Buenos Aires, la ciudad de las revoluciones y las fuertes pasiones entrará en tu corazón con sus contrastes y su sólido vínculo con un pasado que se celebra en sus calles o palacios, que llevan el nombre de los días o personas que formaron parte de la independencia de Argentina.

Buenos Aires no es sólo una gran metrópolis, sino también el centro perfecto para saborear los aromas, sabores y el espíritu de ArgentinaUna ciudad que no olvida sus orígenes coloniales que aún se manifiestan en muchos edificios, pero tampoco sus inmigrantes, que vinieron de todo el mundo a buscar su fortuna, dispuestos a contribuir con sus gustos y pasiones a su evolución, como podemos ver en el Caminito o el barrio de La Boca. Buenos Aires te dará la bienvenida en sus parques, como el Parque 3 Febrero, o en sus calles, como la Avenida 9 de Julio o la Avenida Florida.

Se pueden visitar excelentes centros deportivos o musicales, como el mundialmente conocido estadio La Bombonera o el Teatro Colón que ha albergado a los más grandes nombres de la música y el canto. Si eres un poco más explorador, también puedes optar por hacer un viaje fuera de la ciudad para descubrir Tigre y el Delta del Paraná o la ciudad de La Plata. También podrás bailar el tango, otra excelencia argentina, en las calles o en lugares históricos como Señor Tango.

Buenos Aires se abrirá ante sus ojos como sus coloridas flores en la Plaza de Mayo, el corazón de la ciudad, conocida por las revoluciones que han seguido. O te encantará con la Casa Rosada, un edificio que se ha convertido en un símbolo de Argentina y que es una visita obligatoria antes de volver a zarpar con tu Costa Cruceros.

20 cosas que hacer y ver en Buenos Aires y sus alrededores: 

  • Plaza de Mayo
  • Casa Rosada
  • Cabildo Nacional
  • Catedral Metropolitana
  • Avenida 9 de Julio
  • Obelisco
  • Barrio de La Boca
  • Caminito y las casitas de colores
  • Estadio de la Bombonera
  • Barrio Recoleta
  • Barrio de Palermo
  • Señor Tango
  • Jardín Botánico
  • Parque 3 Febrero
  • Teatro Colón
  • San Telmo
  • Avenida Florida
  • Alrededores: Tigre y Delta del Paraná
  • Alrededores: Bioparque Temaikén
  • Alrededores: La Plata

Plaza de Mayo

La historia de Buenos Aires, y de toda la Argentina, tiene un lugar simbólico: la Plaza de Mayo. Visitando el barrio de Monserrat, en Buenos Aires, se puede entrar en el lugar donde tuvo lugar la Revolución que llevó a la creación de un gobierno local el 25 de mayo de 1810, un primer paso para la independencia del país. No sólo eso, la Plaza de Mayo fue también el lugar donde Juan de Garay fundó la ciudad por segunda vez en 1580 bajo el nombre de Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Aire.

La Plaza de Mayo está dominada por algunos de los edificios históricos y gubernamentales más importantes de Argentina como la Catedral Metropolitana, la Casa Rosada (sede del gobierno nacional), el Cabildo Nacional y el Banco de la Nación Argentina.

La Plaza de Mayo también alberga la Pirámide de Mayo en memoria de los revolucionarios de la independencia y el monumento hípico al General Manuel Belgrano, creador de la Bandera de Argentina. Pasear por esta plaza, que ha sido escenario de innumerables revoluciones, silenciosas o no, te pondrá en contacto con el espíritu de la propia Argentina, que vive el presente sin olvidar nunca su pasado.

Casa Rosada

Hay edificios que se convierten en símbolos y son capaces de ir mucho más allá de su función real. La Casa Rosada en Buenos Aires es una de ellas.

Actual sede del poder ejecutivo de la República Argentina, la Casa Rosada también alberga las oficinas del presidente de la República y tiene vistas a la Plaza de Mayo. Construida en 1594 por el Gobernador de Buenos Aires, fue inicialmente la fortaleza real de Don Juan Baltazar de Austria y tenía un puente levadizo. Después de una reconstrucción en 1713, se utilizó como sede de los gobernadores de la ciudad y posteriormente de los virreyes, antes de albergar los gobiernos independientes desde 1810. El presidente Bernadino Rivadavia hizo crear un pórtico en la década de 1820 para reemplazar el puente levadizo.

