Los acantilados rojizos moldeados por el viento dejan espacio a los farallones que surgen desde un mar cristalino y adornan las largas playas con una arena impecable. Hablamos de las maravillosas islas de Portugal, unos verdaderos paraísos que cada año vienen visitados por centenares de miles de turistas por su increíble belleza.

 

A continuación encontrarás todo lo que tienes que saber sobre las islas más bonitas de Portugal y los destinos que hemos escogido para que tu estancia sea inolvidable.

Madeira


Se trata de un archipiélago de origen volcánico que pertenece a Portugal. Se encuentra en el Océano Atlántico, a unos 545km de la costa africana noroccidental. Las islas principales son:

  • Madeira
  • Porto Santo
  • Islas Desertas (inhabitadas)
  • Islas Salvajes (inhabitadas)

Funchal (Madeira)

Funchal es la capital del archipiélago volcánico de Madeira. Rodeada por las aguas del Atlántico, esta ciudad está bien protegida gracias a su geografía que la protegen de los vientos septentrionales. Es por esta razón por la que aquí se respira un clima cálido y agradable todo el año.

 

El nombre de Funchal proviene de la planta aromática del hinojo silvestre, el “funcho”, que en la antigüedad poblaba las costas de esta isla y era una de las especies predominantes. Sin embargo, fue solo a partir del 1424 cuando la isla empezó a poblarse oficialmente y, a partir de siglo XIX, Funchal se convirtió en un destino turístico junto al resto de Madeira.

 

Antes que nada daremos una vuelta por el maravilloso casco antiguo de Funchal, en cuya zona oriental se encuentran edificios como la Praça do Municipio (la plaza del ayuntamiento), la cual destaca por su juego de luces creados por el contraste entre el negro y el blanco por su material laico.

 

La ciudad entera está llena de estos contrastes que nos acompañarán durante todo nuestro viaje. Por el lado sur de la plaza encontraremos el Palacio del Arzobispado, un edificio del siglo XVI que ha sido convertido en el “Museu De Arte Sacra”. Además, en los alrededores encontraremos también la Camara Municipal, un edificio nobiliario portugués del siglo XVIII. Tampoco podemos perdernos la Igreja do Colégio dos Jesuitas, la cual domina el lado norte de la plaza.

 

 

Entre las zonas más pobladas para visitar está la zona de São Pedro, donde se encuentra el Convento de Santa Clara y la fortaleza de São João do Pico. Probablemente unas de las joyas de Funchal sea la Zona Velha, corazón de la vida nocturna que atraviesa el barrio de Santa Maria, con orígenes que datan del siglo XV.

 

Como puntos de interés en la zona destacamos la Fortaleza de Santiago en el paseo marítimo, y las capillas de Corpo Santo y de Boa Viagem. Los apasionados del vino y del buen comer encontrarán todo lo que puedan desear de la cultura agroalimentaria local en el Mercado dos Lavradores.

Azores

Las islas Azores son un archipiélago de origen volcánico, situado en el océano Atlántico. Está compuesto por 9 islas principales, divididas en tres grupos y con muchas islas de menor tamaño:

 

  • Islas del grupo oriental: São Miguel, Santa Maria, islotes de Formigas
  • Islas del grupo central: Terceira, Graciosa, São Jorge, Pico, Faial
  • Islas del grupo occidental: Flores, Corvo

 

Ahora veremos en detalle las islas más bonitas de Portugal, todas ellas parte del archipiélago de las Azores:

 

  • São Miguel
  • Terceira
  • São Jorge
  • Pico
  • Faial
  • Flores
  • Graciosa
  • Santa Maria



São Miguel

También conocida como “la isla verde”, São Miguel es un vibrante jardín en el corazón del Atlántico, en el archipiélago de las Azores. A pesar de ser la isla más poblada de la zona, São Miguel no tiene más de 150 000 habitantes, de los cuales 50 000 son residentes.

 

Los paisajes que ofrece a los turistas son tan variados que nunca resulta aburrido: desde sus encantadores lagos, sus playas arenosas y sus altísimas montañas, este islote ofrece actividades y paisajes que quitan el respiro. Quien visite São Miguel tendrá mucho que elegir a la hora de hacer turismo: Cada pequeño pueblo de la isla presenta unas características particulares y únicas, ya sea desde el punto de vista cultural que del natural.

