Ibiza. Una maravillosa isla que cada año atrae a miles de turistas de todas las edades. Jóvenes, adultos, parejas en su luna de miel, grupos de amigos y viajeros solitarios. A menudo cometemos el error de asociar Ibiza simple y puramente con diversión.

 

Si bien es cierto que la isla alberga algunos de los boliches más famosos del mundo, donde tocan DJ’s de renombre internacional, también es cierto que conserva algunos de los tesoros más hermosos del mundo. Y muchos de ellos se encuentran en sus playas.

 

¿Sabías que en la playa de Cala de Sant Vicent hay cuevas que alguna vez fueron utilizadas por los cartagineses para adorar a los dioses? ¿O que Sa Caleta contiene las ruinas del primer asentamiento fenicio de Ibiza, que data del año 654 A.C. y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999? Bueno, Ibiza no es solo una isla donde podés divertirte y disfrutar de glamorosos aperitivos en la playa, sino que también es un lugar donde podés respirar un pasado de miles de años atrás.

 

Ibiza se caracteriza por su mar cristalino, playas de arenas blancas y la gran cantidad de bares y restaurantes que pueblan los diferentes lugares de la isla.

 

Y, sin embargo, no es un lugar solamente adecuado para un turismo joven y festivo. Ibiza, también es ideal para familias: hay muchas bahías donde podés disfrutar del sol y el mar en una total relajación y dejar que los chicos jueguen con seguridad. La pendiente del fondo marino es generalmente muy suave y, por lo tanto, también adecuada para niños.

 

Nosotros, en Costa Crociere, hemos seleccionado las playas más lindas de Ibiza, esas playas que no tenés que perderte:

  • Talamanca
  • Playa d’en Bossa
  • Cala Salada
  • Cala Vadella
  • Cala de San Vicent
  • Cala Gracioneta
  • Playa de las Salinas
  • Cala Bassa
  • Sa Caleta
  • Cala Llonga
  • Cala Portinatx
  • Cala d’Hort

Playa Talamanca

Sí, es cierto, Ibiza es un destino elegido a menudo por los jóvenes, pero en esta isla, incluso los adultos pueden pasar unas relajantes vacaciones disfrutando del mar cristalino y el clima fresco y templado.

 

La playa de Talamanca es un ejemplo perfecto. Situada a solo 2 kilómetros de la ciudad de Ibiza, es la preferida de parejas y familias debido a su orientación hacia el turismo de adultos, en comparación con otras calas de la isla. Hay varios bares, pero el volumen de la música no es ensordecedor, y no es muy frecuentada por quienes ofrecen noches de boliche.

 

Cala Talamanca es una playa curva de 900 metros de largo y 25 de ancho, la arena es suave y el mar turquesa, adecuado para quienes disfrutan del buceo. En el camino, hay bares y restaurantes, y muchas actividades para aquellos que no quieren estar solos bronceándose.

 

Los amantes del deporte pueden alquilar botes a pedal, kayaks y motos acuáticas para pasar un día diferente, mientras que aquellos que quieran pasar unas vacaciones relajantes pueden tirarse en la arena o nadar en las tranquilas y cristalinas aguas del mar frente a Cala Talamanca.

Playa d'en Bossa

Playa d'en Bossa es una de esas playas que podemos decir que es frecuentada preferentemente por el turismo joven. Se encuentra en el municipio de Sant Josep de Sa Talaia y es uno de los principales centros turísticos de la isla, a unos tres kilómetros de la ciudad de Ibiza. Es una de las playas más concurridas y está llena de restaurantes, hoteles y tiendas, y con sus 2,7 kilómetros de longitud, es la playa más larga de la isla de Ibiza.

 

Como se mencionó anteriormente, Playa d'en Bossa es uno de los destinos favoritos para los jóvenes y grupos de amigos que quieren disfrutar del mar espectacular y las playas vírgenes de Ibiza, pero también divertirse. Y es precisamente acá donde hay una gran concentración de boliches para todos los gustos.

