Colombia está llena de islas y playas que visitar: Isla Grande, Isla Múcura, Isla San Andrés, Parque Nacional Tayrona... y mucho más.

¿Conoces todas las maravillas del país sudamericano? Seguro que no. Este estado no sólo es famoso por las hermosas ciudades que pueblan su interior, sino también por las islas y playas paradisíacas que te dejan sin aliento. Colombia alberga uno de los arrecifes de coral más hermosos del mundo, un destino imperdible para los amantes de buceo que quieren ver por sí mismos los corales y los miles de variedades de peces que viven en el fondo del mar.

En muchas de las islas del Océano Atlántico y Pacífico que rodean a Colombia, es muy difícil utilizar un teléfono móvil. Esto se debe a que son lugares que, a pesar de ser muy visitados por los turistas, han permanecido prácticamente intactos. Esta es la belleza de lugares como el Archipiélago de San Bernardo o las playas del Parque Nacional Tayrona, donde los viajeros encontrarán relajación y tranquilidad, y podrán desconectar completamene del estrés de la vida cotidiana en sus ciudades de origen.

Debes visitar sin duda alguna uno de los 46 parques nacionales naturales de Colombia: las Islas del Rosario, uno de los lugares donde la biodiversidad es tan variada y rara que debe ser protegida, especialmente del turismo masivo. Miles de visitantes vienen a Colombia cada año, de todas partes del mundo, a visitarlo. Una belleza que no te dejará indiferente.

He aquí las islas y playas que no puedes perderte en Colombia:

  • Archipiélago de San Bernardo
  • Islas de Rosario 
  • Península de Barú
  • Isla San Andrés
  • Taganga
  • Cabo de la Vela
  • Bahía Solano
  • Nuquí
  • Capurgana
  • Isla Grande 
  • Isla Mucura 
  • Isla de Providencia

Archipiélago de San Bernardo

El paraíso tiene un nombre y se llama el Archipiélago de San Bernardo. Este rincón de belleza en medio del Mar Caribe es un conjunto de 10 islas coralinas costeras y una isla artificial perteneciente y gobernada por Colombia, ubicada en el Golfo de Morrosquillo. Estas islas son: Boquerón, Cabruna, Ceycén, Mangle, Maravilla, Palma, Panda, Tintipán, Múcura y un islote artificial llamado Santa Cruz del Islote.

¿Qué hacer en el Archipiélago de San Bernardo? Empecemos con lo más importante: apaga tu teléfono móvil. De todas formas, no hay señal en las islas, así que olvídate de usar WhatsApp para chatear con los amigos. Aquí lo único que hay que hacer es disfrutar de su posición privilegiada en medio del arrecife de coral, sentarse en la arena blanca y nadar en las magníficas aguas cristalinas. ¿Cuál es una de las experiencias más hermosas que se puede hacer? ¡Snorkel en mar abierto!

Cada isla tiene una característica diferente. Santa Cruz del Islote, por ejemplo, es una pequeña isla en la que abunda el cemento y las casas, tanto es así que es la isla más poblada del mundo, tan famosa que está incluso en el Libro Guinness de los Récords. Sus 1200 habitantes viven en sólo 12.000 m2 en casas de colores construidas en la isla. Es un lugar muy famoso, objeto de estudios y protagonista de numerosos documentales. Sus habitantes, de hecho, viven prácticamente aislados del resto de Colombia y rara vez salen de Santa Cruz del Islote.

Las aguas que rodean el Archipiélago de San Bernardo están llenas de peces y hermosas tortugas marinas, una verdadera sorpresa cuando se nada en las aguas de este paradisíaco lugar. Desde 1996 el archipiélago forma parte del Parque Nacional del Rosario y es una de las reservas naturales más bellas de Colombia.

Islas del Rosario

También conocido como Islas Corales del Rosario, son un archipiélago situado frente a las costas de Colombia, a unos 100 kilómetros de Cartagena. Las islas que la componen poseen una belleza increíble. Un arrecife de coral y un paisaje virgen que domina sus aguas. Las Islas del Rosario son uno de los 46 parques nacionales naturales de Colombia y fue fundado en 1988 para proteger lo que es uno de los arrecifes de coral más importantes de la costa caribeña colombiana. Es evidente que las islas pueden ser visitadas por viajeros y turistas, y se han diseñado tours especiales para que la gente disfrute de este acuario y oceanário a mar abierto. También hay actividades disponibles para los entusiastas de los deportes, como el snorkel o la pesca.

