La llaman "La Reina del Caribe Brasileño": Maceió es la capital del estado de Alagoas en el noreste de Brasil, una ciudad famosa por sus playas "de postal", mar inconfundible y clima cálido durante todo el año. Es uno de los destinos turísticos más bellos y solicitados de Brasil, un pequeño paraíso para quienes buscan unas vacaciones llenas de tranquilidad, diversión y el sol.

La costa de Maceió cuenta con 40 kilómetros de playas. El mar tiene un color verde profundo transparente, y la arena es blanca, fina y brillante. Hay grandes zonas verdes de palmeras y plantaciones de caña de azúcar. Lo que la hace aún más maravillosa es la presencia, frente a sus playas, de un largo arrecife de coral, el segundo más grande del mundo en extensión. Descubre con nosotros las 10 playas que no te puedes perder y todas las oportunidades que pueden tener tanto los amantes de los deportes acuáticos como aquellos que aman el relax.

Las 10 mejores playas de Maceió
  • Praia do Gunga
  • Praia de Barra de Sao Miguel
  • Praia de Paripueira
  • Praia do Frances
  • Praia de Pajuçara
  • Praia de Ipioca
  • Praia do Toque
  • Dunas de Marapé
  • Praia de Ponta Verde
  • Praia da Barra de Camaragibe

Praia do Gunga

Agua cristalina, arena templada iluminada por el sol y enmarcada por cocoteros: esta es la "postal" de la Praia do Gunga, que ha sido admitida en el Olimpo de las 10 playas más hermosas de Brasil. Un acuario natural que puede añadir a su belleza hasta sus coloridos acantilados. Cuando la laguna (Lagoa do Roteiro) se encuentra con el mar, el espectáculo está garantizado: además de colores mágicos que van desde el verde y el azul, y una exuberante vegetación, se han formado pozas naturales de aguas cálidas.

También se puede subir a las típicas embarcaciones llamadas "jangadas" y contemplar el arrecife de coral desde ellas. Pero esto no es todo: en la playa puedes sentarte en las mesas de los kioscos para tomar agua de coco o zumos de frutas naturales, o degustar deliciosos platos de langosta, camarones, pulpo, pescado y ostras.

La playa se encuentra a unos 40 km de Maceió. Con pequeños botes o goletas se puede llegar al punto Mirante Alto de Santana donde hay una vista magnífica y espectacular de una de las plantaciones de coco más grandes de toda América Latina. Te sorprenderá un paisaje increíble compuesto por agua, arena y vegetación que se mezclan e iluminan con los colores característicos de estas zonas tropicales.

Hasta el siglo XIX, esta región estaba habitada por una tribu indígena, los Ceti. Se establecieron aquí y encontraron una riqueza única y una posición estratégica, pudiendo explotar el mar, el río São Miguel y la Lagoa do Roteiro. Todas estas condiciones les permitieron tener tierras agrícolas muy ricas y les dieron la oportunidad de ganarse la vida con la pesca. Uno de los episodios históricos más importantes ocurrió, sin embargo, a principios del siglo XVI, cuando la tribu de los indígenas locales, que eran famosos caníbales, devoró al obispo Dom Pedro Fernández Sardinha, que vino de Portugal para evangelizar a toda la región.

Praia de Barra de Sao Miguel

Es la playa central del pueblo de Barra de São Miguel, cerca de Maceió, y es frecuentada principalmente por los lugareños y también por pescadores. Cerca de la playa hay elegantes casas de vacaciones y una excelente infraestructura. La zona es particularmente frecuentada por surfistas que buscan altas olas. Con marea baja, en cambio, se forman piscinas naturales, ideales para un baño relajante y regenerador. La playa es famosa por el buceo.

No te pierdas la Ilha da Croa, la atracción más popular de Barra. Alberga hermosas playas con piscinas naturales y bares rústicos donde se sirven platos de mariscos. Se puede llegar a ella en ferry por el lado izquierdo del río Santo Antônio. Otro punto destacado de la zona es la playa de Carro Quebrado. Su arena blanca y salvaje está rodeada de densas áreas de cocoteros, y se caracteriza por sus fuertes olas, muy apreciadas por los surfistas. En el sur, los coloridos acantilados son un atractivo muy especial y sugerente que seduce a muchos visitantes.