 

No solo: los DJ más famosos del mundo eligen Playa d’en Bossa para tocar y hacer que la gente baile con su música. ¿No lo creés? Estos son algunos ejemplos: Carl Cox, Groove Armada, Robbie Rivera, Erick Morillo, son solo algunos de los nombres de artistas que han sacudido los cimientos de Playa d'en Bossa. Aquí, día y noche la fiesta es interminable.

 

Como muchas otras playas de Ibiza, Playa d'en Bossa también se caracteriza por la arena blanca y el azul cristalino de su mar: además del entretenimiento, también podés disfrutar de la belleza de una de las calas más hermosas del mundo.

Cala Salada

Cala Salada es considerada una de las playas más hermosas y salvajes de la isla de Ibiza. Se encuentra al norte del municipio de Sant Antoni de Portmany, en una cala con forma de U protegida por dos acantilados.

 

La característica principal de esta franja de arena es que hemos tratado de preservarla de la presencia del turismo masivo: en 2016, con este propósito, se prohibieron los vehículos de cuatro ruedas cerca de la playa, y solo se puede llegar a Cala Salada en micro o bicicleta.

 

La arena dorada y las aguas turquesas son la tarjeta de presentación de Cala Salada, que se extiende por unos 80 metros de largo y 25 de ancho. Al final está su hermana menor, Cala Saladeta, una pequeña bahía de 35 metros de largo y 25 de ancho con las mismas características.

 

Cala Saladeta, menos frecuentada pero no menos espectacular, es una pequeña joya para los viajeros que aman descubrir el alma más escondida y virgen de los lugares que visitan.

 

Desde Cala Salada, podés disfrutar tanto de la vista de un hermoso y cristalino tramo de agua como de la maravillosa Isla Conejera, la cual se decía que era un lugar frecuentado por brujas para recolectar hierbas y crear sus esencias mágicas.

 

Naturaleza, tiempo detenidos, aguas turquesas y un toque de esoterismo: Cala Salada es la playa perfecta para aquellos que desean pasar un día lejos de los boliches de Ibiza y disfrutar de un ambiente único e inigualable, que devuelve la mente a un pasado que vale la pena conocer

Cala Vadella

Cala Vadella es una pequeña playa rodeada de colinas, cubierta de pinos (ideal para largas caminatas) con vista a un impresionante espejo de mar turquesa.

 

Es una pequeña franja de arena, de 260 metros de largo y 60 metros de ancho: debido a su belleza, no es raro encontrarla abarrotada, por lo que el consejo sería visitar este espléndido paraíso durante las primeras horas de la mañana para disfrutar de la paz. y paisaje.

 

Al igual que Cala Salada, Cala Vadella se encuentra casi intacta: de hecho, el área circundante no ha sido urbanizada masivamente para promover el turismo. Los pocos edificios nuevos han sido diseñados para integrarse con el contexto, respetando el paisaje y la naturaleza. Acceder a Cala Vadella es simple, y la playa ofrece instalaciones.

 

Cala Vadella es una playa perfecta para quienes desean disfrutar de un ambiente tranquilo y pasar un día junto al mar en total relax. El agua es poco profunda y, por lo tanto, perfecta para que los chicos puedan jugar, lo cual la hace una bahía adecuada, especialmente para las familias que desean pasar unas vacaciones con sus hijos en total seguridad.

 

Cala Vadella es también un lugar perfecto para bucear y admirar la flora y la fauna de este encantador rincón del paraíso.

Cala de Sant Vicent

Rodeada y protegida por colinas, Cala de Sant Vincent es una de las playas más populares de Ibiza. A diferencia de otros lugares ventosos, la característica principal de esta franja de arena es la ausencia de vientos fuertes, los cuales son bloqueados por los pinos en las colinas. Entonces, si no estás buscando surfear o hacer kite, pero querés disfrutar de un día en la playa con un total relax, esta es la playa adecuada para vos.

