Fascinantes acantilados, silenciosas playas rodeadascon altas palmeras, cielos azules, colinas verdes y puestas de sol inolvidables. Desde Saint Thomas hasta Saint John, desde Tortola hasta Virgin Gorda, se pueden ver una serie de paraísos exclusivos con un ecosistema protegido por 20 parques naturales. Las Islas Vírgenes se encuentran al este de Puerto Rico, en la frontera entre el Mar del Caribe y el Océano Atlántico, y son la parte occidental de las Antillas Menores. Se dividen en Islas Vírgenes Británicas e Islas Vírgenes de los Estados Unidos, dependiendo de la dependencia política, y deben su nombre a Cristóbal Colón, que aterrizó allí durante su segundo viaje a América. El explorador bautizó el archipiélago en honor al santo al que estaba dedicado, San Orsola y las once mil vírgenes, conocidas hoy en día simplemente como Islas Vírgenes: "la tierra que el tiempo ha olvidado". Representan el sueño de todo turista y ofrece también algunos de los sitios para bucear más preciados en el mundo. ¡Descubre con nosotros su historia y cuáles son los lugares que no te puedes perder!

Islas Vírgenes Británicas

En medio del Mar del Caribe se extiende una serie de sesenta islas que toman el nombre de Islas Vírgenes Británicas. A lo largo de los siglos fueron disputadas por su posición por holandeses, ingleses, españoles, franceses y daneses. En aquel entonces, sus cuevas eran también refugio de piratas. Hoy en día el archipiélago, formado Tortola, Virgen Gorda, Jost Van Dyke, Anegada y las otras islas más pequeñas, es un destino amado por buceadores y aquellos que eligen las vacaciones en barco gracias a su mar cristalino y las playas doradas. Un mundo lleno de historia, belleza y encanto. 

Tórtola

La principal isla del archipiélago alberga la capital, Road Town, y la mayoría de las actividades: es el principal centro financiero y ofrece un entorno natural de peculiar belleza. Kilómetros de costa en los que será difícil elegir. Las playas de las Islas Vírgenes son maravillosas: playas equipadas con resorts, otras playas gratuitas y desiertas o aquellas playas más azotadas por los vientos costeros que crean grandes olas que coronan a las Islas Vírgenes como un reino para surfistas y marineros.

Es en Tortola donde se encuentra una de las playas más bellas del mundo: Cane Garden Bay. Una extensa playa blanca de agua cristalina donde por las noches se organizan cenas y fiestas en la arena. Uno de las más queridas es también Long Beach, en el extremo occidental de la isla. Aproximadamente 1,5 km de largo, es famosa por su arena fina y sus aguas tranquilas y cristalinas, que la convierten en un lugar seguro y adecuado para todos. Los amantes de los deportes acuáticos, especialmente los surfistas, se pondrán a prueba en Apple Bay, considerado uno de los mejores lugares del Caribe para surfear las olas.

Parque Nacional Sage Mountain

El ecosistema de estas islas del Caribe está protegido en 20 parques naturales, que se extienden entre los restos de la antigua selva tropical y donde viven aves migratorias y especies raras. Entre los más importantes se encuentra el Parque Nacional Sage Mountain, que atraviesa Tortola de este a oeste. Su altitud oscila entre 228 metros y 523 metros en Mount Sage, el punto más alto de todas las Islas Vírgenes, tanto británicas como americanas. El área del parque recibe precipitaciones más abundantes que el resto de la isla y, por lo tanto, ha podido desarrollar algunas especies típicas del bosque tropical, similares a algunas especies endémicas de la isla de Puerto Rico. Un área pequeña de aproximadamente 29 acres y medio acoge un sección de bosque tropical completamente intacto que se convierte en un tesoro dentro del tesoro. Desde 1964, el año de su adquisición por el BVI National Park Trust, el área del parque también ha sido objeto de un programa de reforestación específico: se plantaron numerosos ejemplares de caoba de las Indias Occidentales y cedro blanco, el árbol nacional del archipiélago.

Road Town

Road Town fue construida en 1840 y es la capital de las Islas Vírgenes Británicas. Está ubicada en el centro de la isla de Tortola, y está llena de playas, hoteles, restaurantes y discotecas. Debe su nombre al término "las carreteras", que en lenguaje técnico se refiere a un lugar menos protegido que un puerto pero en el que un barco puede anclarse fácilmente. La ciudad se extiende en torno a Main Street, que desemboca en el paseo marítimo y está bordeada por ladrillos y edificios de madera de colores brillantes.

