El archipiélago de las Cícladas engloba probablemente las islas más bonitas de Grecia. Con su belleza, cada año logran atraer a cientos de miles de turistas, que acuden en masa para admirar su espléndido mar desde las terrazas de Santorini, Miconos, Milo y Folégandros. ¡Pero estas no son todas!

Situadas relativamente a poca distancia de Atenas, las Cícladas son el destino perfecto para los que buscan un rincón de playa paradisíaco cerca de algunos de los yacimientos arqueológicos más interesantes del mundo. Son también destinos vacacionales muy populares para todo tipo de viajeros, desde familias con niños y parejas, hasta trotamundos solitarios o grupos de amigos enamorados de las playas de Grecia.

Las Cícladas comprenden 39 islas, de las cuales solo 24 están habitadas. Sus pequeñas casas blancas y azules y las iglesias que se elevan entre las rocas asomadas al mar, harán que quedes extasiado con la experiencia de perderte entre el laberinto de calles estrechas que transmiten la historia y cultura local.

Hay Cícladas para todos los gustos. Desde los destinos de moda donde los locales y resorts te dan la bienvenida con los brazos abiertos, hasta las islas más remotas, donde el concepto de turismo se ha quedado unas décadas atrás y aún se pueden admirar espectaculares paisajes naturales disfrutando del silencio y la tranquilidad.

Cualquiera que sea tu idea de unas vacaciones perfectas, tenemos la isla perfecta para ti. Descubre con nosotros estos fantásticos destinos y recuerda que con los cruceros Costa puedes viajar cuando quieras hacia tu destino favorito. ¡Solo tendrás que guardar en la maleta el bañador y la cámara de fotos! Te damos oficialmente la bienvenida a las Cícladas, donde la historia y el mar se encuentran en una perfecta unión.

Santorini

Los que nunca han visitado Santorini deben incluir este destino entre las experiencias que deben vivirse al menos una vez en la vida. Conocida como una de las islas más fascinantes y románticas de las Cícladas, este lugar espectacular es famoso por la presencia de volcanes y por las típicas iglesias inmaculadas con sus cúpulas de color azul cielo. Tanto si te apasiona la fotografía como si estás buscando un  destino romántico para vivir momentos inolvidables con tu media naranja, Santorini es sin duda el destino ideal.

Esta es la isla de las puestas de sol. Todos los que han estado lo saben. Puede parecer una exageración, pero basta con esperar a que se ponga el sol para darse cuenta de que aquí la luz adquiere colores rosados ​​casi mágicos que se reflejan en la superficie del agua. Si estás buscando el lugar perfecto para ver la puesta de sol, tienes que ir a Oia. ¡Disfruta después de la exquisita cocina griega en uno de los restaurantes locales y vive la noche de Santorini!

Además de ser la capital griega del romanticismo, Santorini es el destino perfecto para los que desean profundizar su conocimiento de la cultura e historia local. Acércate a las excavaciones de Akrotiri, uno de los yacimientos arqueológicos prehistóricos mejor conservados del mundo, que data del año 3600 a.C. y se ha conservado en buen estado gracias a una erupción volcánica, igual que Pompeya o Herculano.

Las playas espectaculares de Santorini ofrecen muchas oportunidades de relax para quien simplemente quiere disfrutar del sol y el viento, pero también muchas opciones para los que prefieren divertirse con los deportes acuáticos. Por esta razón, la isla se convierte cada año en la Meca para practicar surf, windsurf o buceo para admirar sus extraordinarios fondos marinos. 

Miconos

No se puede hablar de las Cícladas sin pensar en Miconos. Además de ser uno de los destinos favoritos para los jóvenes, Miconos es la isla de la diversión y la vida nocturna por excelencia. ¡Y si fuera solo eso! Aquí podrás divertirte en un entorno natural y cultural típico de las Cícladas, donde cada rincón del paisaje es irresistible y hará que quieras sacar tu cámara de fotos. Hay muchas razones para visitar Miconos, desde la animada vida nocturna hasta la atmósfera de relax que se respira.

