Las Islas Eolias, también conocidas como las Islas Lípari, son un archipiélago siciliano bañado por el mar Tirreno famoso por albergar dos volcanes activos: el Vulcano y el Estrómboli, que, con su presencia, han dado una atmósfera y riqueza incalculables a todo el arco Eólico.

 

No es casualidad que las Islas Eolias formen parte de la lista del "Patrimonio Mundial" de la UNESCO desde 2000, y que su belleza atraiga a miles de turistas de todo el mundo cada año. Las Islas Eolias son siete hermanas capaces de distinguirse entre sí por las características únicas que las identifican: presentamos Lípari, Panarea, Vulcano, Estrómboli, Salina, Alicudi y Filicudi.

 

El archipiélago de origen volcánico despierta gran interés no solo para los amantes del mar y la belleza histórica del lugar, sino también por su inestimable valor natural y geológico. Además, a lo largo de los siglos, la lava y la ceniza cubrieron el suelo ayudando a preservar casi a la perfección una serie de hallazgos de la antigüedad. Por lo tanto, no es casualidad que el archipiélago siga siendo un receptáculo de culturas y un enorme sitio arqueológico al aire libre que, a cada paso, deja asombrados a sus visitantes más curiosos.

 

En Costa Cruceros hemos seleccionado para vos las islas más bellas del archipiélago de las Eolias, las que no debés perderte:

 

  • Lípari
  • Panarea
  • Vulcano
  • Estrómboli
  • Alicudi
  • Filicudi
  • Salina

Lipari

Entre las perlas eólicas, Lípari es sin duda la más grande y preciosa. Esta isla es un lugar donde se puede realizar miles de descubrimientos y encontrar maravillas arquitectónicas que dejan al turista literalmente sin palabras, aunque es la diversidad de las atracciones lo que más sorprende. De hecho, se trata de un destino de vacaciones ideal no solo para familias y aventureros, sino también para jóvenes que buscan una vida nocturna muy activa. Entre claustros, iglesias, barrios y playas, a veces es difícil elegir.

 

 Los griegos ya la llamaban "Lipara", que significaba brillante y fértil, y sus costas eran particularmente codiciadas por los pescadores en busca de fortuna que, esporádicamente, se acercaban a la orilla para atrapar las frutas jugosas que crecían allí. La ciudad más grande de la isla se llama Lípari, y se eleva sobre las ruinas griegas y prehistóricas, custodiada por la belleza silenciosa del castillo.

Entre los lugares de interés que cada año hacen que los turistas sueñen despiertos con las joyas de las Eolias incluso muchos días después de su regreso a casa, sin duda mencionamos la Chiesa Madonna della Catena (Iglesia de la Virgen de la Cadena), en el distrito de Quattropani. Una pequeña iglesia silenciosa, situada en la isla de Lípari, que desde lo alto de su acantilado ofrece un lugar de retiro espiritual perfecto donde la vista no deja espacio para la imaginación.

 

Cerca del Duomo di San Bartolomeno (Catedral de San Bartolomeo), también está la imponente belleza del Chiostro Normanno (Claustro Normando), una estructura encargada por el rey Ruggero II que forma parte del monasterio para el que fue construida. Restaurado posteriormente en 1978, sigue siendo uno de los elementos que más celebran la era romana de toda la isla de Lípari.

Los amantes del mar encontrarán irresistibles los paseos por las bahías de Marina Corta y Marina Larga, lugares de ensueño entre la extensión infinita del mar y el comienzo de la zona urbana de Lípari, que entre todas las Islas Eolias destaca por ser una ciudad real. Marina Corta es el lugar ideal para dar un paseo frente a las fachadas de las iglesias que llevan mirando al mar durante siglos y que durante la Pascua están inundadas de turistas, atraídos por una de las procesiones más inspiradoras de Sicilia, donde salen las estatuas de María y Jesús, que recorren distintos caminos hasta el encuentro en Marina Corta, en el mar.

Marina Corta es un punto de acceso al puerto, desde el cual podés llegar fácilmente al maravilloso Corso Vittorio Emanuele II, el punto de referencia de la isla para comprar artículos de calidad. Aquí también se entra a Marina Larga, donde la bahía se pierde ante la vista y se mezcla con los pintorescos contornos de la ciudad..

Encontramos una parada obligatoria también en Belvedere di Quattrocchi, a cuatro kilómetros del corazón de Lípari. El sitio ofrece una de las vistas más hermosas de Sicilia gracias a una colina desde la que se pueden admirar las pilas de Pietralunga y Petra Menalda, la playa de Valle Muria y, por supuesto, el imponente volcán que permanece en silencio en el paisaje.