La Casa Rosada, como su nombre lo indica, está realmente pintada de un color rosado y desde 1957 alberga el Museo de la Casa del Gobierno, que exhibe objetos y retratos de los presidentes. Para muchas personas, sin embargo, la Casa Rosada es el edificio desde cuyo balcón se veía Eva "Evita" Perón, inmortalizada con los brazos levantados en muchas fotos de época y en muchas películas.

Cabildo Nacional

Argentina fue una colonia y parte del Imperio Español. En esa época se construyeron numerosos edificios, y en Buenos Aires uno de ellos era el ayuntamiento, llamado Cabildo Nacional, desde donde se gobernaba el municipio.

La propuesta se formuló en 1608 y dos años más tarde el edificio estaba listo para ser utilizado, aunque no era funcional. Fue ampliado en 1725, pero la obra fue difícil de completar. Desde finales de 1800 se hicieron continuos cambios hasta 1938, cuando se le pidió al arquitecto Mario Buschiazzo que renovara el edificio a su aspecto colonial. Los interiores fueron restaurados a su belleza original, mientras que para restaurar sus exteriores fue necesario utilizar materiales más modernos. El Cabildo fue inaugurado oficialmente en 1940.

En tu parada en Buenos Aires, es interesante visitar este edificio porque alberga el Museo Nacional del Cabildo y de la Revolución de Mayo con pinturas, documentos y recuerdos del período en que maduró la revolución de 1810, ocurrida en la Plaza de Mayo

Catedral Metropolitana

Buenos Aires se mantiene siempre actualizada, y muestra de ello es museo que se ha creado en uno de sus edificios: la Catedral Metropolitana. En su interior, alberga un museo dedicado al Papa Francisco, con algunos de los objetos que utilizó cuando todavía era el Cardenal Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires.

La Catedral Metropolitana fue construida por Juan de Garay, el conquistador que participó en la segunda fundación de la ciudad en 1580. La primera había sido destruida por los nativos, por lo que éste quiso inmediatamente una iglesia en la ciudad que estaba naciendo, y la quiso frente a la actual Plaza de Mayo, cerca de la Casa Rosada y el Cabildo. Incendios, inundaciones y hundimientos llevaron a la Catedral a renacer varias veces.  En 1852 obtuvo su forma actual y fue oficialmente completada con decoraciones en 1911.

La Catedral Metropolitana tiene un pavimento de mosaicos venecianos, confesionarios de las misiones jesuitas y un crucifijo de madera de Manuel de Coyto de 1671 titulado "Santo Cristo de los Buenos Aires".

Avenida 9 de Julio

Pasando por la Avenida 9 de Julio, sentirás como si estuvieses en una autopista de California, aunque en realidad estarás en Buenos Aires. Siete carriles que se cruzan que se extienden por 140 metros de ancho. La Avenida 9 de Julio es una de las calles más anchas del mundo, y cruza la parte central de la ciudad, de norte a sur, desde la Plaza de la Constitución hasta la Avenida Libertador.

Como suele ocurrir en Argentina, los nombres de sus calles representan la historia del país, y recuerda específicamente la fecha de la independencia de Argentina: el 9 de julio de 1816. Diseñada en 1888, esta arteria no se construyó hasta 1936.

No es necesario tener coche, pues también se puede pasear por la avenida arbolada que discurre a lo largo de la misma y se pueden admirar muchos edificios como el Palacio de la Embajada de Francia, el Teatro Colón o el Obelisco.

Obelisco

Buenos Aires también tiene un obelisco. Construido en 1936, fue diseñado para celebrar el cuarto centenario de la fundación de la ciudad. Se encuentra en el punto donde la Avenida Corrientes se cruza con la Avenida 9 de Julio, en el barrio de San Nicolás. Es el lugar donde se izó por primera vez una bandera argentina, en 1812. Este episodio, junto con otros eventos importantes, ocurrieron a los lados del Obelisco.

Con sus 67,5 metros de altura, te hará mirar al cielo. Para tocar su pico más alto tendrías que subir más de doscientos escalones. El Obelisco ha corrido varias veces el riesgo de ser demolido a lo largo de su historia, sin embargo, desde hace años se considera un monumento simbólico de la ciudad y desde 2007 cuenta con un nuevo sistema de iluminación.