Pensemos, por ejemplo, en la Pequeña Venecia (Alefkándra), un barrio de la isla que recuerda un poco a la Serenísima República de Venecia. La estructura de la zona combina la clásica arquitectura blanca local con los tonos azules y verdes de un mar irresistible. Además de ser un lugar típico y romántico, la Pequeña Venecia es el destino ideal para pasar una tarde en barco o disfrutar de la puesta de sol en un entorno pintoresco.

No te pierdas las playas de Miconos. Independientemente de cuál elijas, encontrarás paisajes de postal, donde todo lo que se puede desear está al alcance de tu mano. Arena dorada y fina en la que hundir los pies, aguas cristalinas para toda la familia y servicios para alquilar sombrillas y tumbonas para disfrutar de la máxima comodidad durante todo el día. Si viajas con niños, te recomendamos que vayas a la playa de Ornos. Si en cambio has venido para disfrutar de la fiesta, no puedes perderte la playa Paradise, donde las fiestas junto al mar empiezan todos los días a partir de las 4 de la tarde con la actuación de algunos de los DJ más famosos del mundo.

Si entre baños y copas necesitas dar un paseo, Miconos es una maravilla de callejuelas en las que perderte y vivir aventuras inolvidables. Como en el resto de las Cícladas, aquí las casas están pintadas de un maravilloso blanco inmaculado para reflejar la luz del sol y proteger a sus habitantes de las altas temperaturas del verano. Esta necesidad se ha transformado lentamente en un estilo, y ahora el blanco de las casas (y las iglesias con sus cúpulas azules) se ha convertido en un símbolo inconfundible del archipiélago.

¿Buscas refugio del calor del sol? Entra en uno de los pequeños restaurantes de la isla y disfruta de la mejor cocina griega. ¡Prueba la moussaka, el pastitsio o el gyros y llévate recuerdos gastronómicos inolvidables!

Milo

Bienvenido a Milo, tierra natal de la famosa Venus y, por lo que se rumorea, el futuro destino de lujo de las Cícladas. Pero todavía no es demasiado tarde para disfrutar de esta magnífica isla a precios razonables. Playas de arena fina como las nubes, aguas cristalinas para darse un baño y puestas de sol inolvidables. Todo esto en un contexto cultural e histórico que sabrá sorprenderte. Podrás elegir entre más de setenta playas, algunas más conocidas y mejor organizadas y otras más apartadas e ideales para quien desea descansar del turismo de masas. Lo importante es la variedad, y en Milo no falta. Fondos marinos de arena, o con piedras, playas desiertas o con todos los servicios también para los niños. ¿Cuál eliges?

Si prefieres unas vacaciones en búsqueda de la foto perfecta, tienes que visitar la pequeña localidad de Klima, donde las coloridas casas de piedra de dos plantas ofrecen un espectáculo irresistible para los amantes de la fotografía. El pueblo está situado directamente en la playa, y la planta baja de las casas se encuentra ni siquiera a un metro del agua. Conocida como syrmata, era el lugar donde se guardaban los artes de pesca, mientras que las familias vivían en las plantas superiores. A poca distancia de aquí también puedes visitar dos hermosas acrópolis. A lo largo de las antiguas murallas de estos espléndidos restos también se encuentra el lugar donde en 1820 un pescador encontró la espléndida estatua de la Venus de Milo.

Milo también es el destino perfecto para los i amantes de la naturaleza. Al ser el hogar de un inmenso volcán inactivo, esta tierra se ha ido volviendo fértil a lo largo de los siglos y, en algunos lugares, aún se puede admirar el extraordinario poder de la tierra. Visita Kalamos y admira las columnas de gas y humo que llegan directamente del centro de la Tierra. 

