Barcelona es una gran ciudad mediterránea repleta de historia, atractivos y maravillas. Pero, sobre todo, es una ciudad costera donde sentirte en vacaciones, con las playas que dibujan su paisaje urbano. El clima es espléndido. El ambiente único. Los colores maravillosos. Son muchas las playas y solo tendremos la duda de cuál elegir. Cinco kilómetros de playas de arena dorada que se suceden una tras otra. Todas fácilmente accesibles desde el centro de la ciudad a pie o en transporte público. Hay una playa para todos los gustos. La Barceloneta es la primera playa que nos viene a la mente cuando pensamos en esta maravillosa ciudad. Un lugar especial para darse un baño durante el día y vivir la vida nocturna por la noche. ¡Pero esto es solo el principio!

La lista es larga y empieza con la playa de la Nova Icària, la favorita de las familias, la playa del Somorrostro, justo al lado, la playa del Bogatell, ideal para practicar jogging, la playa de la Mar Bella, para los más jóvenes, la playa de la Nova Mar Bella, la preferida de las madres, la playa de Llevant, la más recóndita, la playa de Ocata, muy relajante, hasta llegar a la playa de Badalona, menos concurrida.

Sin olvidar las playas de los alrededores de Barcelona, en lugares típicos y maravillosos: Garraf, Sitges, Calella, Lloret de Mar, Calella de Palafrugell, Cala Estreta. Costa también os lleva a descubrir los lugares de playa tan únicos y especiales de Barcelona. Un gran número de excursiones en cualquier momento del año, para disfrutar de toda la belleza del lugar y captar en su totalidad la esencia de una de las ciudades más bellas y visitadas del mundo.

Esta es nuestra guía con las 15 mejores playas de Barcelona y sus alrededores.

Barcelona: las mejores playas

  • Barceloneta
  • Playa de la Nova Icària
  • Playa del Somorrostro
  • Playa del Bogatell
  • Playa de la Mar Bella
  • Playa de la Nova Mar Bella
  • Playa de Llevant
  • Playa de Ocata
  • Playa de Badalona
  • Playas fuera de Barcelona: Garraf
  • Playas fuera de Barcelona: Sitges
  • Playas fuera de Barcelona: Calella
  • Playas fuera de Barcelona: Lloret de Mar
  • Playas fuera de Barcelona: Calella de Palafrugell
  • Playas fuera de Barcelona: Cala Estreta

Barceloneta

La platja de la Barceloneta es sinónimo de playa en Barcelona, la más grande y la más concurrida. Agradable en cualquier estación. Realmente, Barcelona cuenta con un clima mediterráneo, con temperaturas agradables durante todo el año. ¡Hay quienes se bañan incluso en octubre! La playa de la Barceloneta se encuentra en uno de los barrios más típicos, el antiguo barrio de pescadores, que forma parte de la Ciutat Vella. A sus espaldas, bares y locales que crean un ambiente vacacional los 365 días del año.

 Gente corriendo, gente en bicicleta, gente patinando. Un paseo marítimo lleno de vida con sus restaurantes y cafeterías con vistas al mar y abiertos hasta muy tarde. Esta zona de la ciudad vivió una profunda transformación con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992, con importantes intervenciones arquitectónicas con la mirada puesta en el diseño, pero la esencia del pasado aún se conserva en el entramado ortogonal de sus calles, que desde el interior desembocan en el puerto y que veréis en vuestra excursión con Costa.

 En la playa sobresale la moderna escultura “Els Cubs”, que representa el nostálgico homenaje de la artista Rebecca Horn a las barracas que en el pasado dibujaban el paisaje de esta parte de la ciudad, que ahora ha cobrado totalmente una nueva vida.

Playa de la Nova Icària

La Nova Icària, situada entre el puerto Olímpico y el Bogatell, es una playa muy céntrica y de fácil acceso. Es una de las playas más tranquilas de Barcelona, por lo que es el lugar ideal para las familias que aquí encuentran toda la seguridad y comodidades que desean, además de una excelente zona de juegos. Pero también es la playa perfecta para grupos de amigos que pueden estar juntos y divertirse jugando al ping-pong o en un partido de vóley-playa.