Barra de São Miguel es un municipio situado en una zona tranquila, dentro de la cual también hay otras playas: Atalaia, Niquim, Praia Bonita, Praia do Meio, Porto de Vaca, Barra-Mar y Saquarema. Son una sucesión de maravillas que encantan a los turistas por sus vistas. 

La ciudad también es conocida por su fuerte dimensión deportiva. Torneos y campeonatos se organizan en diferentes disciplinas: desde la pesca hasta las competiciones de motos o jeep, sin olvidar el surf o el ciclismo de montaña. Entre los buques insignia también hay varios festivales o eventos que animan el pueblo: el Carnaval, el Festival de Música y también algunos festivales religiosos que involucran a toda la ciudad, con motivo de la festividad de la patrona de la ciudad Nossa Senhora de Santana, en Julio.

Praia de Paripueira

La playa de Paripueira es una de las más visitadas por los turistas, atraídos por las más de 25 piscinas naturales a las que llegan las típicas jangadas, los tradicionales barcos de vela de los pescadores. Una manera de relajarse y nadar entre los muchos peces de colores. El paisaje es celestial, también porque se puede caminar tanto, siempre en aguas poco profundas de colores brillantes. Esta playa pertenece a la famosa Costa dos Corais, conocida por tener una de las mayores concentraciones de arrecifes de coral del Atlántico Sur.

La playa de Paripueira también alberga el Parque Marino para la preservación del manatí, una especie en peligro de extinción. Tomar el sol, practicar deportes al aire libre o acuáticos, jugar con los niños y relajarse en las aguas tranquilas son, sin duda, una necesidad tanto para los turistas como para los lugareños. La zona está llena de quioscos, restaurantes y posadas que pueden enriquecer y permitirle descubrir los platos típicos de la zona.

Praia do Frances

Una franja de belleza muy popular que puede sorprenderte. Un lugar ideal para pasear y relajarse: se trata de la Praia do Frances, situada en la costa sur de Alagoas, a unos 30 kilómetros de Maceió. Agua clara, arena fina, cocoteros y un arrecife de coral: una serie de tesoros que se pueden descubrir gracias a las pequeñas embarcaciones.

Una oportunidad única para practicar snorkel en verdaderas piscinas naturales, ricas en vida marina. La playa está protegida por una especie de barrera rocosa natural que hace que el mar sea extremadamente tranquilo y apto para nadar. Donde termina el arrecife, comienzan las olas, que junto con el viento constante atraen a muchos surfistas.  También se practica la pesca y el buceo.

En esta playa hay muchos clubs y servicios. Los bares de playa se encuentran en toda la parte norte, mientras que la Avenida Dos Corais y la Rua da Algas discurren paralelas a la playa y ofrecen una línea ininterrumpida de tiendas y restaurantes. 

Cuenta la leyenda que la playa sirvió de puerto para los barcos piratas franceses. La Praia do Frances está ubicada en el municipio de Marechal Deodoro, la antigua capital del estado de Alagoas, que reúne una colección colonial de iglesias, casas adosadas y coloridas casas, que datan del siglo XVII. Desde 2006 la ciudad, gracias a su historia y belleza arquitectónica, está considerada como patrimonio histórico nacional.

Praia de Pajuçara

Una de las playas más populares del mar de Maceió, la de Pajuçara, tiene como principal atractivo el paseo en barca hinchable hacia las piscinas naturales que se forman con la marea baja entre bancos de arena y acantilados, a 2 km de la costa. La travesía dura un promedio de 15 minutos y las piscinas son tan poco profundas que se pueden ver varias especies de peces a simple vista.

La zona es conocida por su bello mercado artesanal, donde encontrarás todo tipo de recuerdos característicos. Visitando este rincón folclórico de la ciudad, podrás encontrar ideas de regalo realmente originales para todos los bolsillos. Para los más deportistas, también existe la posibilidad de hacer ciclismo o hacer footing.

La playa ofrece quioscos y restaurantes donde comer. Maceió es una ciudad donde el pescado es una tradición. Entre las especialidades gastronómicas de Pajuçara, destaca el sururu de capote, un plato con mariscos cocidos en leche de coco, tomate, perejil, guindilla, cilantro y otras especias.

