Sicilia cuenta con 1000 kilómetros de costa: desde las de San Vito Lo Capo hasta la Scala dei Turchi (Escalera de los Turcos), desde las de Cefalú hasta la de Portopalo di Capo Passero. En Sicilia podrás encontrar algunas de las las playas más famosas de Italia

Por si fuera poco, Sicilia está rodeada por algunas de las islas más bellas de Italia, a su vez embellecidas con legendarias bahías y calas. ¿Cómo no mencionar, por ejemplo, la famosa Cala Rossa, en la isla de Favignana? Es sólo una de las joyas que brillan bajo el sol de las Islas Egadas, un archipiélago que puebla los sueños de los amantes de la navegación, el buceo y el mar. Otro conjunto de islas son las Islas Eolias, con paisajes volcánicos que no tienen comparación con otros en el mundo. No hay que infravalorar otras islas más pequeñas, como la famosa Isola dei Conigli, bien escondida bajo la costa de Lampedusa: es uno de los lugares más bellos de Sicilia, en el corazón del Mediterráneo.

Quedarás boquiabierto al ver tanta riqueza: un tesoro esparcido por toda Sicilia que tardarías meses en explorar por completo ¿Un crucero? La solución perfecta para explorar los archipiélagos y los oasis más fascinantes de la isla. El botín del tesoro es abundante, independientemente del modo en que viajes y la amplitud del itinerario. Sicilia garantiza largas playas doradas, con vistas a hermosas islas que brillan en el horizonte, o bahías rocosas, con rocas brillantes en las que se rompen las olas. 

Puedes relajarte cerca de las reservas naturales intactas, que se descubrirán a pie o a caballo, alternando entre las excursiones a la naturaleza y las sesiones de bronceado natural con vistas. Puedes ir a las playas más concurridas, o en cambio, buscar un poco de privacidad en calas protegidas, envueltas en la tranquilidad. Cerca de los sitios arqueológicos más famosos de Sicilia, o lejos de todo. Para cada deseo, hay una playa. 

Para ayudarte a elegir, hemos preparado una lista con las 14 mejores playas o "spiagge" de la isla de Sicilia:   

Playa de los Lagos de Marinello

La Playa de la Reserva Natural de los Lagos de Marinello forma parte de un contexto natural excepcional: la reserva se levanta a los pies de Tíndaris y consiste en una zona de lagos salobres que cambian de forma según los vientos y las mareas. Sobre ella se encuentra el promontorio, verde y dominado por el Santuario al que se vinculan varias leyendas. La playa ofrece una larga costa de arena que se extiende por un par de kilómetros en dirección a Milazzo. Las Islas Eolias están cerca: cómodamente tumbado en la tumbona puedes acariciarlas con los ojos.

El agua es transparente y cálida: perfecta para tomar el sol mientras se admira el panorama. Después de disfrutar de un baño y tomar el sol, se puede dar un paseo por la reserva, incluso en bicicleta: la manera perfecta de moverse por este lugar encantado, entre florecientes helicristas y halcones peregrinos. Alternativamente, se pueden hacer excursiones en barco para disfrutar del paisaje desde el mar. El paisaje sube por las paredes del promontorio, excavado en varias cuevas. Hay muchas razones para visitar Tíndaris, empezando por la misteriosa Virgen Negra tallada en madera de cedro (en un período no especificado) y conservada en el Santuario de la Madonna di Tindari. No hay que olvidar los restos de la ciudad antigua: maravillosos mosaicos que representan temas geométricos y figuras de animales y atletas, así como la Trinacria, el símbolo de Sicilia.

Spiaggia San Vito Lo Capo

Situada en la parte occidental de la Reserva Natural Zingaro, la Spiaggia San Vito Lo Capo cuenta con 3 km de belleza casi caribeña. La larga costa está cubierta por una alfombra de arena dorada e ofrece una vista de cuento de hadas: el Monte Monaco domina el mar con sus 530 metros de altura, embrujando la vista incluso al atardecer, cuando se cubre de tonos rosados. A sus pies se extiende una inmensa piscina natural increíblemente clara: el fondo marino es poco profundo y se inclina suavemente, las aguas son tranquilas y libres de corrientes. Los que prefieren tomar el sol en las rocas tienen varias opciones para elegir, como la magnífica Spiaggia di Tonnara del Secco, situada a poca distancia.

Además de pasear por el paseo marítimo, los más activos pueden disfrutar de espléndidas excursiones por los alrededores. Los más evocadores son los que conducen al alto Faro de San Vito Lo Capo y a la cumbre del Monte Monaco: el panorama es excepcional y, cuando el cielo está más claro, se realza con la vista de la Isla de Ustica. El pueblo marinero de San Vito Lo Capo, con su antigua fortaleza sarracena y mil tentaciones para el paladar te encantará: el sabor a cuscús y una tarrina de "caldo freddo", el helado típico de la zona.