 

Cala de Sant Vincent es una playa de 400 metros de largo y 30 metros de ancho, con instalaciones, bares y restaurantes. Se encuentra a treinta kilómetros de la ciudad de Ibiza y es la cuna de la historia más antigua de la isla.

 

En las colinas sobre los resorts, hay una serie de cuevas que hace dos mil años fueron el centro de la vida religiosa de la ciudad. Alrededor del 500 A.C., los cartagineses las transformaron en santuarios y las convirtieron en el objeto del culto para las divinidades Reshef, Melkart y Tanit. Las cuevas, fueron descubiertas en 1907. Se encontraron ruinas arqueológicas durante la excavación, y en la actualidad se encuentran en el Museo Arqueológico de Dalt Vila en la ciudad de Ibiza.

Cala Gracioneta

Cala Gracioneta es una hermosa playa virgen caracterizada por su mar transparente, perfecta para bucear. Es muy pequeña y se extiende por unos 30 metros de largo y 60 de ancho. Está conectada a su hermana mayor, Cala Graciò, por un pequeño, sugerente y panorámico sendero que te permite disfrutar, especialmente al atardecer, de un paisaje impresionante.

 

Como muchas otras playas de la isla de Ibiza, Cala Gracioneta también cuenta con aguas cristalinas. El fondo marino es principalmente arenoso y el agua poco profunda, lo cual fomenta la presencia de familias con niños.

 

Aunque sea pequeño, en Cala Gracioneta, hay un restaurante donde se puede descansar y disfrutar de un almuerzo tranquilo. ¿El mayor valor? La espectacular vista al mar: no es casualidad que Cala Gracioneta sea un lugar popular para disfrutar de un aperitivo y la puesta de sol sobre el mar.

Playa de las Salinas

Playa de las Salinas no solo es famosa por las dunas y el largo tramo de arena, de unos dos kilómetros de largo, sino porque cada año, sus bares albergan actores y celebridades del mundo del espectáculo. Las aguas cristalinas, perfectas para bucear, son especialmente adecuadas para que los niños jueguen debido a su suave pendiente: puede caminar decenas de metros antes de que la profundidad empiece a aumentar.

 

La playa está muy bien equipada: cuenta con restaurantes, bares, alquiler de veleros y lugares para bailar y tomar un aperitivo. Además, desde la Playa de las Salinas, es posible ver la otra gran isla española, destino de miles de turistas cada año: Formentera.

 

Sin embargo, la Playa de las Salinas esconde una agradable sorpresa para quienes deciden dar un paseo a unos cientos de metros de la ruta: a medida que caminan notarán que el paisaje cambia poco a poco, mostrando lo que da nombre a la playa. Estas, son las únicas vías ferroviarias existentes en Ibiza, utilizadas alguna vez por los trenes de carga llenos de sal, que se dirigían en dirección al muelle de la isla. Alrededor, están las antiguas cabañas de pescadores, en un vistazo del paisaje que parece haber permanecido ajeno al paso del tiempo.

Cala Bassa

Volvamos a un ambiente festivo, donde los jóvenes pueden divertirse bailando en los bares con aperitivos memorables en la playa, y también con deportes acuáticos. Cala Bassa es una playa de unos 300 metros. Cuenta con restaurantes, boliches, tiendas y boutiques donde se puede comprar lo último en ropa de moda para estar siempre en tu mejor momento, incluso si es en la playa.

 

Además, es un lugar adecuado para familias si aceptan convivir con un poco de caos: como en muchas otras playas de Ibiza, el fondo del mar tiene una pendiente muy leve y, por lo tanto, es posible dejar que los niños jueguen con tranquilidad y de manera segura.