Naxos

Los amantes de playas apartadas, atardeceres mágicos y paisajes naturales entre las aguas turquesas del mar deben visitar Naxos, una de las perlas de las Cícladas. A pesar de ser la isla más grande del archipiélago, Naxos ha conseguido mantener el encanto de la época más auténtica, antes de que el turismo de masas invadiera Grecia. Este paraíso en medio del mar Egeo está rodeado de aguas cristalinas que invitan a bañarse y ofrece una maravillosa alternativa de relax y sorprendente belleza a todos los que quieran visitarla para disfrutar de un oasis de tranquilidad.

Si visitas Naxos, no puedes perderte la excursión a Chora, la ciudad más importante de la isla. Con sus casas blancas cubiertas de flores, te sentirás como si entraras a un pequeño pueblo de costa donde el tiempo se ha detenido hace muchos años. Sube al castillo veneciano que vigila en silencio la isla desde el punto más alto de la ciudad para disfrutar de un paisaje digno de ser fotografiado. Y si el paseo te ha sabido a poco, siempre puedes visitar las numerosas ciudades portuarias, para disfrutar paso a paso de sus paseos marítimos.

Entre los lugares que visitar en cualquier excursión a Naxos, no puede faltar Portara, la joya de la isla. Se trata de un antiguo portalón, único vestigio de lo que en su época fue un templo dedicado a Apolo que nunca se llegó a terminar y que se remonta al siglo VI a.C.

¿Eres un amante de los animales? Naxos es el hogar de una inmensa colonia de gatos que, con el paso de los años, se han convertido en iconos indiscutibles de la isla. Los encontrarás en todos los rincones de la ciudad, descansando perezosamente en los alféizares o disfrutando del sol entre las rocas.

Tanto si vienes para disfrutar de las playas, menos frecuentadas que las de las islas más conocidas, como si has decidido disfrutar de la belleza de la isla más verde de las Cícladas con sus largas rutas de senderismo, serás bienvenido. Con sus 45 pueblos, unos más carismático y típicos que otros, Naxos es una joya que solo espera ser descubierta en su totalidad. 

Folégandros

La pequeña isla de Folégandros emerge de las espléndidas aguas azules entre Sikinos y Milos, y ofrece una gran belleza en un espacio muy reducido. Considerada por muchas revistas de viajes como una de las islas más bellas de las Cícladas, Folégandros es conocida por su atmósfera mágica, con las casas blancas vigiladas por el gran castillo medieval y las “themonies” de Ano Meria, complejos agrícolas, hornos, bodegas y depósitos. La ciudad principal es Kastro, donde se respira una atmósfera que parece haberse congelado en el tiempo hace muchos años.

Haz una excursión a las zonas rurales de Ano Meria para imaginar cómo se vivía aquí hace muchos años y no olvides visitar la iglesia Panagia, una de las grandes atracciones de la isla. ¡Por no hablar de las maravillosas playas que podrás disfrutar en cualquier lugar!

Sikinos

Rodeada de nombres importantes como Santorini, Paros y Folégandros, a veces Sikinos tiende a pasar, de manera injustificada, desapercibida. Y sin embargo, esta isla ofrece la mejor hospitalidad y tradición de las Cícladas en un entorno mucho menos turístico que sus hermanas “famosas”. No tiene muchas playas pero todas son increíblemente diferentes, y toda la superficie está atravesada por espectaculares rutas de senderismo para sumergirte en la naturaleza.

Sikinos también es famosa por su vinería abierta al público, sus fiestas tradicionales y la atmósfera histórica y cultural que se respira por las calles poco frecuentadas de sus pueblos. Haz una excursión a Alopronia para comprender de qué estamos hablando: casas blancas, caminos aislados y pequeños locales donde podrás degustar lo mejor de la cultura gastronómica y del vino local. No te arrepentirás.