Sin embargo, para llegar a las mejores playas de Lípari, hay que esforzarse un poco. Cruzando los senderos y gargantas de las montañas de Pietra Pomice, pasando la Baia degli Unci, se encuentran algunas de las playas más hermosas de la isla, donde se levantan las canteras de esa misma piedra. También vale la pena ver la playa de Pietra Liscia, que podés visitar para dar un maravilloso paseo entre las rocas blancas

Panarea

Hay tres centros principales en Panarea, la joya de las Islas Eolias. El primero es sin duda San Pedro, seguido por Ditella y Drauto. La isla es pequeña, pero su extraordinario patrimonio arqueológico la convierte en la más antigua y característica de las siete, habitada ya en el siglo XIV a. C. En Panarea, la dominación griega dejó signos innegables de su paso, seguida por los romanos, bizantinos y más tarde árabes. La isla, que no tiene más de 240 habitantes en la temporada de invierno, se considera la región VIP porque atrae a un cierto tipo de clientela y ofrece a sus huéspedes playas encantadoras y una vida nocturna de lujo.

 

El centro de Panarea es un pintoresco laberinto de callejones y barrios que, visto desde arriba, forman un bordado de colores en la superficie lisa del mar Tirreno que lo abraza. Entre las cosas que ver en Panarea, sin duda mencionamos la pequeña iglesia de San Pedro y la iglesia de la Asunción, sencillas y al mismo tiempo emocionantes, como la atmósfera que se respira en las calles. También hay que hacer una visita al pueblo prehistórico de Capo Milazzese, el sitio arqueológico más importante de la isla.

Si te encantan las playas, vas a encontrar en Panarea el destino perfecto para relajarte en los días soleados. Desde los arenales ubicados en la parte occidental de la isla, hasta las tranquilas costas semidesérticas de Basiluzzo y Lisca Bianca. Los amantes de las playas volcánicas sabrán apreciar la belleza salvaje de la playa de Calcara y la sorprendente arena roja de Cala degli Zimmari.

 

La vida nocturna de Panarea ofrece grandes sorpresas a los turistas de todas las edades, que pueden disfrutar de un trago en la playa y cenar junto al mar en uno de los muchos restaurantes locales. A partir de ahí, la noche continúa hasta la primera luz del amanecer, con los establecimientos de baño abiertos por la noche y con diversos boliches.

Vulcano

Una escalada impresionante por el cráter humeante de Vulcano y tus vacaciones se convertirán en una experiencia inolvidable. La tierra roja de la península de Vulcanello marca un camino de belleza histórica y natural sencillamente inolvidable. Cuando el humo salga de la roca, te parecerá que estás caminando por otro planeta.

 

En Vulcano es posible visitar el Valle de los Monstruos, que toma su nombre de la imagen creada por las sombras proyectadas desde la pendiente a partir de cierta hora del día, las cuales dan vida a las bestias y criaturas salvajes. No te podés perder también la playa de Asino, un pequeño oasis tropical de arena negra que combina la belleza natural del lugar y un mar cristalino que invita a bucear. Aquí podés pasar largos días entre las retamas y las higueras y disfrutar del verdadero sabor de la relajación siciliana en un lugar que, por la noche, también se convierte en una pista de baile.

 

Los baños termales de Vulcano son parte de las atracciones imprescindibles de la isla, en la que las áreas sulfurosas en el mar abierto crean una atmósfera única, y es posible sumergirse en el barro centenario que brota del subsuelo de la isla y que tiene efectos beneficiosos para la piel y las enfermedades de los huesos, así como para los trastornos respiratorios.

Estrómboli

Quien llega a Punta Scari se queda sin palabras por la belleza áspera y rocosa de la isla de Estrómboli, donde los aromas y colores únicos crean una atmósfera que parece ser de otro planeta. Entre los acantilados rotos y la playa de arena negra, hay algunas espléndidas casas inmaculadas que crean un fuerte contraste. Esta es una tierra fértil, rica en cítricos fragantes, custodiada por el ojo cuidadoso y silencioso del volcán Estrómboli (o Strombolicchio). Es el único volcán europeo en actividad eruptiva permanente, y por la noche se puede ver su resplandor intermitente incluso a gran distancia. No es casualidad, por lo tanto, que la isla se haya definido desde la antigüedad "Il Faro del Tirreno".

 

Desde el área del Puerto hay un pequeño camino que conduce a la Piazza San Vincenzo, que toma su nombre de la iglesia homónima. A partir de ahí, aquellos que lo deseen pueden subir al volcán. La ruta es bastante fácil hasta los 450 metros, y se vuelve traicionera en el siguiente tramo, donde es aconsejable tener una guía para continuar.

 

Desde Punta Scari también podés visitar la Iglesia de San Bartolomeo, construida en 1801, donde se hospedaron Roberto Rossellini e Ingrid Bergman durante el rodaje de la película "Stromboli, Terra di Dio" en 1949. Desde aquí podés continuar hasta Piscità, delimitada por una maravillosa playa de arena negra que conduce a Sciara del Fuoco. El segundo centro habitado es el de Ginostra, un pueblo en la costa sureste de Estrómboli que se encuentra en una ladera que te deja sin aire gracias a su inmensa belleza.