 

La playa de Cala Bassa también es fascinante desde un punto de vista naturalista. La rodean bosques ricos en antiguos enebros y la arena dorada y las aguas cristalinas son una de sus principales características. Un paisaje impresionante que, combinado con la música tocada todo el día por los DJ, le da al lugar un ambiente mágico y único.

Sa Caleta

Sa Caleta es probablemente la playa más singular de la isla de Ibiza. ¿La razón? Está rodeada de hermosos acantilados de herradura roja y cabañas de pescadores, lo que le da al lugar un ambiente altamente mágico y evocador. Es una playa muy pequeña, de apenas 100 metros de largo y seis metros de ancho, por lo que no es muy adecuada para aquellos que desean pasar el día tomando el sol.

 

Sin embargo, es importante visitar Sa Caleta por una simple razón: alberga las ruinas del primer asentamiento fenicio de Ibiza, que data del 654 A.C., y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

 

Aquí, como en muchos otros lugares de la isla, hay bares y restaurantes donde uno puede divertirse y charlar con amigos. Sería ideal ir a Sa Caleta para visitar las ruinas Fenicias, admirar los acantilados rojos, bañarse y luego relajarse en un bar antes de regresar. Un día diferente a cualquier otro para no perderte en tu itinerario por Ibiza.

Cala Llonga

La playa de Cala Llonga se encuentra ubicada a diez minutos de la ciudad de Ibiza: con 180 metros de largo por 100 metros de ancho, es una de las bahías más famosas y populares de la isla. Por esta razón, a pesar de ser pequeña, la playa está excepcionalmente bien equipada con reposeras, sombrillas y baños públicos. Cala Llonga también está equipada con acceso para discapacitados para que cualquiera pueda disfrutar de la belleza del mar de Ibiza.

 

La playa siempre está llena, y es posible disfrutar de cualquier actividad, no solo los clásicos como el alquiler de botes a pedal o el vóley playero. De hecho, en Cala Llonga, también hay un área completamente dedicada al fitness donde cualquiera puede entrenar. Está rodeada de colinas ricas en pinos y se caracteriza por sus aguas turquesas y poco profundas, perfectas para entretener a los niños.

Cala Portinatx

Cala Portinatx se encuentra a treinta kilómetros de la ciudad de Ibiza: es una playa cuadrada de unos 40 metros de ancho con arena natural y algunas rocas, lo que contribuye a que el paisaje sea diverso. El mar se caracteriza por un color turquesa y una variada fauna marina: es por eso que se sugiere traer una máscara e ir a bucear.

 

Los amantes del deporte pueden visitar las diversas instalaciones de alquiler de windsurf, mientras que aquellos que quieran perderse en las aguas cristalinas pueden optar por un bote a pedal. Además, esta área está llena de bares y restaurantes, tiendas y boutiques de todo tipo.

Cala d'Hort

Es una de las playas con mejor vista. Cala d'Hort, un maravilloso lugar galardonado con la bandera azul en 2012, alberga una reserva natural que vale la pena visitar si se visita la zona. Esta ubicación presenta una gran variedad de interesantes  plantas y pájaros, haciendo de este lugar un lugar para proteger y respetar. Además, es un destino turístico entre los más buscados, especialmente en verano.

 

Cala d'Hort es, sin duda, una de las calas más bonitas de Ibiza. El mar es turquesa y la playa está hecha de arena y rocas: desde aquí, se puede ver Es Vedrà, una pequeña  isla de las Islas Baleares, que está completamente deshabitada y forma parte de una reserva natural instituida en 2002. ¿ La mejor hora para disfrutarla? Claramente durante el atardecer.

Viaja a Ibiza con Costa Cruceros

 

Aprovecha Costa Cruceros para admirar algunas de las playas más bellas de Ibiza, como la playa de Talamanca y Playa d'en Bossa. ¡Impresionantes paisajes naturales, arenosos fondos marinos, aguas cristalinas y mucho relax y diversión te están esperando!

Busca tu próximo crucero