 

Por ejemplo, cojamos a Ponta Delgada, un poco antigua y un poco moderna, con sus calles estrechas llenas de tiendas y de vida. Como puntos de interés tendremos la Iglesia de San José y la de San Sebastián. Desde la capital podremos llegar hasta los márgenes del centro habitado para admirar dos maravillosos lagos gemelos, conocidos como Lagoa das Sete Cidades.

También podremos visitar Ribeira Grande, con su arquitectura antigua y sugerente, y Nordeste, una ubicación casi salvaje donde el lugar de referencia es el Salto do Farinha, el faro más importante de la isla.

 

Las playas de São Paolo te conquistarán por su belleza: la arena oscura de origen volcánico es de color negro en Praia do Populo, pero también Ribeira Quante te dejará sin palabras. Además, podemos visitar Praia do Lombo Gordo y la Praia de Santa Barbara. En las Azores nunca faltan actividades para realizar: Además de ser un lugar de referencia para poder ver ballenas, São Miguel es el lugar ideal para ir en canoa y en parapente.

Terceira

De las islas de las Azores, Terceira fue la tercera en ser descubierta y es una de las más grandes de la zona. Mucho turistas que se sienten atraídos por la belleza del archipiélago llegan a esta isla, en el destino con más fiesta de todos, el cual mezcla su vida nocturna con una naturaleza preciosa y, además, goza de un patrimonio cultural e histórico de valor incalculable.

 

Lo primero que tendremos que hacer, antes incluso que ponernos nuestras botas de senderismo, es darnos una vuelta por Angra do Heroìsmo, la vieja capital de las Azores y Patrimonio UNESCO de la Humanidad. Aquí se encuentran muchos restos de tiempos pasados y podremos explorar la catedral, la Igreja da Misericòrdia, la Rua Directa y el Jardim Duque da Terceira, un amplio espacio verde que sube hasta el obelisco da Memòria.

 

El corazón de Terceira oculta tesoros preciosos de origen volcánico. En Algar do Carvão se encuentra la Gruta do Natal, un tubo de lava que ha llegado a solidificarse con el paso de los siglos. Aquí se encuentra un altar donde se celebra una misa el día de Navidad. También es una gran idea realizar una pequeña excursión hasta las fumarolas de Furna do Enxofre, así como una visita al pequeño Lagoa de Falcã, un lugar romántico escondido entre los árboles del bosque que lo rodea.

São Jorge

La larguísima isla de São Jorge no deja de sorprender por su naturaleza salvaje y su vegetación exuberante. En este lugar del archipiélago de las Azores podremos disfrutar del espectáculo de las fajãs, unas llanuras costeras ubicadas justo debajo del acantilado que cae en picado hacia el mar.

 

Esta isla es el lugar perfecto para los amantes del senderismo, quienes podrán explorar a pie Sao Jorge en un par de días. Desde Serra del Topo es posible llegar hasta las llanuras costeras de Fajã da Caldera de Santo Cristo, Fajã do Belo y Fajã dos Cubres. Los más expertos también podrán realizar el sendero que lleva desde Norte Grande y Urzelina para subir a las cimas volcánicas que llegan hasta el punto más alto de la isla, el Pico da Esperança.

 

Sao Jorge es, además, una isla de gran importancia para la producción de quesos. Aquí se hace el Queijo São Jorge, con denominación de origen protegida por la UE, cuyo característico aroma se debe a la menta de montaña de la que se alimentan los animales. Otro gran producto local es el atún de Santa Catarina.

Pico

La cima más alta de las Azores se encuentra en Pico, una isla que hospeda al volcán del mismo nombre, el cual es, además, la cima más alta de todo Portugal. Se trata de un lugar mágico rodeado por el océano, famoso por sus delfines y ballenas que nadan tranquilos en las aguas azules. Quien viene a este lugar no puede no experimentar un día de senderismo en Pico. Con sus 2 351 metros, se trata de una aventura para todos aquellos que tengan unos buenos zapatos, unas piernas algo en forma y una dosis de buena voluntad. No se trata de un recorrido exigente, pero sí es largo, con una duración de unas 6 horas.

 

Quien prefiera dedicar su tiempo a otro tipo de actividades podrá visitar las Adegas, los viñedos volcánicos y las bodegas patrimonio de la UNESCO. Esta zona, a pesar de ser muy pequeña, ofrece una serie de viñedos encantadores rodeados por estructuras de roca volcánica muy característicos.