Por cierto, el vóley-playa es un deporte muy popular en Barcelona, ​​y desde aquí entramos en una de las zonas ideales para practicarlo.  La playa de la Nova Icària es una de las playas más concurridas de la ciudad, desde el comienzo hasta el final del verano, pero siempre es una playa ideal para los visitantes. Además, hay una excursión con Costa que os lleva justamente hasta la Nova Icària.

Playa del Somorrostro

La platja del Somorrostro, situada entre el Hospital del Mar y la Calle de La Marina, es muy popular entre los barceloneses y los turistas extranjeros por su cercanía a la ciudad. En el pasado formaba parte de la Barceloneta. Se conoce también como playa de la Villa Olímpica ya que se puede llegar fácilmente desde la parada del metro de Ciutadella-Vila Olímpica.

 Es la favorita de las familias y los regatistas, detrás de esta playa se encuentra el Centre Esportiu Municipal Marítim con instalaciones deportivas al aire libre, todas ellas relacionadas con el deporte olímpico. Para los que prefieren la diversión, en este tramo de paseo marítimo se pueden encontrar numerosas discotecas y locales de moda. Barcelona es una ciudad muy atenta a la modernidad y lo demuestra con símbolos evidentes, muchos de los cuales fueron creados en la época previa a los Juegos Olímpicos. Uno de ellos es el "Peix", el pez dorado del gran arquitecto estadounidense Frank O. Gehry, una gran escultura majestuosa y ligera de acero de color bronce que al atardecer crea un espectáculo extraordinario con sus reflejos de luz.

Playa del Bogatell

La platja del Bogatell es ideal para practicar jogging, ya que aquí se puede terminar de correr y nadar durante un buen rato o seguir corriendo después de disfrutar de los placeres del mar. Se llega hasta ella corriendo por un camino creado en la década de 1990, cuando el frente marítimo de Barcelona se sometió a un profundo proceso de renovación que dejó la ciudad más maravillosa que nunca.

Se puede jugar a vóley-playa y hay también mesas para jugar a ping-pong. El Bogatell es una playa tranquila y segura, el lugar ideal para disfrutar de un buen día de playa con total tranquilidad. Muy fácil de llegar también en transporte público, como todas las playas de la capital catalana. Se ha prestado especial atención a la mejor accesibilidad posible para cada categoría de bañistas..

Playa de la Mar Bella

La platja de la Mar Bella, situada entre las playas de la Nova Mar Bella y el Bogatell, se creó con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992. Es muy popular entre los más jóvenes. Cuenta con un público de leales residentes del distrito de Sant Martí. Se puede disfrutar del mar y los cócteles de los chiringuitos. Probablemente sea la playa más gay friendly de Barcelona, frecuentada también por nudistas.

Al lado de la playa, cerca del rompeolas situado entre la Mar Bella y la Nova Mar Bella, hay una zona de juegos reservada para los más pequeños que cuenta también con una cancha de voleibol. En el paseo marítimo, detrás de la playa de la Mar Bella, se encuentra el Skate Park, donde se pueden admirar las piruetas de jóvenes atrevidos en monopatín, bicicleta y, por supuesto, en patines. Barcelona ofrece innumerables ideas y propuestas para todos a orillas del mar, aunque sea simplemente como espectadores. Y siempre hay algún bar de tapas cerca, síntesis perfecta de la idea de unas vacaciones.

Playa de la Nova Mar Bella

Poco concurrida y con muchos servicios. La platja de la Nova Mar Bella, situada entre la playa de la Mar Bella y la de Llevant, es otra de las playas creadas en Barcelona para el gran acontecimiento olímpico de 1992, ofreciendo de esta forma nuevas posibilidades para disfrutar del mar en la ciudad catalana.

 Muy concurrida sobre todo por familias de la zona que encuentran aquí un lugar tranquilo para ellas y sus hijos. La mejor garantía para quien prefiere estar tranquilo. Un lugar para disfrutar del mar, el sol y volver a sentirse como niños, disfrutando de unas verdaderas vacaciones. La playa dispone también de una Biblo Playa, un servicio inteligente y práctico de biblioteca junto a la playa. En Barcelona no falta la imaginación, es una ciudad creativa también en lo que respecta a sus playas.