Spiaggia Caldura

Pequeña y aislada, la Spiaggia Caldura o Kalura Beach está situada a poca distancia de Cefalú y es sin duda una de las más encantadoras de la zona. Para llegar a ella hay que encontrar el acceso, situado cerca de un conocido complejo turístico, y bajar por una escalera bastante fácil. Una vez bajada la escalera, te encontrará frente a una hermosa playa de piedras: a sus pies se encuentra una fina franja de arena, bañada por un fantástico mar. Por todas partes brotan rocas, creando micro zonas para los bañistas: el espacio no es generoso, pero el paisaje, por otro lado, es muy apreciado. Los más atrevidos pueden usar las rocas como trampolín para lanzarse al agua, eligiendo cuidadosamente el mejor lugar para saltar. 

Equipada con tumbonas y sombrillas, la Spiaggia Caldura representa una excelente alternativa a la siempre abarrotada playa frente a Cefalú, llena de "lidos". Los que no encuentran espacio para poner la toalla, pueden orientarse hacia otras playas atractivas: una de las más cómodas es la Spiaggia Salinelle, donde podrás disfrutar de una larga extensión de arena. Cerca de allí se encuentra uno de los puntos de referencia sicilianos para los surfistas: recomendado especialmente para los amantes del género, dadas las aguas profundas no aptas para los niños. Otra posibilidad es la zona de Mazzaforno, donde hay numerosos accesos al mar, con playas cubiertas de arena o guijarros.

Spiaggia di Mondello

Spiaggia di Mondello es la playa de la gente de Palermo por naturaleza. Su costa de arena fina se extiende por aproximadamente un kilómetro y medio y está situada en un paisaje impresionante. En las dos extremidades se encuentran, a un lado, el Monte Pellegrino (definido por Goethe como "el promontorio más bello del mundo") y el Monte Gallo (incluido en las Reserva Natural Orientada Monte Gallo). Estos gigantes de piedra caliza guardan un mar de belleza prácticamente tropical, lleno de ondas esculpidas por la luz y la brisa.

Cuando el viento sopla más fuerte, la Spiaggia di Mondello se convierte en un paraíso para el surf: está considerada como uno de los mejores lugares de Italia para montar las olas. La playa también se caracteriza por el establecimiento de baño de estilo modernista, símbolo del prestigio de Mondello, que se convirtió en un destino de vacaciones de élite a finales del siglo XIX. Las villas de los alrededores son interesantes ejemplos de arquitectura modernista, un elemento que contribuye al encanto del centro turístico. La playa incluye zonas libres y partes equipadas con cabinas y sombrillas: además de disfrutar del sol, vale la pena planear una inmersión en la Reserva de Capo Gallo, una experiencia espectacular. 

Cala Rossa

Una de las playas más hermosas de Sicilia: Cala Rossa, joya de la Isla de Favignana, en el archipiélago de las Islas Egadas, frente a Trapani. El nombre evoca el recuerdo lejano de una sangrienta batalla entre los romanos y los cartagineses. Hoy en día, estos sombríos recuerdos dan paso a una interminable experiencia de relajación: un día al sol entre las canteras de toba volcánica (o tufo volcánico) y las claras aguas turquesas. La alternativa es llegar en barco y disfrutar de este paisaje único desde el mar. Flotar en las aguas de la bahía es una experiencia excitante: desde esta posición privilegiada se puede apreciar plenamente la limpieza del fondo marino y el encanto del paisaje.

Es obligatorio bucear: con o sin máscara, nadar en Cala Rosa es un sueño hecho realidad. De acuerdo con otra interpretación, el nombre de la playa está vinculado a la coloración de las rocas de la bahía y a los sedimentos dispersos en el mar. En cualquier caso, los contrastes son mágicos, igual de sugerente es la forma de las rocas, talladas por los elementos y la mano del hombre. Los que no encuentran espacio en la playa pueden sentarse en las rocas planas: un mirador soleado desde el que disfrutar del panorama.

Playas de la Isola dei Conigli

La Isola dei Conigli, literalmente la "Isla de los Conejos", está situada en medio del Mediterráneo, entre las costas de Sicilia y las de África, en Lampedusa, que forma parte de las Islas Pelagias junto a Linosa y Lampione. Lampedusa es el símbolo de la Reserva Natural Orientada de Lampedusa, y en ella también se encuentra el famoso Scoglio del Sacramento. Las aguas que las rodean, con sus indescriptibles colores, son bajas y celestialmente transparentes.