Íos

Íos resume a la perfección la atmósfera de las Cícladas: playas fabulosas, paisajes de cuento, vida nocturna desenfrenada y mucha, mucha buena comida. Bienvenido a Íos, una de las islas más visitadas y populares del archipiélago. Además de ser el hogar de muchas pequeñas iglesias, todas pueden visitarse, la isla también ofrece diversión "made in Greece". Visita la isla para pasar toda la noche en uno de los numerosos clubs o locales, y disfruta bailado con amigos hasta el amanecer para vivir una experiencia de pura diversión.

Y si te queda algo de tiempo durante el día, siempre puedes hacer una excursión a Palaiokastro, las ruinas de una magnífica fortaleza bizantina desde donde podrás disfrutar de una increíble vista de Íos y las islas de alrededor.

Paros

No se puede hablar de las Cícladas sin pensar en Paros, una de las joyas del archipiélago y el turismo griego. Playas de arena fina, aguas cristalinas y pueblos blancos como la cal que se levantan entre las ruinas de increíbles caminos de origen bizantino. Y allí donde el ser humano ha mantenido virgen la naturaleza, los paisajes crean una atmósfera simplemente única.

Haz una visita a Parikia, la capital, una pequeña localidad de casas cuadradas y blancas que rodean el maravilloso castillo veneciano. Además de ofrecer un conjunto único de monumentos y yacimientos arqueológicos (visita la iglesia Panayia Ekatotapyliani) que no te puedes perder. Y por la noche, cuando estés cansado, siempre puedes sentarte en las hermosas terrazas de los restaurantes típicos y disfrutar de la mejor gastronomía local.

Amorgos

Rodeada de aguas cristalinas y dominada por un monasterio de fama mundial, la hermosa isla de Amorgos es una joya que no te puedes perder. Con su característica forma sinuosa que se recuerda un poco a un caballito de mar, Amorgos conserva un encanto genuino y antiguo, gracias también a la presencia de innumerables caminos y paseos en los que pasar momentos inolvidables.

Entre las excursiones imprescindibles en Amorgos se encuentra el monasterio de Jozoviótisa, un hermoso edificio de ocho plantas que cuelga en medio de un acantilado al este de la isla. No te asustes por la cantidad de escalones que te separan de la cima, la vista te recompensará con creces.

Haz una visita a Amorgos si buscas la vida marinera y, al mismo tiempo, espectaculares rutas arqueológicas para disfrutar plenamente de la historia de este archipiélago mágico.

Ánafe

Cuenta la leyenda que Ánafe, isla de playas maravillosas y paisajes de cuento, emergió del mar Egeo para dar refugio a los Argonautas. En cuanto atraques en el puerto de Aylos Nikolas te darás cuenta de lo verosímil de esta leyenda: pueblos encaramados en la costa se mezclan con la antigua belleza de castillos y fortalezas construidos para defender celosamente el perímetro. Chora se levanta sobre las ruinas de un antiguo asentamiento veneciano y ofrece lo mejor de la vida y cultura locales.

Acércate hasta aquí y da un paseo montado en burro, o camina por las necrópolis y disfruta de unas vacaciones inmerso en la atmósfera mágica de la antigua Grecia. Hay muchas cosas que hacer en Ánafe. Podrás relajarte y disfrutar de la belleza de los paseos por sus zonas rurales.

Tenos

De todas las Cícladas, Tenos es quizás la que mejor conserva las tradiciones y la influencia italiana. Con sus hermosas playas, la isla es un destino muy recomendable para todos los que quieran disfrutar de unas vacaciones de playa de lujo. Pueblos típicos, casas adornadas y restaurantes donde disfrutar de la mejor tradición gastronómica local. ¿Se puede pedir algo mejor?