Playa de Llevant

La platja de Llevant es la playa de Barcelona situada más al sur, justo después de la playa de la Nova Mar Bella. A una hora de la Barceloneta a pie, pero pasear por el paseo marítimo de la ciudad es una excelente forma de conocerla por dentro, mientras se descubre al mismo tiempo la vida y la belleza de una gran ciudad junto con una oferta de playa realmente especial.

 Esta playa es también la más recóndita, con menos de 400 metros de largo, ideal para quien de vacaciones prefiere estar en un lugar no demasiado concurrido. Es una playa recomendada para familias y para los que quieran estar tranquilamente solos. Es más reciente que las otras, quizás con menos atractivos que las demás, pero ofrece lo importante: sol, mar y los servicios básicos de una playa. Incluido el clásico chiringuito. Sin olvidar propuestas originales, como el muro de escalada pensado para los más pequeños.

Playa de Ocata

Un lugar tranquilo en un entorno libre de contaminación. ¿Qué más se puede pedir, a solo media hora en tren del centro de Barcelona? La playa de Ocata es el lugar ideal para quien desea relajarse en total tranquilidad. La arena es blanca dorada, maravillosa. La playa es fantástica y amplia, para que todos puedan disfrutar de su privacidad. Y hay mucha menos gente en comparación con otras playas cercanas. En definitiva, la vida nocturna puede esperar. Por lo que no hay motivos para no ir hasta allí. Y si además buscáis las comodidades clásicas de una playa, no faltan los típicos chiringuitos o restaurantes donde disfrutar de un buen plato de pescado fresco, que es una de las cosas clásicas e imprescindibles para hacer en Barcelona, ​​una ciudad única en el mundo, y también a orillas del mar se entiende por qué.

Playa de Badalona

Badalona es una ciudad costera con muchas propuestas interesantes. Badalona ofrece tres grandes playas que en comparación con las de la cercana Barcelona están mucho menos concurridas: El Gorg, playa tranquila en el centro de la ciudad, saliendo del centro El Manresà, playa no muy concurrida y, por último, la Platja del Centre, la más concurrida.

Badalona cuenta también con numerosos atractivos como las termas romanas, un monasterio y la rambla, una avenida arbolada en la calle principal. El Pont del Petroli, un largo pantalán utilizado antiguamente para la descarga de productos petrolíferos de los buques cisterna, se ha convertido en una terraza panorámica, que ya es una especie de símbolo de la ciudad, ideal para pasear y deleitarse con unas espléndidas vistas a orillas del mar.

Playas fuera de Barcelona: Garraf

La playa del Garraf es una pequeña cala a poco más de media hora de distancia de Barcelona. Es una de las mejores playas de Cataluña. Un pueblo marinero silencioso y tranquilo que destaca por su mágica atmósfera y el toque original que dan al paisaje sus típicas casetas. Hay treinta y tres estructuras de madera pintadas de color blanco y verde que dan la impresión de que el tiempo se ha parado y que no pueden faltar en el álbum de fotos de unas vacaciones inolvidables. Un entorno de ensueño. Una realidad que existe aquí y solo aquí. ¡Y que merece la pena vivir en persona!

 El nombre "Garraf" se debe a la montaña del mismo nombre que se levanta a espaldas de la localidad y que alberga una importante reserva natural con innumerables variedades de flora y fauna típicas de esta parte del Mediterráneo. El placer de estar rodeados por el mar y toda la belleza de la naturaleza.

Playas fuera de Barcelona: Sitges

Sitges, conocida también como “la perla del Garraf” es una pequeña localidad elegante a unos 40 kilómetros de Barcelona. Destino clásico de los barceloneses para pasar sus vacaciones. Ofrece cuatro kilómetros de costa repartidos en diferentes playas, con un mar increíblemente limpio, si tenemos en cuenta que es una playa urbana, un mar que ha obtenido en muchas ocasiones el reconocimiento de bandera azul. Pero Sitges sabe cómo conquistar a sus visitantes por sus características arquitectónicas e históricas.

Sitges posee un casco antiguo, muy bien conservado, el Casc Antic, con un castillo en el centro con vistas al mar. Sitges es sinónimo de playa, pero también cultura y arte, con ricos museos y galerías, para unas vacaciones inolvidables para el cuerpo y la mente.

