegar a los puertos en los que zarpaban las naves hacia Europa y desde donde se retoma el viaje hacia Santiago de Compostela.

El relax, la diversión y el buen gusto serán los protagonistas. Los platos típicos de las Canarias son una mezcla entre las clásicas tradiciones españolas y la gastronomía africana y sudamericana. Se basa en ingredientes sencillos y básicos y predomina el uso del gofio, una harina de cereales tostados o de maíz. Otro ingrediente muy usado es el mojo picón canario y sus variantes, una salsa picante preparada con sal, ajo, vinagre, aceite e hierbas. ¡Prepara tu viaje con nosotros y estate listo para zarpar!

Elige tu crucero con Costa Cruceros