De todas las atracciones de Tenos debemos mencionar por supuesto las playas y, naturalmente, su patrimonio arqueológico e histórico. Ven a explorar las preciosas iglesias y calles coronadas por arcos clásicos, pavimentadas con adoquines. Te recomendamos que visites Loutra, Kardiani y las casas abandonadas de Monastiria, donde se respira una atmósfera casi mágica. En la ciudad principal (Chora) se puede visitar la iglesia de Evangelistria, donde podrás admirar un espléndido icono de la Virgen María.

Tenos es la isla de los marmolistas, no pierdas la oportunidad de visitar sus antiguos talleres y sumergirte en una tradición que aún perdura.

Serifos

Isla de playas con todos los servicios o apartadas del turismo, Serifos ofrece a sus visitantes una atmósfera de extraordinaria belleza y la oportunidad de hacer fotografías inolvidables. La ciudad principal de la isla, Chora, es probablemente una de las más bonitas y típicas del archipiélago. Visita el centro, en Aghios Athanasios, y continúa por las callejuelas, donde desearás perderte entre sus bares y locales. Disfruta de una copa de raki (el aguardiente local) y vive la atmósfera del lugar.

La isla está dominada por el monasterio de los Arcángeles, construido en el siglo XVI para que pareciera un castillo, con el fin de proteger la isla de posibles ataques de los piratas.

Entre las playas que recomendamos no pueden faltar Avlomonas y Livadakia, con servicios de playa bien organizados. También merecen una visita Aghios Sostis y Psili Ammo, donde el viento es muy suave y se puede nadar sin problemas. Si prefieres lugares menos concurridos, puedes visitar Kalo Abeli o Lia.

Sifnos

Tierra de sol, perfumes y grandes sabores. Bienvenido a Sifnos, isla natal de poetas como Ioannis Gryparis y Kleanthis Triantafyllou. Sifnos es la pequeña obra maestra de las Cícladas. Además de ofrecer decenas de playas con más o menos servicios o remotas, alberga más de 227 pequeñas iglesias que pueden visitarse. La capital se encuentra en Apolonia, construida en forma de anfiteatro sobre tres colinas en el centro de la isla. Además de la visita imprescindible al Museo del Folclore, también te recomendamos que busques tiempo para sentarte en uno de los numerosos restaurantes y disfrutar de la mejor cocina local. ¡Quedarás fascinado!

Sifnos es famosa por su tradición alfarera, su suelo arcilloso proporcionaba material para crear extraordinarias obras maestras y, todavía en la actualidad, puede verse esta antigua costumbre en las tiendas locales.

Antíparos

Hermosa como un sueño, Antíparos es el destino por excelencia de todo el que desea disfrutar de unas vacaciones de relax y sol en las Cícladas. Su nombre clásico era Olíaros, y fue uno de los asentamientos neolíticos más antiguos del archipiélago. La ciudad principal fue construida alrededor del siglo XV sobre las ruinas de un castillo veneciano. Las calles empedradas con adoquines, sus casas cuadradas bañadas por el viento y las enormes macetas repletas de buganvillas crean una atmósfera encantada que disfrutarás al máximo.

Si eres un amante de las excursiones, haz una visita a las cuevas de Antíparos, famosas por las formaciones de estalactitas y estalagmitas y ¡unas de las más antiguas de Europa!

Por último, pero no menos importante, las playas. Acércate a Ayios Georgios y nos lo agradecerás cuando regreses a bordo.

Ceos

Ceos es una isla pequeña de fácil acceso con una variedad de paisajes que te dejarán sin palabras. Montañas empinadas, campos de hierba, olivares, viñedos y pequeñas calas pintorescas son el marco de una belleza natural para explorar caminando. Además de ser el hogar del olivar más grande del archipiélago, Ceos también es un paraíso para los amantes de la observación de aves. En la parte más alta del centro de la isla se encuentra la ciudad principal, una pequeña obra maestra de casas blancas y cuadradas acariciadas por el sol.

Una parada imprescindible es sin duda el yacimiento arqueológico del período neolítico de Kefalà, cerca de Agia Irene.

