Danza y diversión, naturaleza magnífica y una población acogedora: Búzios, llamada la "Saint Tropez de Brasil" es un mix de todo esto. A unos 180 kilómetros de Río de Janeiro, es uno de los centros turísticos más bellos y reconocidos, una zona rica en espectaculares paisajes naturales y playas impresionantes. La historia cuenta que una vez fue habitada por piratas europeos y traficantes de esclavos. Más tarde se convirtió en un pintoresco pueblo de pescadores, que ha sido celebrado a lo largo de los años como una de las 10 zonas más bellas del mundo. La ciudad se ha hecho famosa por su combinación única de encanto rústico, armonía arquitectónica y belleza increíble.

Inicialmente frecuentada por grupos de surfistas, atraídos por las maravillas naturales de esta tierra, Búzios comenzó a hacerse famosa después de los años 60, cuando la estrella internacional Brigitte Bardot pasó sus vacaciones aquí. Incluso se ha construido un paseo en su honor: una agradable ruta costera, salpicada de vegetación autóctona, en la que el visitante puede sentarse y disfrutar de las espléndidas vistas del mar de Armação. También hay una estatua de bronce de la actriz francesa creada por la artista Christina Motta. En el camino también se pueden ver colonias de pescadores y casas antiguas llenas de historia y detalles cotidianos.

Gracias a Brigitte Bardot, el antiguo pueblo de pescadores se transformó en una rica zona de vacaciones, donde empezaron a crearse cada vez más instalaciones, bares, restaurantes, posadas, hoteles y discotecas. Besada por un clima cálido y soleado durante todo el año, Búzios es uno de los destinos más populares para los brasileños y los turistas extranjeros, que acuden a la costa en cualquier época del año. La ciudad tiene playas para todos los gustos, desde las más elegantes hasta las más animadas y deportivas. Hay, además, playas naturalistas y reservadas o aquellas consideradas más románticas.

Descubramos juntos cuales son las 11 playas de Búzios que no te puedes perder:

  • Praia dos Ossos
  • Praia de Azeda
  • Praia de Azedinha
  • Praia Joao Fernandes
  • Praia Joao Fernandinho
  • Praia da Tartaruga
  • Praia da Ferradura
  • Praia Brava
  • Praia do Forno
  • Praia do Foca
  • Praia do Forte

Praia dos Ossos

Coloridos y concurridos barcos de pesca, un paseo arbolado en el que aparecen encantadoras casas de pescadores restauradas, un ajetreo ininterrumpido y característico. La Praia dos Ossos parece una postal, aunque es pequeña y se puede visitar en pocos minutos.

A la izquierda se encuentra la Iglesia de Sant'Ana, del 1740, que fue la primera iglesia católica construida en Búzios y posee una hermosa vista. Se trata de un sencillo edificio de piedra y mortero preparado con aceite de ballena, que protege la imagen de Santa Ana (con el Niño Jesús), patrona de la ciudad. Además de ser un sitio de gran importancia histórica, vale la pena visitarlo por el entorno que lo rodea, caracterizado por una exuberante vegetación. Desde aquí se puede disfrutar de una vista panorámica de las playas de Armação y dos Ossos, famosas por sus coloridos barcos de pesca. Por otro lado, se descubre el camino que conduce al paseo marítimo de Azeda.

La Praia dos Ossos es un punto de paso para los turistas. Debido a la gran afluencia de barcos, la playa no es un lugar perfecto para nadar, pero es, en cambio, un cruce crucial para aquellos que quieren tomar un taxi marítimo y llegar a otras playas de la zona. En la Praia dos Ossos, puedes elegir entre varias rutas para llegar a Azeda, Azedinha, João Fernandes, João Fernandinho, Tartaruga y Manguinhos, así como al muelle del centro de la ciudad, donde se encuentra la playa de Armação.

El origen del nombre es un misterio lleno de encanto y suposiciones. Algunos dicen la referencia a los huesos está ligada a los restos de ballenas que fueron dejadas al sol cuando Búzios era todavía un centro de caza de estos cetáceos; otros retroceden en el tiempo y dicen que hace referencia a los huesos de los nobles y señores de la guerra que se enfrentaron y fallecieron a lo largo de los siglos durante la conquista del poder en la región.

Alrededor de la Praia dos Ossos, podrás siempre elegir. La plaza y las calles ofrecen una buena variedad de servicios: ateliers, tiendas de antigüedades, clubs y restaurantes donde se pueden degustar los productos de la cocina tradicional. El paseo puede ser un buen sitio para aquellos que buscan un recuerdo inusual de Búzios: el área es ideal para aquellos que quieren estar cerca del centro, pero sin estar en medio del bullicio.