Merece la pena ver, por un lado, el Jardín Botánico J.R. O’Neal y, por otro, el BVI Folk Museum, que se encuentra al interno de una casa tradicional caribeña donde hay una pequeña colección de hallazgos precolombinos y una tienda de recuerdos microscópicos.

Entre los edificios más importantes se encuentra la Casa de Gobierno, el símbolo del poder imperialista de la ciudad. El edificio, anteriormente residencia del gobernador británico del archipiélago, es un ejemplo típico de la arquitectura colonial británica y alberga una pequeña muestra de muebles y artefactos de época.

Más adelante se encuentra la Iglesia Episcopal de St. George, una hermosa capilla anglicana del siglo XVIII renovada a principios del siglo XIX a causa del daño causado por un huracán. Dentro hay una copia de la Ley de Emancipación del 1834, que otorgó libertad a todos los esclavos empleados en las plantaciones británicas de las Indias Occidentales.

Para concluir el itinerario a lo largo de la calle principal, podrás ver la antigua prisión HMS Prison, el testimonio arquitectónico más antiguo de la ciudad, que se construyó a principios del siglo XVIII, y una iglesia metodista de 1924, en la que destacan los finos acabados en madera.

El Paseo Marítimo es el paseo ideal para descubrir los sabores del archipiélago: una rica mezcla de tradiciones que une todas las culturas que han pasado por aquí: el Caribe, África y Europa. El puerto de Road Town también es el lugar perfecto para comenzar a descubrir las otras islas que conforman el archipiélago. También hay maravillosas playas y bahías para descubrir, como Cane Garden Bay, Smugglers Cove y Brewers Bay.

Ridge Road

Una carretera panorámica que ofrece espectaculares vistas de la isla de Tortola. Se sube por calles estrechas, curvas sinuosas, pero es un camino simbólico y único que te lleva al corazón del lugar. Un lugar mágico que te dejará boquiabierto y donde numerosos amantes de la fotografía intentarán capturar los momentos mágicos. Imagínate sentarte en silencio, frende a nada más que el azul del mar que se pierde en el infinito entre rocas y pequeños parcos. Al atardecer, la sensación de ver el infinito es aún mayor.

The Baths

La playa de The Baths es la playa estrella de las Islas Vírgenes Británicas. Mar turquesa, arena blanca, palmeras, cuevas y piscinas naturales de ensueño donde se puede bucear entre colores y tonos jamás vistos. Se encuentra en la isla de Virgin Gorda, la tercero más grande del archipiélago caribeño. Se llega en barco desde Tortola y, apenas desembarcas, el espectáculo empieza. El nombre de la isla parece ser que fue dado por Cristóbal Colón debido a su forma particular.  Mitad montañosa, mitad plana, tiene poco menos de 3000 habitantes, concentrados en Spanish Town, donde se encuentra el puerto turístico. Playas tranquilas y resorts de lujo son su punto fuerte.  Pero hay otras sorpresas.  en Devil's Bay y en las islas de Mosquito y Prickly Pear, los amantes de la relajación encontrarán paz y tranquilidad. En el Parque Nacional Little Fort, se encuentran los restos de un antiguo fuerte español.

Islotes de Peter, Norman e Saint John

Las Islas Vírgenes Británicas te regalarán un mix de belleza, relajación y aventura. En las costas meridionales de la isla de Tortola se pueden ver los islotes de coral casi deshabitados de Saint John, Peter e Norman, famosas por haber sido el refugio de piratas legendarios y filibusteros. En estos lugares celestiales también vale la pena descubrir lo que esconde el fonde del mar. Coge tu equipo de buceo y descubre los verdaderos bosques de coralbancos de peces de colores y langostas.

Comienza explorando la zona de arena, entre la playa y el arrecife. Una sensación de libertad que podrás respirar también en Isla Peter, que está deshabitada. Se eleva al sur de Tortola y tiene una curiosa forma "L" invertida. Se puede llegar a ella exclusivamente por mar, cubriendo las 5 millas que la separan del puerto de la capital. Además de la oportunidad de disfrutar de la playa con total libertad, en estas aguas cristalinas puedes hacer tantas otras actividades, desde snorkel hasta buceo, desde kayak hasta esquí acuático, windsurf y pesca. Hay caminos de tierra para caminar o andar en bicicleta y descubrir la flora y fauna tropical

 

Isla Jost Van Dyke

La isla debe su nombre al famoso pirata holandés, que la eligió como refugio y casa de ataque para sus incursiones en el siglo XVII. La atmósfera del pasado se ha conservado intacta en Jost Van Dyke, un oasis remoto y tranquilo, sin demasiadas tecnologías, para los viajeros que huyen de la civilización.