El archipiélago de las Islas del Rosario está compuesto por 23 islas, bahías e islotes que son relativamente jóvenes ya que se formaron hace menos de 5 mil años. Es un lugar mágico con arenas blancas, aguas cristalinas y paisajes en su mayoría vírgenes que parecen haber salido de un sueño. Ninguna foto o tarjeta postal puede captar la belleza de este archipiélago, cubierto por una exuberante vegetación caribeña y rodeado de aguas transparentes con tonos de color que van desde el púrpura (debido al arrecife de coral) hasta el turquesa.

Península de Barú

La Península de Barú forma parte de las Islas del Rosario: aquí se encuentran las playas más hermosas y visitadas del sur de Cartagena, una verdadera atracción para miles de visitantes cada año. Una mención especial merece Playa Blanca, considerada la playa más hermosa de Colombia, de arenas blancas y aguas transparentes, a la que se puede acceder en barco. Hermosos manglares crecen en el área, y el arrecife de coral es visible a simple vista. En esta península hay pequeñas ciudades similares a los pueblos del pasado: una inmersión en el pasado que nos habla de tiempos históricos lejanos, cuando la gente vivía de los productos del mar y del campo, sin tecnología y simplemente viviendo en comunidad, de hecho, solo 10.000 personas viven en la península de Barú.

¿Qué hacer en la Península de Barú? Pasa un par de horas en Playa Blanca, la playa más hermosa de Colombia. Le aconsejamos que llegue antes del mediodía o después de las 3 de la tarde, para evitar las multitudes. ¿Qué es lo que necesitas? Un traje de baño, toalla, protector solar, gafas de sol y un buen libro para relajarte escuchando el sonido de las olas. Hay muchos lugares para beber o comer en la playa, pero es aconsejable llevar dinero en efectivo ya que no todos los lugares cerca de Playa Blanca tienen datáfono.

Otra actividad que no hay que perderse en la Península de Barú es el snorkeling: ¿No quiere salir de este mágico lugar sin haber visto el arrecife de coral? Coge una  máscara, un par de aletas y prepárate para descubrir este tramo de mar que ha sido proclamado parque nacional natural.

¿Amas los animales? Hay una atracción poco conocida en la Península de Barú, y es el Aviario Nacional de Colombia. Es un santuario que alberga una gran variedad de aves: aquí se pueden ver flamencos, pavos reales, guacamayos, cóndores, etc.

Isla San Andrés

Bienvenido a la Isla San Andrés, la isla de Colombia donde es verano todo el año. Clima cálido, palmeras, arena blanca, corales, peces de colores, mar transparente, agua turquesa, azul, verde y de una temperatura tan agradable que puedes permanecer allí durante horas. San Andrés es la capital de un archipiélago que incluye otras dos islas: Providencia y Santa Catalina. Dada su belleza, la isla de San Andrés es una de las más visitadas por turistas de todo el mundo. Sin embargo, a pesar del turismo de masas, San Andrés ha mantenido su propia identidad, llevada con orgullo por los nativos raizales, descendientes de inmigrantes africanos esclavizados por los colonos ingleses que vivieron en el archipiélago entre los siglos XVII y XVIII.

La isla de San Andrés puede ser visitada a través de los numerosos tours ofrecidos por las agencias en el lugar, o de forma independiente, alquilando las chivas colombianas o “bus escalera”, de colores característicos. Hay varias paradas obligatorias para disfrutar de su belleza: los barrios de San Luis y La Loma, donde se establecieron los primeros asentamientos. Subiendo a La Loma, además, al poco tiempo se llega al punto más alto de la isla, a 120 metros sobre el nivel del mar, desde donde se puede ver la maravillosa gradación de hasta 7 colores del agua.

En San Andrés crecen los manglares, los árboles que crecen en agua salada y que forman bosques sugestivos. Para verlos mejor se pueden aprovechar las numerosas excursiones en kayak organizadas especialmente para los turistas, algo imprescindible si se decide visitar la isla.