Praia de Azeda

La Praia de Azeda es famosa por su ambiente rústico y su paisaje encantador, que se refleja en cada detalle. El entorno, la tranquilidad y la belleza que sólo debe ser admirada, no hace falta buscarla. La palabra clave es simplicidad.

La forma más fácil y rápida de llegar a la playa de Azeda es caminar por el lado derecho de la Praia dos Ossos para llegar a la colina que desciende y disfrutar de unas vistas de ensueño. Para acceder a ella hay que pasar por una pequeña escalera de madera. Desde aquí se puede disfrutar de una vista única e inestimable. Rodeada de colinas rocosas y una exuberante flora, la playa está ubicada en un área protegida ambientalmente: esto ha impedido el desarrollo de bares, restaurantes y edificios en general.

Praia de Azedinha

La playa de Azedinha está situada entre la playa de Azeda y João Fernandes y está separada de ellas por un camino de piedra. En sus solo cincuenta metros la vegetación es rica, variada y llena de colores. El verdadero espectáculo se revelará un poco más adelante: arena fina, agua tranquila y transparente y un clima perfecto. Bajo los árboles podrás relajarte, aunque será difícil hacerlo los fines de semana o en temporada alta, dada la gran afluencia de gente.

Azedinha es un espacio adecuado para personas que saben disfrutar del tiempo con paciencia. Cuando vuelvas de relajarte, una buena tradición del lugar es tomar una copa en el bonito bar en forma de bote que está a disposición de los turistas. La bahía, enclavada entre las rocas, combinada con la transparencia del agua, hace de Azedinha un gran lugar para practicar snorkel. Cuando la marea es alta, se forma una piscina natural sobre las rocas entre Azeda y Azedinha, donde a menudo se pueden ver peces.

Praia Joao Fernandes

Mar tranquilo, atmósfera relajada, vegetación exuberante, arena fina: la belleza es lo que une todas las playas de la zona. Por muchas razones, Praia Joao Fernandes es una "prima" de Azeda, aunque definitivamente es más grande y hay más servicios y comodidades disponibles para los turistas. De hecho, hay varios puntos de restauración y bares cerca de la playa, que tiene una forma semicircular particular. El agua tiene tonalidades que van desde el verde al azul, y permanece en calma, libre de corrientes. Por esta razón, a menudo vemos a familias incluso con niños muy pequeños. El mar tranquilo y la hermosa costa hacen de João Fernandes una de las principales paradas de los paseos en barco que te permiten descubrir la región.

Desde aquí también se puede visitar la Isla Blanca: un lugar ideal para practicar snorkel y pesca, especialmente cerca de zonas rocosas, o kayak en mar abierto. Hay una gran variedad de peces que se pueden ver, así como estrellas de mar e incluso tortugas. También hay una escuela de buceo en la playa de Joao Fernandes donde se puede obtener un certificado internacional. Aún más pintoresco es el centro turístico que encontrará en los alrededores: la Ville la Plage. En este pueblo hay acogedoras posadas y hoteles, y grandes zonas de descanso, así como numerosos restaurantes y discotecas que te harán degustar la comida típica. Las colinas circundantes son de fácil acceso a través de senderos. Desde la cima de las colinas se pueden aprovechar los miradores naturales desde los que podrás ver una vista inigualable del mar.

Praia Joao Fernandinho

Algunas personas no vienen a este pequeño rincón del paraíso simplemente porque se paran en otro sitio, y es una pena. A pocos metros de la playa Joao Fernandes se encuentra la Praia João Fernandinho. Es aquí donde la belleza de la región es aún más intensa, sin filtros. La playa es muy pequeña, y está rodeada de bosques y acantilados rocosos. El mar es extremadamente tranquilo y acogedor, ya sea para bucear, hacer surf de remo o hacer una excursión en barca. Aquellos que decidan hacer snorkel se encontrarán con peces de colores y erizos de mar.

La Praia João Fernandinho, ubicada en el extremo norte de la península, hay que vivirla con la máxima intensidad y tranquilidad posible. En cuanto a la comida, también será una experiencia que no te puede perder: disfrute de un descanso en los pequeños restaurantes y chiringuitos. Pida pescado frito y beba una caipirinha de maracuyá.