Un paseo por esta piscina natural es suficiente para llegar a la Isola dei Conigli, pequeña y completamente rocosa. La bahía está considerada como una de las más bellas del mundo y está protegida por su precioso ecosistema: además de albergar a las tortugas bobas, este rincón del planeta da cobijo a aves silvestres y a especies en peligro de extinción, como la lagartija colilarga. En la bahía de la Isola dei Conigli se entra como en un templo: con el debido respeto y, por supuesto, con la máscara de buceo a mano para disfrutar del esplendor del fondo marino.

Playas de Giardini Naxos

Al pie del volcán Etna, y a pocos pasos de las ruinas de la primera colonia griega fundada en Sicilia, se extienden las playas de Giardini Naxos, equipadas y muy popular entre las familias. El paseo ofrece todo lo que se puede desear: restaurantes de pescado, tiendas, locales y bares-lounge donde se puede tomar un buen cóctel y relajarse al ritmo de la música.

Entre las playas más hermosas de la bahía están la Playa de Schisò y, más al sur, la Playa de Recanati. Además de disfrutar de la buena vida, se puede admirar un seductor panorama que respira el aroma de la historia: a poca distancia se encuentra el Teatro Antico de Taormina y, aún más cerca, el Parque arqueológico de Naxos. Hay muchas atracciones en los alrededores: es imperdonable perderse las Gargantas de Alcántara, un cañón natural con altas paredes formadas por flujos de magma.

Scala dei Turchi (Escalera de los Turcos)

Broncearse en la Scala dei Turchi (Escalera de los Turcos) es como sentirse parte de una obra de arte firmada por la naturaleza. La playa es uno de los tramos más fascinantes de la costa de Realmonte, en la provincia de Agrigento, caracterizada por acantilados blancos que parecen haber sido tallados a la perfección. 

La Scala dei Turchi, de hecho, puede parecer una escenografía irreal por la peculiaridad de sus formas: un acantilado blanco puro, con forma de escalera natural. La "escalera" es de marga blanca, marcada por rayas paralelas. El nombre deriva de las legendarias incursiones de los piratas sarracenos que, desde aquí, salieron a saquear los pueblos vecinos. Para conquistar un lugar bajo el sol hay que subir al acantilado: la vista es una recompensa más que adecuada. En los alrededores, sin embargo, no faltan alternativas más cómodas, como la Spiaggia di Capo Rossello desde la que contemplar la Scala dei Turchi en completo relax: una visión deslumbrante. 

Spiaggia di San Lorenzo

A pocos kilómetros de Noto, entre las capitales del barroco siciliano, se encuentra la Spiaggia di San Lorenzo, que forma parte del municipio de Marzamemi. Este tramo de costa del sudeste de Sicilia se caracteriza por una alternancia de paisajes que combinan tramos rocosos (que se corresponden con la Reserva de Vendicari)  y costas arenosas. Este último es el caso de la Spiaggia di San Lorenzo, cuyo fondo marino se hunde suavemente en un mar impresionante. La amabilidad del panorama se combina con la comodidad, satisfaciendo incluso a las familias y a quienes no renuncian a las comodidades del baño. Además de la playa libre, hay "lidos" y bares de playa perfectamente equipados con sombrillas y palmeras, al estilo tropical. También hay wifi gratuito y un restaurante donde se pueden apreciar los sabores típicos sicilianos. 

Después de mimarse en la playa, es hora de admirar las bellezas culturales de la zona, empezando por el pueblo costero de Marzamemi, muy característico por su pesca de atún, el pequeño puerto pesquero y el Palacio del Príncipe de Villadorata. La ciudad de Noto no requiere presentación: la tarjeta de visita es la marca de la UNESCO otorgada a sus tesoros arquitectónicos. 

Spiaggia di Calamosche

Un poco más al norte de la Spiaggia di San Lorenzo hay otra joya por descubrir: la Spiaggia di Calamosche, parte de la Reserva Natural de Vida Silvestre Oasis Vendicari. Un destino muy disputado: su encanto atrae inevitablemente a los veraneantes que, atraídos por su aspecto virgen e incontaminado, no se desaniman por el paseo necesario para llegar a la playa. Vale la pena: la lengua de arena está rodeada por dos promontorios bajos y encantadores puntos de verdor mediterráneo, sin mencionar la transparencia del mar, perfecta para el snorkel.

Nadar y disfrutar del bronceado en la arena dorada no es la única forma de apreciar la belleza de la Reserva: una excelente alternativa es una excursión a la naturaleza que permita admirar de cerca el paisaje y sus habitantes, quizás con la ayuda de prismáticos. Los paseos en canoa por la Isla di Vendicari también son memorables, descubriendo cuevas y calas encantadoras. 