Playas fuera de Barcelona: Calella

Calella es probablemente uno de los pueblos más bonitos del Maresme, la parte de la costa situada al norte de Barcelona, entre Badalona y la Costa Brava. Largas playas de arena, aguas cristalinas y un entorno tranquilo son buenas garantías para quien quiera cargar las pilas.

 La playa más céntrica de Calella es la  Platja Gran, cómoda, larga y espaciosa, situada frente al Passeig Manuel Puigvert, uno de los lugares simbólicos de la ciudad. La Platja del Garbí, frente a la avenida del mismo nombre, ofrece muchas posibilidades de ocio y deporte y es ideal para familias. Un poco más al sur, para los que prefieran un lugar más tranquilo, se encuentra la  Platja de les Roques con sus pequeñas calas entre rocas, pinos y aguas cristalinas.

 Entre los atractivos del lugar, es imprescindible una visita al Faro de Calella, que desde una altitud de 50 metros es el punto de observación ideal de la playa, muy recomendable para visitarlo al atardecer.

Playas fuera de Barcelona: Lloret de Mar

Lloret de Mar es la localidad de playa más conocida de la Costa Brava, muy popular entre los más jóvenes, especialmente por su playa principal, la Platja de Lloret, famosa también por sus numerosas oportunidades de ocio. Dentro y fuera del agua, desde el buceo hasta las pistas de karts. La vida nocturna es muy animada, con una gran oferta de bares y discotecas, muchos de los cuales permanecen abiertos hasta el amanecer.

 Saliendo del centro se pueden descubrir también calas más tranquilas, como la Platja de Fenals y Cala Sa Boadella, que se caracterizan por su arena blanca y aguas cristalinas. Lloret de Mar también cuenta con monumentos interesantes, como el Castell d’en Plaja, la iglesia parroquial de Sant Romàconstruida como defensa contra los piratas turcos y el santuario de Sant Quirze. Desde los Jardines de Santa Clotilde, situados en la parte alta de la ciudad, se pueden admirar unas vistas inolvidables.

 Y para los amantes de las compras, en Sant Pere, tienen la posibilidad de satisfacer sus deseos en elegantes tiendas con escaparates llenos de prestigiosas marcas.

Playas fuera de Barcelona: Calella de Palafrugell

La playa de Calella de Palafrugell, antiguo pueblo de pescadores, es un lugar fascinante para descubrir. Todo es mérito de sus aguas transparentes y las típicas casas blancas mediterráneas construidas al lado de la playa.

La costa en esta zona es rocosa y está repleta de calas para descubrir. Aquí se puede disfrutar de unas vacaciones en la más absoluta privacidad. Calella de Palafrugell también es conocida porque anualmente se reúnen aquí miles de aficionados a las habaneras, canción típica española de origen cubano, muy popular en esta zona. La habanera, de hecho, es una música creada por los pescadores que buscaban consuelo en las tabernas de los pueblos marineros y Palafrugell, con sus calas y su playa, fue un lugar importante para esta tradición.

El Jardí Botànic de Cap Roig es otro hermoso lugar para visitar, creado alrededor del edificio construido por un coronel zarista, donde se celebra cada año un importante festival de música de jazz.

Playas fuera de Barcelona: Cala Estreta

Cala Estreta es una de las playas más famosas de la Costa Brava catalana, un pequeño tramo de costa que se asoma a las aguas cristalinas. Un paisaje salvaje en mitad de la naturaleza rodeado de pinos, con una roca en el centro que crea dos playas en forma de media luna.

Un lugar accesible a través de un camino de escalones entre las rocas. Una característica que hace de Cala Estreta el lugar perfecto para los que prefieren vivir a solas los mejores momentos de sus vacaciones, con la máxima privacidad, en un lugar apartado rodeado de la naturaleza mediterránea, aquí particularmente rica dentro y fuera del agua.  El lugar perfecto para bucear. Todas estas peculiaridades lo convierten en un entorno muy popular entre los naturistas.

Viaja a Barcelona con un crucero Costa

 

Disfrutar de las playas de Barcelona y sus alrededores es una experiencia imprescindible para quien desea conocer la capital catalana en profundidad, sintiéndose como un barcelonés más, entrando en contacto con las costumbres de sus habitantes y descubriendo las maravillas de esta ciudad desde el punto de vista del mar. Disfrutar del mar de Barcelona: también es posible con un crucero Costa.

Busca tu próximo crucero