Praia da Tartaruga

La arena dorada, el fondo de las olas que se rompen, las aguas cristalinas crean un ambiente celestial. Por la mañana se pueden admirar las embarcaciones de los pescadores que se desvanecen en el infinito, por la tarde se puede descansar sin preocupaciones. La Praia da Tartaruga, ubicada en el norte de la península, es quizás la más visitada por los turistas, atraídos por la presencia de agroturismos, resorts, restaurantes, bares y discotecas de excelente calidad con música brasileña y una amplia gama de bebidas y snacks.

Es una playa relajante, con un mar tranquilo, aguas cálidas y suficiente espacio para no ser molestado por los demás. Por lo tanto, es ideal para los amantes de la natación y para los más peques. El agua es rica en color y vida marina, lo que la convierte en un lugar ideal para practicar snorkel y admirar peces tropicales, tortugas marinas y corales. También hay algunas pequeñas piscinas que nacen entre las rocas donde los más pequeños pueden divertirse. Está prohibido irse antes de que oscurezca: la puesta de sol desde esta playa es inolvidable. La Praia da Tartaruga ha sido el lugar de anidación de las tortugas marinas en los últimos siglos. Durante el día, los nidos, protegidos por las leyes locales, se mantienen seguros gracias a algunos voluntarios y personas que visitan esta playa.

Praia da Ferradura

La Praia da Ferradura es el lugar más buscado por las familias de Búzios. La razón es el mar tranquilo que domina con sus colores y el fondo marino poco profundo. Es una larga franja de arena con un centro bien equipado donde se pueden alquilar sombrillas y tumbonas. El agua es muy limpia y transparente, por lo que será agradable caminar hasta la orilla y jugar con los niños sin preocupaciones. La Praia de Ferradura es perfecta para hacer caminatas en contacto con la naturaleza y perderse en la exuberante vegetación que la rodea. La diversión está garantizada gracias a los hidropedales, kayaks, tablas de surf de remo o barcos de vela. El rincón derecho de la playa, sin quioscos ni tiendas de campaña, es más tranquilo y está rodeado de villas junto al mar.

Pienso a la Praia de Ferradura aún más pequeña, y el resultado será la Praia de Ferradurinha, llamada así porque es una Ferradura en miniatura. El espectáculo es el mismo: mar cristalino, naturaleza virgen, paisajes de cuento de hadas. Una playa perfecta para familias, con todas las comodidades y muchos bares. La playa de la Ferradurinha es una pequeña franja de arena caracterizada por un paisaje natural excepcional. A los lados hay dos paredes de roca, que entran en parte en el mar, lo que la convierte en un lugar más tranquilo con respecto a las zonas cercanas. Un lugar ideal para pasar el día con los niños, o para utilizar como punto de partida para excursiones en kayak y canoa.

Continuando en las cercanías se encuentra una de las playas más populares de Búzios: Geribá. Es uno de las más famosas de la zona porque durante la temporada alta es frecuentada por famosos que pasan sus vacaciones aquí. Es una playa amplia, de casi dos kilómetros de largo y tiene una franja de arena blanca con buenas olas que reúne a los amantes del surf, kitesurf, bodysurf y otros deportes acuáticos.

Siguiendo el acantilado se encuentra otra playa que no puedes perderte, la Praia de Tucuns. Se trata de una franja de más de 2 km de longitud donde podrá relajarse y broncearse. Aquí se pueden practicar numerosos juegos y deportes, como el voleibol de playa, el tenis o el fútbol. Desde esta playa parte un sendero que atraviesa la parte alta de los cerros, dando al visitante un momento único con una magnífica y espectacular vista del mar.

Praia Brava

La Praia Brava es probablemente una de las playas más bellas de Búzios, además de ser una de las más grandes y habitables de la costa. No todo el mundo la adora, sin embargo, quizás es a causa de la presencia de muchos resorts de lujo que la han convertido demasiado "elegante". A pesar de la belleza del mar, está siempre agitado y las olas son muy altas. Por otro lado, su nombre ya lo dice todo: "Playa Enojada". De hecho, es el destino favorito de los surfistas más intrépidos. Para todos los demás, principiantes, existe la posibilidad de reservar clases particulares. Los amantes del naturismo pueden seguir un sendero que parte desde Praia Brava y conduce a la Praia Olho de Boi, la famosa playa nudista de Búzios, que es muy discreta.