Barrio de La Boca

En Buenos Aires, La Boca es el barrio más italiano de todos. El barrio, que se encuentra al sureste de la capital, toma su nombre de la desembocadura del Riachuelo, en el Río de la Plata. Nacido como un puerto fluvial, hoy es uno de los lugares turísticos más visitados de Buenos Aires.

En La Boca hay numerosas atracciones, como el Caminito con sus casas pintadas, el estadio de Boca Juniors, (comúnmente llamado la Bombonera), el puente de transporte Nicolás Avellaneda, y una iglesia neoclásica dedicada a San Juan Evangelista (construida a finales de 1800).

La Boca, en la época colonial, albergaba el cuartel de esclavos negros, pero a finales del siglo XIX se convirtió en el hogar de inmigrantes italianos, principalmente de Génova. Los genoveses trataron de ir más allá, reuniendo a todos los habitantes de la Boca y proclamándose República independiente de la Boca, bajo la bandera de Génova. Fue el Presidente de la República, Julio Argentino Roca, quien intervino para mantener uno de sus barrios más característicos.

Caminito y las coloridas casas

¡Cuántos colores! ¡Qué atmósfera tan única! La visita al Caminito de Buenos Aires es una de las paradas obligatorias para quienes visitan Argentina. El único museo al aire libre de todo el país es una obra de Benito Quinquela Martín, que se inspiró en las viviendas sociales de los inmigrantes del barrio de La Boca y lo reconstruyó en madera. El Caminito está ubicado cerca del Río Riachuelo, a poca distancia de la Bombonera.

Poco más de 100 metros de color gracias a las fachadas de los edificios que la dominan, enriquecidas por restaurantes y milongas (los bares donde se puede bailar el tango). El Caminito está lleno de artistas: no sólo hay pintores y músicos, sino también bailarines, dispuestos a bailar tango en las calles.

Fue un lugar donde una vez encontraron refugio los inmigrantes que trabajaban en los astilleros, que construyeron casas con materiales de desecho como el hierro y la madera, y las pintaros con un sinfín de colores. Desde 1959, existen los edificios-símbolo de un Buenos Aires que ya no existe, pero que todavía quiere bailar.

Estadio La Bombonera

Los aficionados al fútbol que lleguen a Buenos Aires se quedarán boquiabiertos ante la suntuosidad del estadio de La Bombonera, con capacidad para 49.000 personas. Inaugurado en 1940, el estadio se construyó en el mismo lugar donde, hasta 1938, hubo solo una tribuna de madera que albergaba el equipo de Boca Juniors.

Inicialmente nombrado en honor al Presidente Camilo Cichero, ahora se llama Estadio Alberto José Armando, en honor a otro presidente. La Bombonera, sin embargo, es conocida en todo el mundo por el apodo de su diseñador Viktor Sulcic, que solía llevar una caja de bombones que recibía como regalo por sus proyectos.

La Bombonera también alberga un museo, con un salón de la fama, un mural dedicado a Diego Armando Maradona y la guitarra que Lenny Kravitz con la que tocó en concierto en 2005 y que fue construida especialmente con los colores de Boca Juniors.

Barrio Recoleta

¿Te gusta el lujo? ¡Entonces el barrio de La Recoleta es para ti! Elegancia e historia se unen en este refinado barrio residencial de la capital de Argentina.

El nombre de La Recoleta proviene del convento de los Padres Recoletos, orden franciscana que se instaló en Buenos Aires fundando, por un lago, la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar y, por otro, un cementerio que es una de las paradas obligatorias para los turistas, donde se pueden admirar estatuas y capillas decoradas por los escultores más talentosos del mundo y también visitar las tumbas de Evita y Juan Perón.

La Recoleta es el lugar donde se pueden recorrer los puestos de un mercado artesanal, de alta calidad. Se celebra en la acogedora Plaza Alvear, situada frente a la Iglesia del Pilar. No muy lejos de la plaza se puede ver la Floralis Genérica, una escultura floral con pétalos de metal que se cierra por la noche para volver a abrirse al día siguiente.