El mar de San Andrés está poblado de calas. A algunas de estas pequeñas islas se puede llegar a pie desde la orilla, mientras que otras es mejor alcanzarlas en barco. Muchos de estos islotes están poblados por iguanas y colibríes, y se caracterizan por sus playas paradisíacas, palmeras y bebidas servidas en los clásicos cocos. Dada su belleza, estos son obviamente lugares muy populares, pero absolutamente dignos de ver. El arrecife de coral de San Andrés alberga miles de peces de diferentes formas y colores, erizos de mar, estrellas de mar y anémonas.

Taganga

Taganga es un pequeño pueblo de pescadores situado en una hermosa bahía cerca de Santa Marta. Si te gustan los viajes de mochileros, esta parte del Caribe colombiano es para ti. Taganga es la mejor opción para quienes prefieren playas tranquilas y naturales, lejos de los lugares turísticos masificados. También está cerca del Parque Tayrona y es un lugar ideal para los paseos en barco.

La playa de Taganga se encuentra en una hermosa y muy panorámica bahía rodeada de pequeñas montañas. A pesar de la magia del paisaje, el pueblo es muy pobre, con muchas chozas y caminos de tierra. A pesar de ello, es uno de los destinos favoritos de quienes quieren conocer las diferentes almas de Colombia, que no sólo es el Caribe y los arrecifes de coral, sino también la vida rural y la precaria infraestructura. Por otro lado, el paseo marítimo es muy bonito, el ambiente es tranquilo y relajado y la zona con las playas está llena de restaurantes y lugares para relajarse.

Además de la playa de Taganga, otra playa muy conocida es la Playa Grande, una zona muy popular para los viajeros, que quieren pasar un día relajado en una playa de arena blanca y aguas cristalinas, pero también para visitar el pueblo de pescadores que se encuentra alrededor de las pequeñas bahías.

Cabo de la Vela

En el extremo norte de Colombia hay un lugar donde el mar y el desierto se unen para crear paisajes nunca vistos: La Guajira. El camino para llegar a este lugar no es fácil, y es un poco difícil ya que hay que cruzar el desierto, así que asegúrate de hacerlo con un vehículo adecuado para no quedarte atascado en las dunas a medio camino. De camino a la Playa del Cabo de la Vela, te encontrarás con muy pocas casas, aisladas entre ellas, donde viven los lugareños.

Cabo de la Vela es un pequeño pueblo con acceso limitado al agua potable y a la electricidad. Irónicamente, lo que nos parece una limitación importante para el bienestar de la vida cotidiana, ha hecho que el paisaje conserve su encanto. La playa del Cabo de la Vela es muy especial: hay mucho viento, pero el mar está en calma. Tanto es así que es el lugar favorito de los kitesurfistas. No puedes irte de esta parte de Colombia sin haber visto las magníficas dunas de arena que atraviesan el desierto y van directamente al mar.

Playa Arcoíris es una de las playas más hermosas del Cabo de la Vela. También conocida como Rainbow Beach, por sus espectaculares colores al atardecer, se caracteriza por las aguas azules y el cerro que desciende suavemente hasta el mar. Muy similar es también Pilón de Azúcar, que se parece al encuentro entre Marte, con su tierra roja, y la Tierra con sus aguas azules. Aquí se pueden encontrar puestos en los que los locales venden productos típicos colombianos como mochilas artesanales típicas de las comunidades indígenas.

Bahía Solano

Bahía Solano es un paraíso que combina mar y selva. Es el hogar del Parque Nacional de Utría, visitado por miles de visitantes cada año.

El pueblo más importante es Mutis: aunque no tiene una verdadera playa, no se puede perder un tour de este pequeño y característico pueblo.

El segundo pueblo más importante de Bahía Solano es El Valle, donde se encuentra una de las playas más hermosas del mundo, la Playa de Almejal, con sus varios kilómetros de arena negra y suave. No es casualidad que la mayoría de los hoteles de Bahía Solano se encuentren aquí, sobre todo porque El Valle es también un buen punto de partida para visitar el Parque Nacional Utría. Durante la temporada de ballenas, la playa de Almejal es un buen punto de vista para ver de cerca a estos gigantes del mar, incluso si tiene que usar prismáticos para verlos. Verlos, al menos una vez en la vida, es una experiencia única.