Praia do Oven

Una pequeña joya, aún no descubierta por todos: Praia do Forno es quizás una de las menos visitadas por turistas extranjeros, principalmente brasileños. El mar siempre está muy tranquilo y el fondo del mar se vuelve profundo rápidamente, por lo que a los practicantes del snorkel les encanta. La arena aquí tiene una particularidad, pues tiene un espléndido color rosa claro: un escenario perfecto para pasar unas horas en paz sin la más mínima distracción.  También hay una ostricultura tradicional en la zona.

Praia do Foca

Praia Foca es una de las más discretas y desiertas de Búzios. Una de las joyas más encantadoras. No es muy grande, es una pequeña franja de arena salpicada de rocas y es muy característica. Esta formación la hace única, ya que mezcla la violencia del mar abierto con la calma del agua que entra en la bahía. Cuando la marea es alta, las rocas sobre la arena comienzan a formar deliciosas piscinas naturales perfectas para disfrutar del mar de Búzios. Al final de la tarde, cuando el agua retrocede, es el mejor momento para divertirse. Hay que tener cuidado en los momentos de marea alta y a bucear en las zonas más cercanas a la playa, sin embargo, un baño fuera de esta zona puede ser una gran oportunidad para hacer snorkel y apreciar los peces y corales de la zona. Entre las piedras, hay un pequeño bar, que hace barbacoas y ofrece aperitivos y bebidas a los visitantes que se encuentran en la playa.  

Praia do Forte

La Praia do Forte es una de las más populares y frecuentadas de Cabo Frío, uno de los municipios más antiguos de Brasil. Tiene 7 kilómetros de longitud y destaca por su arena clara, los matices del agua y el paisaje natural. El mar es tranquilo, aunque también hay zonas atravesadas por corrientes que atraen a los surfistas de la región.

Praia do Forte no es la única playa de la zona: la Praia do Canto, una pequeña joya que ofrece un poco de paz y tranquilidad, es el punto de partida para los taxis marítimos, barcos y catamaranes que transportan pasajeros a otras playas.

Si hablamos, sin embargo, de playas más animadas, nos encontramos con la Praia de Manguinhos, la más famosa entre los amantes de los deportes acuáticos, porque casi siempre es azotada por fuertes vientos que crean excelentes olas para la práctica del surf y el windsurfing. Aquí también se pueden encontrar hermosas posadas y resorts, pero especialmente los mejores restaurantes de Búzios, muchos de los cuales ofrecen una hermosa vista del océano, especialmente al atardecer.

Cerca se encuentra el centro de la vida nocturna de Porto da Barra, donde se pueden encontrar los más famosos clubs y fiestas hasta altas horas de la noche.  

Descubre Búzios y sus playas con Costa Cruceros

Búzios es pequeña, pero esconde grandes sorpresas y muchas posibilidades para divertirse. Aquí se puede hacer senderismo en la naturaleza virgen brasileña, practicar deportes acuáticos, dejarse arrastrar por las olas, pero también ser cautivado por los gustos y tradiciones.

La ciudad es uno de los destinos turísticos favoritos de los jóvenes de Brasil, por lo que sus noches son siempre muy animadas y festivas. Sin embargo, no tengas miedo, hay programas para todos los gustos y edades: restaurantes elegantes, clubs con música en vivo, discotecas y fiestas en la playa hasta altas horas de la noche. Una zona muy popular y animada es la Rua das Pedras, donde hay muchos bares y restaurantes en Búzios, un destino incansable para turistas y brasileños de vacaciones: el lugar adecuado para encontrar grandes lugares con música en vivo.

Pero es al final de la tarde cuando la calle muestra su rostro más vivo y se convierte en un lugar para pasear. Es muy normal admirar las vistas y sobre todo disfrutar de la noche, ya sea con una deliciosa cena, una copa o una noche de música y conversación. Todo ello sin olvidar que es uno de los mejores lugares para contemplar los atardeceres de la península.

Búzios es un lugar polifacético: para los amantes de la historia, está la curiosa Iglesia de Nossa Senhora Desatador de Nudos. Es la única dedicada al culto de esta virgen, cuya veneración se originó a principios del siglo XVIII en Alemania. Situada en Geribá (a pocos minutos del centro), la iglesia fue inaugurada el 8 de septiembre de 2001 y es considerada una "pequeña gran obra de arte" porque su decoración interior fue creada gracias a la colaboración de nueve artistas brasileños.

Ahora que tienes una idea más clara de Búzios, todo lo que tienes que hacer es elegir Brasil como destino para una aventura con Costa Cruceros y unas vacaciones donde se mezclan el descanso y la contemplación de la naturaleza con una pizca de entusiasmo y vida social.

Zarpa con Costa Cruceros