 

También aconsejamos visitar los museos “Dos Baleeiros”, el de las ballenas, el cual conserva algunos viejos barcos de caza. Este lugar está equipado de actividades interactivas que hacen de la visita apta incluso para los más pequeños. Por el otro lado, el Museo del Vino resalta la singularidad de los viñedos de Pico y ofrece una visión completa sobre las variedades que se cosechan desde hace siglos en este lugar.

 

Además, en Pico encontraremos el “Pueblo Feliz”, el cual no solo es un asentamiento humano, sino toda una filosofía de vida. En este lugar se encuentran unas casas construidas a mano y el pasar del tiempo hará que sientas estar en otra dimensión: ¡Aconsejamos que lo visites para verlo con tus propios ojos!

 

Entre las islas de las Azores, quizá esta zona sea la menos balnearia de todas, y quien desee pasar parte de sus vacaciones bajo una sombrilla tendrá que acudir a otros destinos como São Miguel o Faial.

Faial

Denominada como “Isla Azul” por el poeta Raul Brandão, Faial está considerada como la perla de las Azores gracias a la gran difusión de hortensias en todo el territorio. Con una superficie de unos 173km cuadrados, el punto más elevado de Faial se sitúa a 1 043 metros, el Cabeço Gordo, un volcán con una amplia y profunda caldera.

 

Más allá del relax del que se puede disfrutar aquí en Faial, este lugar ofrece una serie de puntos de interés para descubrir. Por ejemplo, cojamos a Marina da Horta, con sus dibujos de colores hechos a mano por los marineros como símbolo de buena suerte. De hecho, lo que hace de Faial un lugar único son sus murales, unas inscripciones no solo antiguas, pero también creadas por tripulaciones de paso.

 

Hay un dicho en esta isla: El barco que no deja un recuerdo encontrará mala suerte. En Horta también se encuentra el museo Scrimshaw, el cual presenta una colección muy interesante de obras realizadas con partes de ballenas o inspiradas por la belleza de estos cetáceos.

 

En la cima de la Penìnsula do Capelo encontramos el Vulcão dos Capelinhos, formado por las erupciones ocurridas en milenios pasados. Quien considere que pueda realizar una excursión de unos 3km sobre el volcán no podrá perderse el maravilloso territorio que les rodea. Aquí podremos visitar el Centro de interpretación del Parque natural, para conocer más a fondo los fenómenos hidrogeológicos que han afectado las islas Azores.

 

Las mejores vistas de Faial pueden disfrutarse desde Monte Guia y Ponta da Espalamaca. Si recorremos una carretera de hortensias llegaremos hasta la Caldeira, un cráter volcánico que es además el corazón del lugar.

 

Entre las playas que no podemos perdernos destacamos Piara do Almoxarife, Playa Norte, Playa Varadouro y Playa Porto Pim. Desde esta última podemos visitar la Estación de las Ballenas, una antigua fábrica de procesamiento de estos animales.

Flores

Puede que nos recuerde un poco a Irlanda o Suiza, pero hablamos de la isla de Flores, una de las islas del archipiélago portugués de las Azores que os robará el corazón. Sus colinas verdes se mezclan entre preciosas lagunas y calas donde el agua desemboca directamente en el Océano Atlántico.

 

Quien desee bordear Flores en barco podrá contemplar la belleza del Arco de Santa Cruz das Flores, el islote de Maria Vaz y las cuevas marinas de Gruta dos Enxaréus y Gruta do Galo. Los amantes del buceo se enamorarán de la bahía de Alagoa, pero quien quiera observar meros tendrá que ir a Garaju.

 

En Flores hay 7 cráteres volcánicos que se han transformado en lagos con el paso de los años. Es un paisaje maravilloso y recomendamos visitar el Lagoa Funda por encima de todo. También es aconsejable realizar una excursión a Rocha dos Bordoes, unas columnas basálticas surgidas de una erupción volcánica que componen un paisaje maravilloso en la cima de una colina.

 

Los amantes de la historia tendrán como parada obligatoria Santa Cruz das Flores, donde se puede admirar la Igreja Matriz de Nossa Senhora da Conceição, para luego pasear por la Praça do Marquês do Pombal.

 

Quien visite Flores no podrá perderse la Reserva natural de Morro Alto, desde la cual es posible disfrutar de las mejores vistas de toda la isla. Para llegar a esta zona habrá que pasar por el Pico dos Sete Pes, donde también se encuentra alguna bonita catarata.