Otra playa muy hermosa en Bahía Solano es Huina. A diferencia de Almejal, su arena es dorada, un tono de color que contrasta perfectamente con la vegetación del lugar. No es muy grande, por lo que es el lugar perfecto para pasar un día de completa relajación y tranquilidad. La playa Huina es el lugar ideal para el snorkeling, especialmente cuando la marea está baja: también es un lugar perfecto para los niños, ya que los peces y corales también se encuentran cerca de la orilla.

Además de las ballenas, en Bahía Solano también se pueden ver delfines. Para ver estos hermosos animales, puedes aprovechar las numerosas visitas guiadas organizadas por los hoteles y agencias locales.

Nuquí

Cuando llegues a Nuquí olvídate del teléfono. Esta región forma parte del Pacífico colombiano, donde la red telefónica funciona en raras ocasiones y los hoteles no siempre disponen de wifi. Ir a Nuquí significa volver a tus raíces y disfrutar de un lugar donde la tecnología aún no ha llegado del todo. Significa despejar la mente, relajarse y entregarse a la relajación y tranquilidad totales. Muchos viajeros vienen aquí por diferentes razones: pesca, surf, caza de ballenas, etc. Como otras áreas de Colombia, de hecho, Nuquí es famosa por las ballenas.

En el Pacífico hay una magia diferente a la del Caribe colombiano. Aunque su arena no es blanca y su mar no es de siete colores, ver la inmensidad de la selva entremezclada con el inicio de las playas es algo que no se puede describir con palabras. Por supuesto, dado que Nuquí es un lugar prácticamente intacto, es aconsejable traer dinero en efectivo para pagar, ya que encontrar lugares con datáfono en medio de la selva es prácticamente imposible.

Las olas que rompen en el arrecife de coral de Nuquí son enormes, y varían de tres a seis metros de altura. Por eso es uno de los destinos favoritos de los surfistas. Definitivamente Nuquí es el destino ideal para aquellos que quieren romper su rutina, que no tienen miedo de estar sin internet durante todo un día, y que sólo quieren rendirse a la belleza de la naturaleza, su selva virgen y sus aguas azules con olas de varios metros de altura. Es un lugar perfecto para recargar las pilas y escapar del estrés de la vida metropolitana, a menudo caótica y fuente de nerviosismo, cosas que la gente de Nuquí nunca ha conocido.

Capurgana

Si quiere tener una experiencia salvaje fuera de los caminos turísticos, Capurganá es la elección ideal. Situado en la frontera entre Colombia y Panamá, en la hermosa región del Chocó, este pequeño pueblo de la selva ofrece algunos de los mejores paisajes dominados por la arena blanca y el agua cristalina de Colombia. La playa principal de Capurganà es la Playa de la Soledad, una hermosa cala de arena blanca y agua turquesa. Todo alrededor de la selva crece de manera salvaje y exuberante, mientras que las aguas marinas son perfectas para el snorkel, ya que miles de peces diferentes viven aquí. El arrecife de coral de Capurganá es muy famoso, especialmente porque es uno de los más vírgenes del mundo.

Isla Grande

Isla Grande es, como su nombre indica, la isla más grande del Archipiélago del Rosario. Está atravesada por un solo camino de tierra, y es posible visitarla alquilando bicicletas en las diferentes tiendas que reciben a los turistas en la zona. La única cosa que necesitas hacer es llevar un suministro abundante de agua en tu mochila para pasar el día. Es hermoso el bosque de manglares que crece en la isla, así como sus playas vírgenes y sus aguas cristalinas, que son aún más bellas y sugerentes por el arrecife de coral que crece y vive en el fondo del mar.

La playa de Bonita es la más famosa de Isla Grande, con su hermosa extensión de arena blanca y aguas azules. Otro lugar que no hay que perderse es lo que también se conoce como la "Laguna Encantada": es una laguna bioluminiscente llena de fitoplancton que da la impresión de ser un espejo de agua brillante. No hay señales en el camino y es muy fácil perderse, por lo que es aconsejable visitarlo en grupos o llevar un mapa.

