Formentera es única: la más pequeña de las Islas Baleares es sin duda una de las islas más bellas de España y destaca por su identidad salvaje. Comparada con Ibiza, se caracteriza por un ambiente relajado, con playas aún vírgenes en las que puedes poner la toalla y tumbarte sobre la blanca arena. Consideradas entre las playas más espectaculares de España, están bañadas por un mar transparente, premiado con la bandera azul, y rodeadas de carriles bici.

Este exclusivo destino es, simplemente, ideal para pasar unas vacaciones en contacto con la naturaleza, lejos del caos y de las fuentes de contaminación. ¿Quieres descubrir los mejores lugares que visitar en Formentera? Descubre el paisaje está formado por verdes pinos, salinas, campos surcados por muros de piedra, dunas salvajes que se extienden por el maquis, extensiones de olivos, majestuosos faros y molinos que completan este fresco paraíso mediterráneo. El turismo sostenible es la marca registrada de la isla: una gran parte de la costa no ha sido urbanizada para no afectar la belleza del paisaje.

Esto no significa renunciar a los servicios como los chiringuitos junto al mar o a hacer compras en las tiendas de artesanía local. Formentera no desprecia la vida nocturna: los locales de moda se concentran en el centro de Es Pujols, pero si realmente quieres experimentar la "noche loca" puedes ir a Ibiza fácilmente en ferry.

¿Prefieres relajarte y broncearte en playas de ensueño? Aquí te sugerimos las 14 playas más hermosas de Formentera que puedes descubrir con Costa Cruceros: 

Playa de Es Pujols

¿Buscas un solarium natural panorámico con vistas a un mar impresionante? La Playa de Es Pujols es un sueño hecho realidad. Compuesto por dos semicírculos de arena fina y blanca, separados por una fina hilera de rocas, llama la atención por la intensidad de sus colores: la arena blanca que contrasta con el mar, manchada con mil matices, es una pequeña obra de arte. La playa se rodea de numerosas instalaciones y servicios sin perder su encanto. Además de una gran variedad de locales, Es Pujols ofrece hermosas tiendas y un popular mercado, programado hasta la medianoche en primavera y verano: un animado escenario para un paseo nocturno y algunas compras. El mar es asombroso y todo lo que necesitas hacer es dar un paseo para cumplir todos tus deseos, desde un simple bocadillo hasta platos de pescado más sofisticados.

Además de la playa principal, Es Pujols ofrece otras playas encantadoras, más concretamente las Playas de Ses Canyes y Sa Roqueta. Las distancias entre una playa y otra son cortas y sólo se tarda unos minutos en ir de una a otra: tal vez en bicicleta o scooter, los medios de transporte perfectos para explorar Formentera. Si eres un amante de la noche, debes saber que Es Pujols es el hogar del llamado cuadrilátero de la vida nocturna: sólo tienes que pasear por el centro, lleno de locales donde  encontrarás la noche más fresca de Formentera.

Playa Ses Illetes

El extremo norte de Formentera es una maravilla protegida por su belleza salvaje: el acceso al Parque Natural de Ses Salines está permitido a los coches con peaje, mientras que las alternativas más ecológicas son gratuitas, razón de más para descubrir la isla en bicicleta. Entre las joyas de esta parte de la isla está la Playa de Ses Illetes: frente a la playa hay un grupo de islotes que forman parte integral del impresionante paisaje. Aquellos que tienen una excelente condición física, los islotes también pueden ser alcanzados nadando. 

La Playa de Ses Illetes es, junto con la cercana Playa de Llevant, un rincón del paraíso con un encanto único. El tranquilo mar turquesa está surcado por una larga franja de arena blanca que se estrecha hacia la isla de Espalmador: caminar por este paseo natural, admirando los colores del agua, es una experiencia memorable. Los que, por el contrario, prefieren tomar el sol, pueden alquilar una hamaca y una sombrilla y disfrutar del suave descanso hasta la hora del aperitivo. 