 

Los amantes de la naturaleza gozarán de los lagos de Negra y Comprida, ubicados a una altitud de unos 600 metros. El primero, famoso por su profundidad, tiene una catarata que acaba en el otro lago, Comprida.

 

¿Quieres más cataratas? Para eso iremos a Poco do Bacalhau, donde podremos admirar una de 90 metros cerca del pueblo de Faja Grande, ideal para los amantes de la natación, a pesar de que el agua suela estar bastante fría.

Graciosa

Entre las islas más al norte de las Azores se encuentra Graciosa, una mezcla única de naturaleza y playas rocosas. Se caracteriza no solo por su mar azul de ensueño, sino también por sus muros de basalto. Graciosa emite una atmósfera de tranquilidad y relax de la cual es imposible no contagiarse al instante.

 

A pesar de ser una de las islas más pequeñas, Graciosa tiene muchas cosas para ver. Por ejemplo, Santa Cruz da Graciosa, un pueblo pintoresco que visitar para entrar en el espíritu de la isla. Desde aquí podremos dirigirnos hacia la cumbre de Monte Nossa Senhora da Ajhuda, donde las vistas te dejarán sin aliento.

 

También es muy interesante la presencia de unos encantadores molinos a viento con unas cúpulas rojas, a puro estilo flamenco, usados en el pasado para la producción de cereales. En Vila da Praia se puede visitar la Iglesia de San Mateo, la cual conserva un órgano de tubos del 1793.

 

Los excursionistas tendrán la oportunidad de darse una vuelta por Caldeira, un cráter de un antiguo volcán que ahora es un Monumento Natural Regional. En su interior se encuentra una gran cavidad denominada como Furna do Enxofre, con una altura de unos 40 metros en su parte central y a la cual se puede acceder con una escalera de caracol.

 

Entre los montes a visitar en Graciosa destacamos el Pico Timão, el más alto de la isla gracias a sus 400 metros. Seguiremos por Pico do Fachio, a 375 metros: El recorrido a pie es fácil y apto para todos, y las vistas que tendremos al llegar hará que el esfuerzo valga la pena.

 

Entre las playas que no podemos perdernos destacamos las Termas do Carapacho, una piscina termal con un mar impoluto. También es muy bonita la playa de Barro Vermelho, con sus rocas basálticas y de origen volcánico.

Santa Maria

Al sur del archipiélago portugués de las Azores se encuentra Santa Maria, una joya de naturaleza impoluta que ofrece unas imponentes playas y unas auténticas bellezas de la naturaleza. Denominada como “Isla del Sol”, es el lugar ideal para encontrar la paz durante nuestras vacaciones. Quien venga a Santa Maria tendrá que hacer una visita a los Barreiros, unos campos de terreno de color rojo vivo que ofrecen un verdadero espectáculo durante la puesta de sol.

 

Por otro lado, en Santo Espirito se encuentra la Iglesia de Nossa Senhora da Purificação, donde se conservan unos maravillosos frescos del territorio. Desde aquí cerca se puede alcanzar el Pico Alto, el punto más alto de la isla con unas vistas increíbles. Vila do Porto, el mayor centro habitado de la isla hospeda el Fuerte de São Brás, que con sus cañones nos hará viajar en el tiempo, cuando estas maravillosas islas venían saqueadas por piratas.

 

Recomendamos también una visita a Predreira do Campo, donde en el interior de una colada de lava se conservan a día de hoy unos importantes fósiles marinos que demuestran la antigüedad de la isla. En la zona de Espirito Santo se encuentra el Área Protegida de Baìa da Maia, la cual destaca por sus piedras basálticas y sus viñedos, limitados por Ponta do Castelele y Ponta do Castelo.

 

Entre las playas que no nos podremos perder en Santa Maria destacamos la de Formosa, en el sur de la isla y no lejos de Vila Do Porto: Una extensión arenosa en cuyas laderas se encuentra un campamento. También es muy interesante la Baia dos Anjos, una playa artificial de cemento, y la playa de São Lourenco, donde las piscinas naturales están a la orden del día para adultos y pequeños.

Viaja a las islas de Portugal con un crucero Costa

 

Sal a la ventura con Costa Cruceros y descubre las increíbles islas portuguesas. Déjate conquistar por la verde São Miguel y por el increíble patrimonio histórico y cultural de Terceira.

 

No esperes más, descubre enseguida las salidas a las islas de Portugal.

Busca tu próximo crucero