En definitiva, Ceos es uno de los destinos más populares para los aficionados a la navegación, que vienen hasta aquí cada año por su cercanía con Atenas.

Donousa

Bienvenido a Donusa, la isla más septentrional del archipiélago de las Cícladas. Esta pequeña joya de 13 kilómetros cuadrados ofrece innumerables opciones para relajarse junto al mar, desde pequeñas calas de rocas hasta playas de arena fina en las que hundir los pies. Sus 110 habitantes se reparten entre sus cuatro pequeños núcleos residenciales: Stavros, Mersini, Haravgi y Kaloritissa.

Cuenta la leyenda que Donusa fue la isla que el dios Dioniso ofreció a Ariadna como refugio para que Teseo no pudiera encontrarla. Como testimonio de la antigüedad de la historia de la isla, pueden visitarse numerosos yacimientos arqueológicos. Desde Donusa se pueden hacer numerosas excursiones en barco para ir hasta las preciosas cuevas, en algunas de las cuales habitan grupos de focas.

Schinoussa

La preciosa isla de Schinoussa emerge en el corazón de las Cícladas y debe su nombre a una planta endémica de la zona. Gracias al puerto de la pequeña localidad de Mersini, es un punto de referencia obligado para todos los amantes de la navegación que visitan Grecia.

Acércate hasta aquí no solo para disfrutar de los hermosos y agrestes paisajes naturales de Schinoussa, sino también de las playas de arena dorada y las largas rutas de senderismo que la han hecho famosa. Solo se tardan 2 horas en recorrerla en su totalidad, ¡pero no olvides de llevar contigo la cámara de fotos! La isla es perfecta para relajarse rodeados de naturaleza virgen, lejos del turismo masificado.

Kímolos

Una joya de agreste belleza natural en las Cícladas. Bienvenido a Kímolos, isla de infinitas maravillas geológicas. Además de ser un fantástico destino de vacaciones, Kímolos posee un enorme tesoro minero subterráneo. No es casualidad que los conquistadores venecianos la llamaran Argentierra, que deriva de la palabra plata. Kímolos conserva su encanto auténtico y no ha cambiado demasiado a consecuencia del turismo de masas, pero merece una visita. No te pierdas sobre todo sus playas, espectaculares, y los innumerables restaurantes donde degustar platos típicos de la tradición griega. No muy lejos de Kímolos se encuentra el islote de Políegos, ¡habitado solo por dos personas! Sumérgete en la cultura y la historia de las Cícladas visitando los museos y sus pequeños núcleos residenciales.

Siros

Haz una visita por su proximidad a Santorini y Miconos y disfruta de encantadoras playas pensadas para todo tipo de turismo. Todas las playas de Siros han obtenido el reconocimiento de bandera azul por la limpieza de sus aguas. Desde las más equipadas con todos los servicios como Achladi, Gallisas, Vari, Kini y Poseidonia, hasta las más difíciles de llegar donde no ha llegado aún el turismo y se puede disfrutar de la tranquilidad y el silencio.

Siros es una magnífica isla donde pasar unas vacaciones tranquilas e inolvidables a base de sol, playa y baños. ¡Ideal también para los niños!

Delos

Delos es una espléndida isla de las Cícladas declarada Patrimonio de la Biosfera por la Unesco. Viaja hasta aquí si estás buscando un lugar a pocos kilómetros de Miconos para explorar la belleza histórica del archipiélago, alejado del caos turístico. Según la mitología, fue en Delos donde nacieron Apolo y Artemisa bendiciéndola por ello con el don de la luz. Por esta razón, todo el que llegara hasta aquí se libraría de la muerte. En la antigüedad, los enfermos eran llevados a la isla en busca de la gracia divina. De la época de las grandes esperanzas solo quedan maravillosas ruinas bañadas por el sol, para explorar en su totalidad. Delos no cuenta una historia, es historia en estado puro.