De origen volcánico, la isla es más salvaje y ventosa, y viene azotada por fuertes olas que apasionan a los regatistas. La ciudad principal es Great Harbour, uno de los puertos más activos del Caribe en el archipiélago de las Islas Vírgenes Británicas. Fue el primer pueblo fundado en al isla y se caracteriza por una playa de arena blanca con forma de herradura arqueada y equipada para la práctica de deportes acuáticos. Al este, se encuentra la playa de Little Harbour,  una playa muy tranquila que se convierte en el punto de partida de un sendero para realizar agradables excursiones. White Bay es considerada, en cambio, una de las playas más encantadoras de las Islas Vírgenes Británicas y del mundo. Ofrece una vista impresionante y, en temporada, las tortugas marinas lo alcanzan para poner sus huevos.  

Isla Norman

Estamos en Norman Island, en el extremo sur del archipiélago, una isla reconocible por las formaciones rocosas The Indians, cuyos perfiles parecen dibujar los contornos de un jefe indio. La otra atracción es The Caves, en la punta de Treasure Point, cuevas talladas por el mar y el viento en las que hacer snorkel será como nadar en un acuario natural. Esta perla de las Islas Vírgenes Británicas se ha hecho famosa por ser "La Isla del Tesoro" de la novela de Louis Stevenson de 1883. La leyenda dice que algunos tesoros todavía están enterrados en algún lugar. Incluso el nombre de la isla se debe a un pirata llamado Normand que se instaló en este lugar y escondió su riqueza allí. Además de las leyendas, la otra buena oportunidad para visitar la isla son los espléndidos lugares de buceo, como la Isla Pelican. En The Bight Bay se encuentra amarrado un antiguo velero mercante, el William Thornton, convertido en un bar flotante. 

Islas Vírgenes de los Estados Unidos

El archipiélago de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos abarca 60 islas volcánicas situadas en el mar Caribe y son parte de la Antillas Menores. Después de haberlas comprado a Dinamarca en 1917, los Estados Unidos casi inmediatamente convirtieron el archipiélago en uno de los destinos turísticos más populares del Caribe mientras que sus "hermanas" británicas fueron aisladas durante años del mundo por el gobierno británico. Una vez fueron el refugio para piratas y aventureros, pero hoy las islas representan el paraíso de los regatistas, que encuentran constantes vientos tropicales, puertos naturales y puntos de ancla naturales muy bien protegidos. Colinas verdes, extraordinarias puestas de sol y playas tranquilas intercaladas con palmeras altas son sólo un ejemplo de la extraordinaria naturaleza que encontrarás. Muchas de las playas son también el destino de tortugas marinas que regularmente regresan a poner sus huevos. La fauna y flora locales son muy apreciadas por la población local, como lo demuestra la gran cantidad de parques naturales presentes en las islas. 

Saint Thomas

Saint Thomas es la perla de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, un lugar rico en leyendas de marineros de otras épocas, como lo demuestra el Castillo de Barbanegra. La belleza de estos lugares ha hechizado a navegantes, piratas y pintores. La isla es famosa por su vivacidad, su carácter internacional y su naturaleza tropical. Aguas turquesas que acarician arenas blancas que te invitan a disfrutar de la playa y practicar deportes acuáticos. Uno de los lugares más famosos de esta maravilla las islas es Magens Bay, conocida por su forma de corazón y un atractivo paisaje de montañas volcánicas. La historia de esta playa es curiosa: las leyendas locales cuentan que Sir Francis Drake usó Magens Bay para anclar sus barcos, mientras observaba los buques atacar desde un promontorio. En el pasado, fue un camino utilizado por los productores de caña de azúcar y para el transporte de ron, azúcar y melaza. Al norte y al sur, hay formaciones rocosas en el agua que crean pequeñas calas amadas por los buceadores. 