En los alrededores hay una rica oferta de quioscos donde se puede disfrutar de bebidas con amigos y locales que deleitan el paladar. En particular, hay uno de los restaurantes más famosos de toda Formentera: Es Molí de Sal, un lugar emblemático, frecuentemente frecuentado por VIPs, construido dentro de un antiguo molino de piedra. Desde su terraza se puede disfrutar de una espectacular vista del Parque Natural de Ses Salines, mientras esperas para probar el guiso de langosta

Cala Saona

Situada en el extremo occidental de la isla, Cala Saona se extiende unos pocos cientos de metros: lo suficiente para enamorarse. Aunque no es particularmente espaciosa, la playa es una parada casi obligatoria, dada la peculiaridad del paisaje. Los acantilados tienen un tono rojo único y están enmarcados por una gran zona verde. El mar, como es habitual en Formentera, es de un azul profundo: como se puede adivinar, el juego de colores es impresionante. Frente a la playa, no por casualidad, se encuentra una multitud de barcos cautivados por la belleza del paisaje.

El éxito de Cala Saona también se debe a razones puramente geográficas: en este lado de la isla, de hecho, las playas son escasas y, en comparación con otras zonas de Formentera, no hay una amplia oferta de playas situadas a poca distancia unas de otras: es el caso de la costa norte, donde las playas se funden entre sí sin problemas. Este factor se suma al innegable encanto de la bahía, encantada con sus coloridas rocas y el bosque de pinos. Detrás de él se encuentra un vasto complejo de hoteles e instalaciones turísticas. El lugar es ideal no sólo para admirar la puesta de sol, sino también para disfrutar de relajantes paseos por los senderos que serpentean la zona. A pie, por ejemplo, se puede llegar a los majestuosos acantilados de Punta Rasa, con las magníficas cuevas para explorar a bordo del kayak.

Cala Savina

Entre el puerto de la Savina y la playa de Es Cavall d'en Borras se encuentra Cala Savina, una hermosa playa que alterna entre playas doradas y rocosas. Detrás de él se extiende un sistema de dunas mezcladas con vegetación que enmarca la laguna de S'Estany Pudent: un lugar no exento de interés paisajístico donde se puede disfrutar de relajantes paseos. Aunque los alrededores están bien equipados, Cala Savina se caracteriza por su ambiente tranquilo y es, previsiblemente, un punto de referencia para los naturistas

Playa de Migjorn

Situada en el centro de la isla, la Playa de Migjorn es uno de los destinos más populares y ricos en zonas vírgenes de la costa sur de Formentera, entre el Cap de Barbaria y La Mola. Llamada también, por su ubicación, la "Playa del sur", llama la atención inmediatamente por su tamaño: se extiende unos seis kilómetros y es, de hecho, la más grande de Formentera.

Lo que la hace particularmente agradable es, además de la abundancia de espacio, el aspecto variado de la costa, con tramos arenosos que se alternan con zonas rocosas. Como muchas otras playas de Formentera, la Playa de Migjorn es muy popular entre los nudistas, pero complace a todo el mundo, incluso a las familias que pueden dejar que sus hijos jueguen en paz. También es un clásico destino de aperitivos con una amplia gama de bares y restaurantes

Calò des Morts

Situada en una costa irregular, Calò des Morts es una pequeña franja de tierra arenosa en el extremo oriental de la Playa de Migjorn. Sólo los más afortunados tienen la oportunidad de poner la toalla aquí, pero hay mucho espacio a su alrededor. Sentarse en las rocas, de hecho, es una excelente alternativa para disfrutar del mar desde arriba, sin perder ni una sola sombra. El paisaje parece pintado y vale la pena detenerse en los detalles: el diseño de las rocas, el claroscuro del fondo marino y los reflejos ondulantes, donde el agua es baja y transparente, son un encanto.

El paseo hacia la playa es una primera muestra de esta maravilla y permite admirar la cala desde arriba, apreciando el color rojizo de las rocas y el azul del mar. El paisaje se caracteriza por la presencia de los "escars" (varaderos), los tradicionales refugios utilizados por los pescadores para almacenar equipos y embarcaciones. Como dijimos, la ensenada no es muy ancha, también por las mareas, pero al llegar temprano en la mañana tienes más posibilidades de encontrar un rincón. Si tienes hambre, a poca distancia de Calò des Morts hay un bonito chiringuito en forma de palafito donde puedes disfrutar de un almuerzo rápido con una vista fantástica.