Distrito de Palermo

Si te gustan las compras, la diversión y la cultura, el barrio de Palermo te sorprenderá. El barrio más grande de la ciudad debe su nombre a un convento dedicado a San Benito de San Hermano, conocido como San Benito de Palermo. El convento ya no existe, pero encontrarás una elegante zona residencial llena de embajadas.

El barrio de Palermo está dividido en tres partes. En Palermo Viejo se encuentran el Parque Tres de Febrero, el Jardín Japonés rico en lagos artificiales y casas de té, el Jardín Botánico Carlo Thays y el Zoológico de Buenos Aires, así como el Planetario Galileo Galilei.

Palermo Soho y Palermo Hollywood están llenos de piezas históricas y avenidas arboladas, tiendas de moda, librerías y cafés, el Museo de Arte Latinoamericano MALBA y el Museo Evita, que también contiene la ropa y los zapatos de Eva Perón. El barrio de Palermo te impresionará durante el día y te entretendrá por la noche, con todos sus locales y discotecas de moda.

Señor Tango

En 2009, la UNESCO incluyó el Tango Argentino en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad, como un activo cultural intangible. Buenos Aires es la capital mundial del tango, la ciudad donde todos los aficionados sueñan bailar alguna vez. Las Milongas, es decir, los bares donde se baila el tango, se pueden encontrar por toda la ciudad, sin embargo, hay un lugar en particular considerado "la Catedral del Tango": Señor Tango.

Señor Tango no nació como un salón de baile sino como una tienda de comestibles. Se encuentra en la zona del puerto y fue construido por italianos que buscaban su fortuna en Argentina en una zona poblada principalmente por inmigrantes. Se trataba de una tienda con techos abovedados y columnas de hierro, de tres pisos.

El gran cantante Fernando Soler, inspirado por la estructura, decidió mantenerla como estaba, dándole casa al propio tango. ¿Te gustaría cenar mientras asistes a inolvidables espectáculos de baile? ¡Señor Tango es el club de tus sueños, en el barrio de Barracas!

Jardín Botánico

¿Quieres pasar un día entero en el verde? En Buenos Aires, en el barrio de Palermo, se encuentra el Jardín Botánico Carlos Thays. Casi siete hectáreas que albergan más de 5.500 especies de plantas.

Un verdadero paraíso en la tierra, que desde 1996 ha sido declarado monumento nacional de Argentina, donde se pueden admirar esculturas, monumentos y cinco invernaderos con plantas que crecen en las zonas más calientes del planeta.

El Jardín Botánico, una creación del arquitecto y paisajista francés Carlos Thays, fue inaugurado en 1898, y en su interior se encontraba el edificio donde vivía el mismo diseñador. Un paseo por el Jardín Botánico te llevará a descubrir el jardín romano (inspirado en el de Plinio el Joven), un jardín francés simétrico, un jardín oriental (en el que las plantas se distribuyen según zonas geográficas) y un jardín argentino (que incluye plantas de América).

Parque 3 Febrero

Buenos Aires también logra impresionar por su sencillez. Al norte del distrito de Palermo, se encuentra el Parque 3 de Febrero, el lugar perfecto para un picnic o un poco de relax. Lleva el nombre del día en que fue derrotado el General Juan Manuel de Rosas, gran rival del Presidente Domingo Faustino Sarmiento. En las 25 hectáreas que le fueron confiscadas se levantó lo que se llama el Bosque de Palermo.

El Parque 3 Febrero también ofrece un lago en su interior, donde se puede dar un romántico paseo en barco. Una de sus zonas más populares es el Rosedal, que alberga más de 14.000 rosales en una zona donde destaca un puente blanco.

El pulmón verde de la ciudad, el Parque 3 Febrero incluye también el Jardín de los Poetas (donde se pueden admirar los bustos de los grandes poetas de la historia) y el Planetario de Buenos Aires.

Teatro Colón

Una ciudad como Buenos Aires tiene un lugar de interés para todos: el Teatro Colón es un templo de la ópera de fama mundial. Su sala, con capacidad para 4000 espectadores, es una de las más grandes del mundo.