Otra playa urbana de gran interés es Cruz das Almas, una playa urbana con quioscos, restaurantes y hoteles. La zona, que una vez fue un cementerio indígena, está llena de misticismo, reforzado por el poder de sus olas. Durante el día es un paraíso para los surfistas; y en noches de luna llena, es el escenario ideal para los amantes que celebran, incluso sin saberlo, la leyenda de la pareja de indios que fue sacrificada por ser de tribus rivales.

Praia de Ipioca

La Praia de Ipioca se encuentra a sólo 20 km de Maceió y se caracteriza por sus aguas cristalinas, que se desvanecen de verde a azul, arena blanca y una extensión de cocoteros. Esta playa también es famosa por sus piscinas naturales a las que se puede llegar a 3 km de la costa con barcas hinchables y embarcaciones tradicionales. Para una vista inolvidable desde arriba, se puede elegir el mirador del Alto de Ipioca, donde podrás disfrutar de fantásticos restaurantes.

Ipioca es un típico pueblo de pescadores con embarcaciones con una una iglesia centenaria en el centro. En la parte alta del pueblo hay un mirador desde el que hay una vista fantástica de la playa. Aquí nació el mariscal Floriano Peixoto, el segundo presidente de la República. De camino a la playa de Ipioca, los turistas y locales encontrarán una gran oferta de mangos, anacardos, ciruelas, langostinos y pescado fresco.

Praia do Toque

Situada en la ciudad de São Miguel dos Milagres, la Praia do Toque es realmente un ambiente especial con la marea baja, inmejorable para un baño relajante o para bucear entre corales y fauna marina. Las aguas cristalinas y las formaciones de coral a pocos metros de la playa crean un espectáculo único.  A poca distancia, los coloridos barcos de pesca suelen estar estacionados y se utilizan para transportar a los turistas a las piscinas naturales, situadas justo detrás del arrecife de coral que se ve desde la costa.

Durante la travesía, podría haber tantas sorpresas. Entre la orilla y el arrecife, de hecho, hay varios rastros de corales interesantes para las coloridas especies de peces que habitan en las aguas. Uno de los principales atractivos de este lugar son los manatíes (las "sirenas" o como las llaman en estos lugares los "peixes boi"): esta rara especie vive en un área protegida a 7 kilómetros de São Miguel. Algunos ejemplares quedan libres y a veces aparecen a lo largo de la costa.

São Miguel dos Milagres se encuentra a 100 km de Maceió, en la Costa dos Corais (entre la ciudad y Recife) y se compone de pueblos muy pintorescos. Es una de las ciudades más antiguas del estado de Alagoas. El pueblo es un destino perfecto para aquellos que quieren escapar del bullicio urbano y disfrutar de días de tranquilidad en posadas o en hoteles pintorescos, rodeados de un entorno en el que la naturaleza es la protagonista. En São Miguel dos Milagres, junto a las playas salvajes, hay lugares que mezclan rusticidad y refinamiento, formando escondites singulares.

Dunas de Marapé

A 65 kilómetros de Maceió se encuentran las Dunas de Marapé, un oasis naturalista que debe su belleza al encuentro entre el mar y el río. Es una sucesión de colores que van del verde al azul y una mezcla de dunas, acantilados y naturaleza exuberante. Hay quienes eligen el barco para adentrarse más en la maravilla, quienes eligen el caballo para surcar los senderos de arena fina, o quienes simplemente caminan y se pierden en la distancia. El bosque de manglares que rodea toda la frontera es un importante criadero natural para muchas especies de peces, crustáceos y moluscos.

Para los amantes de la naturaleza y de los paisajes vírgenes, a poca distancia se puede llegar al sendero llamado Caetés y al circuito Pau de Arara: son una excelente alternativa para los que buscan el contacto directo con la naturaleza, la belleza de los paisajes, la diversidad de la vegetación.  Los visitantes también pueden disfrutar de un ambiente tranquilo y apacible con la familia y los amigos. A lo largo del camino, se puede admirar el bucólico paisaje que prevalece en esta parte de Alagoas: la laguna por un lado y a las casas de los pescadores por el otro, cuyos instrumentos de trabajo son especialmente útiles para la pesca de la carapeba, un pez de la zona.