Isla Múcura

Isla Múcura forma parte del Archipiélago de San Bernardo, y sus playas están entre las más bellas del mundo. Es una isla relativamente pequeña, conocida por su hospitalidad y tranquilidad. Las playas tienen arenas blancas, salpicadas de cabañas de paja y cocoteros que se balancean. Las aguas turquesas, un placer para los nadadores, son cristalinas, tranquilas y templadas y las puestas de sol son impresionantes. La zona forma parte de un parque marino protegido, rico en fauna y flora, y quizás uno de los mejores lugares del mundo para el buceo. Es un lugar perfecto para los viajeros que quieren paz y tranquilidad, pero también para aquellos que prefieren disfrutar de sus vacaciones haciendo algo de deporte. En la isla de Múcura, de hecho, se pueden hacer varias actividades como windsurf, kayak, snorkel, voleibol y tenis.

¡La isla de Múcura también se puede experimentar durante la noche! Desde aquí, los barcos se dirigen a la cercana Tintipán, donde se pueden ver las brillantes aguas ricas en plancton. La isla de Múcura se encuentra a 80 kilómetros al sur de Cartagena, la quinta ciudad más grande de Colombia, y sólo se puede llegar a ella en barco. ¡Una experiencia verdaderamente extraordinaria!

Isla de Providencia

La Isla de Providencia forma parte del archipiélago formado por San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Aunque es un lugar muy conocido y querido por los turistas, aunque no es fácil y barato llegar allí. Quienes llegan allí deben prepararse para vivir una de las más bellas experiencias de sus vidas. Los habitantes de la isla hablan un idioma muy difícil, el sanandresano, que es incomprensible para los turistas. Pero no tengas miedo: la mayoría de ellos también hablan español (e inglés) y puedes comunicarte sin problemas.

La isla de Providencia es muy pequeña, sólo 7 kilómetros de largo y 4 de ancho. Una de sus características más interesantes es el terreno rocoso de origen volcánico, que la hace única. Siendo muy pequeña puede ser visitada todo en un día alquilando una bicicleta. El arrecife de coral de la isla de Providencia tiene una extensión de 33 kilómetros y es uno de los más grandes del mundo, lo que la convierte en un lugar ideal para el snorkel y el buceo. Tiene una fauna muy diversa, y se pueden ver tiburones, peces payaso, tortugas y rayas, entre otros.

La isla de Providencia es la parte central del área marina protegida por la UNESCO: su reserva, de hecho, constituye el 10% de todo el Mar Caribe, que contiene gran parte de la biodiversidad marina mundial. ¡Una razón de más para hacer las maletas y visitarla!

Descubre Colombia con Costa Cruceros

 

Selvas tropicales, montañas y playas paradisíacas, junto con extraordinarias ciudades coloniales: Colombia tiene un paisaje tan variado que es capaz de satisfacer a todo tipo de viajeros. Es un país todavía poco conocido y donde hay turismo, pero no es aún de masas. Esto se debe a que la gente a menudo tiene una idea equivocada sobre Colombia y lo considera un país muy peligroso, donde es mejor no ir. Pero este no es así. Mientras que en algunas zonas es obvio que hay que prestar atención, como en todas las ciudades del mundo, en otras lo único que hay que hacer es ponerse el traje de baño y relajarse con el sonido de las olas. ¿No quieres privarte del placer de ver uno de los arrecifes de coral más grandes del mundo

Muchas personas, aunque hablan modismos locales incomprensibles para los forasteros, saben español (y también inglés). Son personas muy hospitalarias que, viviendo del turismo, se preocupan mucho por hacer que el viajero viva una experiencia única e inolvidable. Colombia es un país para todos, especialmente para aquellos que tienen un espíritu aventurero y aman los desafíos. Es un país para todos: tanto para los que quieren descubrir la historia de este maravilloso lugar como mochileros, como para los que quieren tumbarse al sol en un lugar paradisíaco. 

Aprovecha un Costa Cruceros para admirar las islas y playas más bellas de Colombia, como el archipiélago de San Bernardo y las Islas del Rosario. ¡Impresionantes paisajes naturales, playas blancas, aguas cristalinas y un montón de diversión te están esperando!

¡Zarpa con Costa Cruceros!