Charlotte Amalie

La encantadora capital, que seduce con su arquitectura colonial y sus tiendas de lujo, le debe su nombre a Carlotta Amalia, esposa del rey danés Chrisitan V. Es una ciudad vibrante y dinámica, famosa por su puerto, que en pasado fue protagonista de las incursiones piratas y hoy recibe numerosos cruceros. Tiene unos 21 kilómetros de largo y sólo 8 kilómetros de ancho. Estrechas calles, pavimentadas con adoquines, con antiguos nombres daneses, almacenes coloniales de antigua terracota y piedra de coral que han sido capaces de soportar vientos y huracanes, así como la erosión de los siglos y la salubre. Avenidas atravesadas por la suave brisa de los trópicos, antiguas murallas, ladrillos antiguos y escaleras de piedra.

El paseo marítimo se extiende por unos 2 kilómetros y es una carretera única de cuatro carriles muy ajetreada tanto de día como de noche. Es el único en la isla y sirve, por un lado, como puerto para yates y, por otro lado, como paseo con cafés, restaurantes, bancos y tiendas. De hecho, St.Thomas cuenta con una de las mayores flotas de yates y barcos del mundo. El punto más pintoresco de la ciudad es, sin embargo, el Castillo de Barbanegra, que se encuentra en la parte superior de la Government Hill. El símbolo de la historia de la ciudad es el Fort Christian, un pequeño edificio rojo que fue construido en 1670 y que  fue utilizado, a lo largo de los años, para diferentes funciones: estación defensiva, edificio del gobierno, iglesia, salón municipal y prisión. Hoy en día, Fort Christian alberga un museo dedicado al patrimonio natural de la región y el arte local. Siempre llena de gente, la Plaza del Mercado, es el lugar donde todos los días podrás encontrar un mercado local para comprar frutas y verduras, aunque en el pasado era el lugar del comercio de esclavos africanos.

Parque Nacional de Saint John

El Parque Nacional de las Islas Vírgenes de la Isla de San Juan es conocida en todo el mundo por su impresionante belleza. Esta formado por bahías protegidas de agua clara y cristalina, de tonos azules y verdes, con una abundante vida marina gracias al arrecife. Encontrarás numerosas playas blancas a la sombra de los árboles, palmeras de coco y bosques tropicales, que son el hábitat ideal para más de 800 especies de plantas. Hay también restos de civilizaciones precolombinas de los indios americanos, las ruinas de las plantaciones coloniales danesas de caña de azúcar y la reminiscencia de la esclavitud y la cultura africanas durante los 100 años posteriores a la emancipación. Todo esto constituye el rico patrimonio cultural del Parque y de la isla de San Juan. 

La importancia de los recursos naturales  es tal que el parque ha sido incluido en una red internacional de biosferas protegidas creadas por la UNESCO. En la actualidad, el compromiso del parque y de toda la comunidad insular es trabajar por la preservación de este rincón del paraíso, que también es una excelente ubicación para practicar snorkeling y buceo.

Saint Croix

Es la más grande de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, con 44 kilómetros de largo y 16 kilómetros de ancho. Es la más romántica y su secreto está en su diversidad: las montañas, la selva tropical, las colinas con las granjas y los campos cultivados, las playas, y sus dos ciudades coloniales protegidas por el patrimonio histórico y cultural. Una mezcla entre tranquilidad y vitalidad caribeña, la combinación de la sencillez del Viejo Mundo y la comodidad de la vida moderna: es el lugar perfecto para relajarse y olvidar el estrés de la ciudad. St. Croix es el destino perfecto para parejas y personas que quieren paz y tranquilidad. Entre las playas más bellas de St. Croix se encuentra Buck Island, donde podrás bucear a través de rutas submarinos y playas blancas.

Parte hacia las Islas Vírgenes con Costa Cruceros

Las Islas Vírgenes son un paraíso natural, el modo de escapar del caos de la ciudad. Un destino ideal para los amantes del buceo, el surf, el windsurf y la vela. Es un edén todavía virgen, lleno de bellezas paisajísticas, perfecto para aquellos que buscan relax tanto en el mar como en maravillosas playas tropicales.  Las aguas cristalinas y las impresionantes vistas son perfectas para una regata, un día de aventura o una declaración romántica. Tantos las islas británicas como las estadounidenses tienen su propia identidad y sus rasgos comunes. Las huellas del pasado y de su historia se ven reflejadas en sus paisajes, rituales, legados y civilizaciones. Dos mundos completamente diversos que vale la pena descubrir. Elige tu destino ideal y déjate seducir por su belleza. 

Zarpa con Costa Cruceros