Iraklia

Iraklia es una pequeña isla de las Cícladas en la que habitan apenas 115 personas. Su belleza natural se caracteriza por espesas zonas de vegetación, fuentes naturales, suaves colinas y aguas cristalinas donde bucear y admirar restos de naufragios.

Sus playas son espectaculares y, en algunas épocas del año, se pueden avistar focas y tortugas bobas. Los dos pueblos de la ciudad son pequeños y tranquilos. Ven hasta aquí si buscas un lugar de tranquilidad y belleza natural en el que cargar las pilas.

Citnos

Conocida también con el nombre de Thermia gracias a sus aguas termales, Citnos es probablemente una de las islas menos visitadas de las Cícladas, pero merece toda tu atención. Visítalas no solo para disfrutar de las termas, sino también para relajarte en una de las 65 increíbles playas de arena dorada que dominan la costa.

Y después de un baño en un mar cristalino, no hay nada mejor que un paseo por uno de los pueblos típicos de casas blancas y cuadradas, donde disfrutar plenamente de la hospitalidad local y la cocina griega. Recorre los caminos que conectan los diferentes pueblos para sumergirte en un entorno natural repleto de albaricoques y cuevas.

Iraklia

Bienvenido a Iraklia, espacio protegido y una isla de apenas dieciocho kilómetros cuadrados con forma de diamante. Con sus 150 habitantes, no hay duda de que la tranquilidad es un rasgo característico dominante de la atmósfera que aquí se respira. Nada más llegar te parecerá que has viajado en el tiempo, a una tierra lejana perteneciente a otra época.

Disfruta de la buena comida, las playas espectaculares y su fondo marino lleno de vida, donde bucear se convierte en un auténtico placer. Entre los yacimientos arqueológicos y las iglesias, no faltarán visitas para añadir a tu itinerario entre un baño y el siguiente.

Kufonisia

¿Buscas relax y playas maravillosas? Bienvenido a Kufonisia, un grupo formado por dos pequeñas islas: Pano y Kufonisia. Esta palabra griega significa “islas profundas” y se debe a sus numerosas cuevas que, vistas desde lejos, daban a los piratas la impresión de estar excavadas en el corazón de la tierra. Pano es el único islote habitado. Viaja hasta aquí si buscas relax y belleza natural, además de playas, alejado de la multitud de otros destinos del archipiélago.

Thirassia

Si te encuentras en Santorini, puedes tomar un barco y visitar la cercana isla de Thirassia, donde te espera un paraíso natural de sorprendente belleza. Antiguamente, Thirassia formaba parte de Santorini, pero tras una erupción volcánica, las dos partes se separaron para siempre. Ven hasta aquí si buscas playas vírgenes y un entorno natural donde sumergirte en el silencio.

Makronisos

Makronisos es una isla espectacular con un pasado controvertido. A pesar de haber acogido prisioneros a partir de la Segunda Guerra Mundial, la isla aún conserva una gran belleza natural. Actualmente es una isla deshabitada, pero se puede visitar en una excursión en barco.

Folégandros

 

Pequeña isla situada muy cerca de Milo, Folégandros tiene una extensión de 32 kilómetros cuadrados y una población de unos 650 habitantes. Aunque se caracteriza por agrestes colinas y empinadas rocas, su vegetación suaviza sus rasgos. Folégandros es famosa por la producción de miel y las hermosas playas que la rodean. ¡Ven hasta aquí si buscas unas vacaciones en las Cícladas distintas de lo habitual!

Viaja a las Cícladas con un crucero Costa

¡Viaja a las Cícladas mañana mismo! Tanto si buscas diversión en el ambiente nocturno de Miconos como si prefieres pasear por los caminos vírgenes de Folégandros, las Cícladas te esperan para sorprenderte con su belleza. Sol, playa, naturaleza, paisajes volcánicos y milenios de historia te esperan en el archipiélago más bello del mundo.

Zarpa con Costa Cruceros