Playas de la zona de Mitjorn

Aparte de Calò des Morts, la zona de Migjorn tiene otras maravillas. La Playa de Ca Marì, en particular, fascina por su aspecto auténtico y su exuberante verdor, con pinos marítimos y plantas autóctonas. El paisaje, aún intacto, se integra armoniosamente en los restaurantes con vista al mar o rodeado de jardines con encanto tropical. Más al este está Es Copinar, la última playa de la zona de Migjorn justo antes de La Mola. La costa también bautiza el restaurante donde se puede saborear los mejores platos de la  tradición española y balear

Es Arenals

Entre las playas de la zona destaca Es Arenals, una de las más concurridas de toda Formentera. De fácil acceso, ofrece un zona de playa equipada con hamacas y sombrillas y una espaciosa playa de arena fina, equipada con todas las comodidades. En las proximidades hay grandes complejos hoteleros y un sinfín de bungalows que acogen a la multitud de turistas que visitan Formentera. La playa alberga el restaurante del mismo nombre con vistas al mar. No menos envidiable es la ubicación del cercano chiringuito, equipado con una cómoda terraza panorámica. No muy lejos, el faro de Mola está en el acantilado. Situado en el punto más alto de la isla, es uno de los miradores más bellos de Formentera: incluso se puede ver delfines o ballenas en el horizonte. Si eres un madrugador, o un noctámbulo, como puede ser el caso, este es el lugar perfecto para admirar el amanecer.

Playa de Llevant

La Playa de Llevant es, junto con la de Illetes, una de las más bellas del extremo norte de Formentera. Al igual que su gemela, está bañado por aguas caribeñas y forma parte del área natural de Les Salines. La suave arena blanca es un espectáculo para contemplar y en el mar nada una multitud de pequeños peces, para ser perseguidos en el agua con la máscara de snorkel. La Playa de Llevant está situada en el lado oriental de la península de Es Trucadors y, en comparación con Ses Illetes, el mar suele ser más ondulante: hay un lugar en la zona con condiciones de viento ideales para el windsurf.

Lo que la diferencia es también el hecho de que normalmente está menos abarrotada que su gemela y tiene una atmósfera más tranquila. Playa de Llevant es una de las playas más populares para los naturistas, con tramos completamente vírgenes. El espacio disponible, sin embargo, es generoso y puede elegir libremente la zona que más te guste: opte por zonas equipadas con sombrillas y tumbonas o, alternativamente, por zonas libres, en una posición más protegida. Hay animados chiringuitos: un escenario de primera para un aperitivo en Formentera. Entre los lugares más famosos hay un conocido restaurante de pescado donde se pueden degustar, entre otras cosas, las deliciosas gambas o langostinos a la plancha.

Restaurante Tanga (Playa de Llevant)

Cerca de la Playa de Llevant, el Restaurante Tanga se encuentra frente a una playa de arena con vistas a las aguas poco profundas y rodeada de suaves y claras dunas. El aspecto es salvaje, pero también existe la posibilidad de alquilar una hamaca para tomar el sol en completa relajación. Medio escondido entre las dunas está el restaurante del mismo nombre, apreciado por su cocina de pescado y su lujosa paella. Si estás buscando un lugar junto al mar donde puedes probar la típica cocina española, como por ejemplo, un poco de jamón ibérico, vale la pena visitar el lugar, pues la ubicación es envidiable, el menú es variado y los precios no son demasiado altos, teniendo en cuenta la zona. Interesante también la selección de vinos (champán incluido) y chupitos. 

Es Cavall d'En Borras

Situada a un par de kilómetros de Cala Savina, Es Cavall d'en Borras es una encantadora playa de arena protegida por un espeso bosque de pinos que sirve de refugio a los amantes de los picnics junto al mar. El aspecto salvaje coexiste con el alma de moda: la playa, de hecho, es conocido por su chiringuito, uno de los más famosos de Formentera: Alternativamente, puedes disfrutar de la puesta de sol mientras te tomas un cóctel en los clubes más famosos del puerto.

La puesta del sol con aperitivo es un ritual mágico en Formentera y sobre todo, en Es Cavall d'En Borras. Comparada con Ibiza, la isla tiene una vida nocturna menos frenética pero no menos cautivadora. Los locales de moda favorecen los ambientes exclusivos, alternativos o hippie-chic: independientemente de la preferencia, no falta la opción de disfrutar de un mojito al atardecer. 