Playa de la Isla de Capo Passero

En el punto más meridional de la costa siciliana se encuentra la Isla de Capo Passero, que una vez fue el escondite de un pirata. El faro, la pesquería de atún y el Castillo de Tafuri caracterizan el panorama que abarca Portopalo di Capo Passero, un antiguo pueblo de pescadores, y la pequeña Isla de Capo Passero, situada a pocos metros. En este magnífico escenario hay pequeñas playas de arena, como la que abraza la isla. Rodeado por un mar sensacional, también se puede llegar en canoa, o aprovechando los barcos de los pescadores que van y vienen. En este pequeño oasis se encuentra el Fuerte, construido a finales del siglo XVI en una explanada de piedra caliza para hacer frente a las incursiones de los piratas. Incluso hoy en día, se puede admirar una vista impresionante desde su terraza. 

Más al sur está la Isola delle Correnti y la playa dorada que toma su nombre. Si quieres, puedes contemplar el islote cómodamente sobre un baldaquino, a pocos metros del bistro-bar, donde puedes tomar un cóctel al atardecer sin cansarte nunca del paisaje. La cercana Spiaggia delle Formiche y el lido de Playa Carratois también son muy populares.

Spiaggia di San Gregorio (Capo d'Orlando)

La Spiaggia di San Gregorio es la bahía más hermosa de Capo d'Orlando, histórico pueblo de pescadores que inspiró la famosa canción "Sapore di sale" de Gino Paoli: la banda sonora perfecta para disfrutar del relax en la costa noreste de Sicilia. A pocos metros del pueblo y de fácil acceso desde la carretera, la playa está cubierta de pequeñas piedras que se hunden gradualmente en el mar cristalino.

En el horizonte se pueden vislumbrar las Islas Eolias y en particular las Islas de Alicudi y Filicudi, soñando con un paseo en barco entre la belleza del archipiélago. Mientras tanto, puedes admirar maravillosos atardeceres y pasear por el puerto entre deliciosas "granitas" y degustaciones de pescado.

Spiagia di Guidaloca

Situada entre Castellammare del Golfo y la Reserva Natural Zingaro, la Spiaggia di Guidaloca, también llamada Vitaloca: de hecho, es el nombre original de la bahía, debido a la presencia del arroyo homónimo. La playa es arqueada por cientos de metros y está cubierta de piedras, con áreas libres y áreas equipadas con sombrillas. Una torre de vigilancia sarracena y el contorno de las rocas cubiertas de verdor son lo que hace que el contexto sea tan fascinante: agaves, palmeras y arbustos se entrelazan armoniosamente creando un perfecto escenario mediterráneo.

La mejor manera de apreciarlo es subir la escalera que sube a un extremo de la playa: la foto es imprescindible. La Spiaggia di Guidaloca ofrece varias comodidades: además de la posibilidad de alquilar una hamaca, no faltan los quioscos donde te puede tomar un snack o, si lo deseas, un almuerzo completo de pescado. Al alejarse de la costa, el mar se vuelve rápidamente profundo. Los amantes del snorkel pueden explorar las rocas del borde de la playa y divertirse explorando los barrancos escondidos.

Spiaggia di Eloro

Bordada por pequeñas dunas de arena, la Spiaggia di Eloro se encuentra en el borde del la Reserva Natural de Vendicari, a las afueras de Noto. Esta parte de la costa cuenta con tramos incontaminados de gran valor naturalista: en la Spiaggia de Eloro, periódicamente, eclosionan los huevos de las tortugas bobas, puestos por las tortugas en la arena. Este espectáculo de la naturaleza, que merece ser protegido, asegurando a las tortugas la cantidad adecuada de tranquilidad, da testimonio de la importancia naturalista de la Reserva. Como debe ser, la playa no está equipada, una elección que le permite mantener su aspecto auténtico y no afectar demasiado a sus hábitats. Lo que se pierde en comodidad, se gana en encanto: el escenario es salvaje y la belleza del mar intenso y cristalino. Los colores del fondo marino se desvanecen encantadoramente del azul al verde, como una gema que brilla a la luz del sol. 

 

Descubre la belleza de Sicilia con Costa Cruceros

Las playas de Sicilia despiertan un sentido de belleza antigua: será por los mitos que resuenan en esta parte del Mediterráneo, o por la naturaleza que revela sus secretos... La magia del fondo marino, el encanto de los paisajes del Sur y el encanto de las ruinas crean una mezcla sensacional aturde: Sicilia no se olvida fácilmente.

Añade a esto el atractivo tentador de la gastronomía de la isla, y el hechizo se completa: no querrás volver a casa. Un crucero con Costa Cruceros es la forma perfecta de experimentar esta aventura. ¡Vamos a zarpar!

¡Zarpa con Costa Cruceros!