Ponta Verde

Ponta Verde en Maceió es una punta de tierra que emerge del mar, cubierta por el verde de los cocoteros, y es el lugar ideal para los amantes del snorkeling o buceo. Es una zona llena de quioscos con música en vivo, restaurantes, hoteles y tiendas de sándwiches. Considerada una de las mejores playas urbanas, sus aguas son limpias y muy tranquilas. A lo largo de la orilla hay una hermosa pasarela llena de quioscos donde se pueden degustar típicos platos de mariscos.

También hay un faro que se ha convertido en un símbolo de la ciudad y es uno de los lugares más fotografiados por los turistas. Tiene 11 metros de altura y deslumbra por su belleza sencilla e icónica.

Hay una curiosidad sobre el nombre antiguo de esta playa. En el pasado se llamaba Praia das Acanhadas ("Playa de los tímidos") porque según una leyenda era el lugar donde iban jóvenes tímidos que querían nadar sin ser vistos, aprovechando los enormes árboles para esconderse.

Hoy en día Ponta Verde es uno de los barrios más populares y modernos de Maceió, caracterizado por la unión de los mejores restaurantes y hoteles de la costa de Alagoas, así como los edificios más lujosos. En la antigüedad, la playa podía ostentar el símbolo más famoso de la ciudad, el "Gogó da Ema", una palmera de coco cuyo tronco se asemejaba al cuello de un pájaro parecido a un avestruz (ema en portugués).

Praia da Barra de Camaragibe

Conocida por sus aguas cristalinas, su arena fina y sus arrecifes de coral, la playa de Barra de Camaragibe es el escenario de las más bellas piscinas naturales de la región: aquí podrás disfrutar de momentos mágicos junto a coloridos peces. La playa es muy tranquila, tiene un litoral fascinante que ofrece vistas inolvidables. El clima suave y soleado durante todo el año la convierte en un destino aún más atractivo, por lo que la playa es frecuentada tanto por jóvenes como por familias numerosas. La ancha, clara y suave franja de arena es perfecta para largas caminatas; y el mar tranquilo y luminoso es ideal para un buen baño, especialmente con marea baja. La presencia de suntuosos cocoteros le da un toque elegante y crea espacios donde descansar y disfrutar de un momento de paz.

El tramo de costa que va desde Barra do Camaragibe hasta Porto de Pedras, por la llamada Rota Ecológica, es un verdadero paraíso. Desde aquí también se puede visitar la playa de Tatuamunha, donde se pueden ver los manatíes que nadan por toda la región. Las playas de la zona son famosas por las excursiones en balsa a piscinas naturales: cuando la marea es baja, las piscinas se forman a 1 km de la costa.

Descubre Maceió y sus playas con Costa Cruceros

Maceió es una ciudad moderna que se extiende a lo largo de un espléndido tramo de costa. En los últimos años ha sido redescubierta por los brasileños como destino vacacional y ha sido testigo de un verdadero boom del turismo interno. La ciudad ofrece un pequeño pero variado panorama de bares, discotecas y restaurantes ha activado un eficiente sistema de bicicletas compartidas y está atravesada por calles agradables y tranquilas que los domingos están cerradas al tráfico para dar paso a fiestas callejeras.

Es el punto de acceso a tramos de costa que se extienden hacia el sur y el norte, un mural de extraordinaria belleza. Igualmente encantadoras son las playas de la ciudad, donde las aguas con intensos reflejos esmeralda bañan playas de arena suave rodeadas de palmeras y animadas por jangadas, los tradicionales veleros triangulares de colores brillantes. Construidas con madera típica de la región, las embarcaciones no tienen elementos metálicos ni clavos: los troncos de los que están hechas se mantienen unidos por cuerdas y el tronco, ligeramente curvado, soporta una simple vela triangular. Aunque no están del todo seguros, según la mayoría de los historiadores, los orígenes de estos barcos deberían buscarse en la India o Mozambique.

Lo único que necesitas ahora, para sumergirte en todo este esplendor, es elegir con Costa Cruceros unas vacaciones relajantes, con ritmos lentos y en contacto con la naturaleza.

Zarpa con Costa Cruceros