Uno de los mejores lugares para disfrutar de esta hora del día es la marisquería de El Tiburón, situado en Es Cavall d'En Borras, entre Ses Illetes y La Savina. Con arena blanca y aguas turquesas frente a él, este popular chiringuito es uno de los más populares de Formentera y también es frecuentado por los famosos. Es el lugar adecuado, en resumen, para sentirse un poco VIP a la hora del aperitivo. Si tienes hambre, puedes aprovechar el servicio de restaurante y degustar los platos típicos del lugar: la reserva es casi obligatoria, dada la gran afluencia de público. 

Otro restaurante, Beso Beach Formentera, a lo largo de la playa de Es Cavall d'en Borras, también destaca entre los lugares de encuentro más populares de la zona: además de las excelentes bebidas, se pueden probar las deliciosas tapas y menús de pescado. La música es seleccionada y también la clientela, siendo un chiringuito bastante glamuroso.

Playa Tramuntana

Una piscina natural inmersa en un escenario fascinante, hecho de rocas y pequeñas calas de arena: esta es la Playa Tramuntana, un oasis de paz lejos de los lugares de encuentro más concurridos. Aunque no está servida y tiene espacio limitado, la playa merece ser considerada entre las más seductoras de Formentera. Para ganarse un lugar al sol, basta con dar unos pasos en las rocas y, con un poco de paciencia, encontrar una playa libre enmarcada por rocas dentadas y con acceso privado al mar. Con un poco de suerte apreciarás este privilegio y te sentirás parte de un pequeño paraíso en la tierra. Lejos de todo, pero no muy lejos de los quioscos donde se puede tomar un aperitivo.

Playa Es Caló o Ses Platgetes

La Playa de Ses Platgetes es una de las joyas de la costa este. La zona costera está situada en una zona labrada por pequeñas calas y, con su extensión arenosa, ofrece un encantador espacio de tranquilidad. Si buscas un lugar no demasiado concurrido para tomar el sol en paz, Ses Platgetes es el lugar adecuado: su aire relajado te conquistará, así como la belleza del mar.

La playa forma parte de Es Caló, originalmente un pueblo de pescadores: el escenario perfecto para disfrutar del marisco de Formentera en un ambiente acogedor. No hay duda: el pueblo y sus playas íntimas son ideales para una escapada romántica. El itinerario no puede dejar de lado la visita al faro, una de las vistas más evocadoras de la isla. 

Playa de S’Alga

La Isla de Espalmador, en el extremo norte de Formentera, ofrece vistas idílicas y playas espectaculares. Extensión natural de la península del Es Trucadors, forma parte integrante del Parque Natural de Ses Salines, de gran valor naturalista. Cubierta de arena blanca impalpable, la Playa de S'Alga está rodeada de aguas transparentes y es uno de los mejores lugares para hacer snorkel

Aunque el medio de transporte elegido sea el ferry o el catamarán, el desembarco en la Isla de Espalmador sigue siendo muy emocionante: la impresión es la de conquistar una isla salvaje. Su belleza es intacta, sin la sombra de los hoteles y otros edificios, excepto el faro y la casa del propietario: S'Espalmador, de hecho, es una de las pocas islas privadas de España. Cerca de allí hay una laguna conocida por su barro arcilloso, actualmente protegida para proteger la fauna local y las aves que anidan en la zona.

Descubre la belleza de Formentera con Costa Cruceros

Formentera es un verdadero paraíso natural, con un ambiente relajado y exclusivo: sus playas paradisíacas y sus paisajes salvajes la convierten en un destino popular. Antes de ser descubierto por el turismo de masas, era uno de los lugares favoritos de los hippies y aún hoy se respira una paz especial.

Su mezcla única de mar, naturaleza y vida nocturna la convierte en un destino de primera, no sólo para los amantes del turismo sostenible, sino también para los que aman un toque de glamour. A decir verdad, ya tienes ganas de irte: ¿Sabías que un crucero de Costa Cruceros es una de las mejores soluciones para experimentar el encanto de Formentera? ¡Zarpamos!

¡Zarpa con Costa Cruceros!