 

Los entusiastas del buceo encontrarán en Lazzaro un lugar perfecto para ponerse a prueba: una antigua grada conduce directamente al mar y, en la zona frente a la iglesia, a unos 20 metros de profundidad, puede verse los restos de un viejo barco militar.

Alicudi

El tiempo parece haberse detenido aquí, en Alicudi, donde el paisaje prístino se ha conservado intacto durante siglos y tal vez incluso milenios. Aunque la isla, en tiempos pasados, fue habitada y saqueada innumerables veces, Alicudi es la demostración de que la naturaleza siempre triunfa y de que la convivencia con su extraordinaria belleza es posible.

 

Debido a su morfología impenetrable, la isla no tiene carreteras, sino solo caminos de mula, y los únicos senderos, en el lado este, que la conectan en su totalidad están rodeados de tierra cultivable. Accedé a Scalo Palumbo, construido en 1990, y desde allí vas a llegar a las primeras tiendas en el centro de la ciudad. La única playa accesible está a poca distancia.

 

Ubicada en la parte oeste de la isla se encuentra la Contrada Tonna, un grupo de casas de arquitectura eólica que se remontan a los antiguos escalones construidos con muros de piedra seca. A 330 metros del mar se encuentra el barrio de San Bartolo, construido alrededor de la iglesia del santo patrón de las Islas Eolias. Se puede llegar al lugar sagrado, construido en 1821 sobre los restos de una antigua sacristía, recorriendo un camino pavimentado que parte desde el puerto. Desde allí, continuando por el borde de la montaña se llega hasta la iglesia del Carmen.

 

Quien así lo desee puede hacer una parada en Pianicello, a una altitud de 450 metros, donde hay un pequeño barrio donde la población habla únicamente en alemán, pero vive aquí todo el año.

Filicudi

Su nombre deriva de la antigua "Phoenicusa", llamada así por la rica vegetación que, especialmente en la antigüedad, la poblaba. Junto con Alicudi, es una de las islas geológicamente más antiguas de las Eolias, y es un pequeño vergel de belleza que va desde Capo Graziano hasta su punto más alto, la Fosa delle Felci, a 773 metros.

 

Accedé a la zona del puerto, el centro neurálgico de Filicudi, donde se encuentran los principales negocios del lugar. Aquí también hay un pequeño museo que conserva útiles y herramientas antiguas de los campesinos, que se encuentran en sitios arqueológicos sumergidos. En la parte suroeste de la isla se levanta el pequeño pueblo de Pecorini, con un puerto dedicado a los pescadores y una playa de cantos rodados.

 

Si subís al promontorio de Capo Graziano, ubicado a media hora a pie del puerto, vas a encontrar uno de los tesoros eólicos y descubrir su belleza. Hablamos de los restos del pueblo de Capo Graziano, o cerca de treinta cabañas que son un patrimonio incalculable de las islas.

Salina

Salina, antigua Didyme (gemela), es una hermosa isla de las Eolias cuyo nombre actual deriva de un pequeño lago costero que alguna vez fue utilizado como una salina. Por tamaño, solo es superada por Lípari, pero también es uno de los centros neurálgicos del archipiélago. La isla es famosa por su inmensa reserva natural, que ocupa más de la mitad del territorio y es fácilmente accesible por rutas naturales perfectas para los excursionistas. Incluso el mar está tan limpio que, desde 2007, en Santa Marina Salina están las 5 banderas de la Guía Azul de Legambiente.

 

El municipio de Santa Marina se encuentra en las laderas de la Fosa delle Felci, desde donde se puede admirar un cráter cubierto de vegetación arbustiva. En cuanto llegás, es inevitable observar la iglesia del siglo XVIII y sus imponentes campanarios. Esta área es el punto más animado de la isla y está llena de pequeñas tiendas y bares que, por la noche, se abarrotan y atraen a los amantes de la vida nocturna.

 

En Lingua, a 2 km más al sur, se puede disfrutar de la belleza de un pueblo rústico de pescadores, especialmente conocido por la playa de cantos rodados que lo rodea. Desde aquí nos detenemos para admirar Vallone Zappini, un puente de piedra del siglo XVIII que forma parte del antiguo camino. Excelente ubicación también para los amantes de la observación de aves y el senderismo. También vale la pena ver Malfa, Pollara y Leni, donde la belleza de las calles se pierde en el paisaje virgen de las montañas que los rodean y se puede disfrutar de un ambiente único, entre lo sagrado de las iglesias como el Santuario de la Madonna del Terzito y lo profano de los lugares exclusivos donde podés vivir la noche eólica.

Salí rumbo a las islas Eolias con un crucero Costa

 

Partí con Costa Cruceros rumbo a las hermosas Islas Eolias y dejate cautivar por la encantadora Lípari, la pintoresca Panarea y la increíble Vulcano, lugares que te ofrecerán visiones y paisajes de una belleza única en el mundo.

 

No esperés más, descubrí las salidas a las Islas Eolias de inmediato.

Busca tu próximo crucero