Originalmente ubicado cerca de la Plaza de Mayo, el Teatro Colón fue inaugurado en 1857 con la ópera "La Traviata" de Giuseppe Verdi. En 1888 se cerró, dejando espacio al Banco Central de Argentina. En 1889 se inició la construcción del nuevo Teatro Colón, en la Avenida 9 de Julio, con una superficie total de 58.000 metros cuadrados. El proyecto fue confiado al arquitecto italiano Francesco Tamburini que dirigió la obra con su alumno Vittorio Meano. Hubo varios problemas que interrumpieron la obra, entre los que destacan los asesinatos de los dos arquitectos. Fue Julio Dormal quien completó el teatro, que se inauguró en 1908 con otra ópera de Verdi: "Aida".

Desde entonces, artistas de fama mundial como Leonard Bernstein o Pavarotti han cantado o dirigido en el Teatro Colón, en una sala de estilo italiano que te dejará con la boca abierta.

San Telmo

Visitar San Telmo será como entrar en la historia del pueblo de Buenos Aires. Te encontrarás en uno de los barrios más antiguos de la ciudad, el lugar donde se reunía la gente más rica de Buenos Aires, al menos hasta 1871. En ese año, una epidemia de fiebre amarilla aniquiló la población, y los que lograron sobrevivir se desplazaron más al norte.

Los inmigrantes llegaron a San Telmo y alquilaron las grandes casas, llevando la zona a una degradación progresiva que duró casi 100 años. En 1970, hubo un primer intento de revitalizar el barrio con la creación de un mercado. El éxito fue inmediato, a pesar de un futuro período oscuro que sufriría debido a la dictadura militar que quiso ampliar la Avenida Independencia a expensas de San Telmo.

Hoy en día, San Telmo ha vuelto a la vida con sus galerías de arte, el Museo Histórico Nacional de Argentina y muchos bares y restaurantes que abren hasta tarde para tomar un cóctel, cenar o bailar tango.

Avenida Florida

La Avenida Florida es peatonal desde 1971 y conecta el centro de Buenos Aires con el norte, entre la Plaza de Mayo y la Avenida 9 de Julio. Se puede pensar en visitar una de las grandes calles comerciales que se pueden encontrar en cualquier ciudad, sin embargo, Buenos Aires también tiene una calle comercial “a la argentina”: la Avenida Florida, donde encontrarás característicos y pequeños comercios, artesanos y vendedores ambulantes.

La Avenida Florida ofrece muchos pequeños restaurantes y las actuaciones de muchos artistas callejeros. No puedes perderte las actuaciones de tango, llenas de sensualidad y pasión. Es la calle donde se puede encontrar un paseo realmente sugerente, animado y colorido. La Avenida Florida es una mezcla de culturas y personas que te hará viajar en el tiempo. 

Alrededores: Tigre y Delta del Paraná

Un viaje fuera de Buenos Aires, a Tigre, en el delta del Paraná, te dará la oportunidad de descubrir una zona verdaderamente encantadora. Situado al norte, a 28 kilómetros de Buenos Aires, Tigre se extiende en una zona llena de pequeños ríos e islotes, y pueden ser visitadas con las numerosas lanchas o botes a motor que acompañan a turistas y residentes.

Tigre toma su nombre de los tigres y jaguares que se cazaban en la zona cuando llegaron los colonos. Inicialmente habitada por europeos dedicados a la agricultura, se convirtió en la zona famosa por la circulación de frutas y madera. Un viaje al Puerto de Frutos, el mercado de artesanías te permitirá comprar artículos para llevarte un recuerdo único de Argentina.

Alrededores: Bioparque Temaikán

A menos de una hora de Buenos Aires, podrás rodearte de naturaleza en el Bioparco Temikén. En la lengua de los tehuelches, los nativos americanos, Tem significa "tierra" mientras que aiken significa "vida", y este parque zoológico ubicado en Belén di Escobar te sumergirá en la flora y fauna de Argentina y Sudamérica.

En el interior del Bioparque conocerás algunos animales curiosos, pero también te divertirás con vacas, pollos y cabras, pudiendo pasear libremente por un huerto con una gran selección de verduras. Quedarás encantado cuando llegues al acuario donde podrás observar peces exóticos caribeños, amazónicos y oceánicos nadando en armonía en el agua de mar.

Una de las excursiones Costa te llevará a visitar el Bioparque Temaikén y te hará hacer un viaje a un mundo encantado, donde podrás ver la magia con tus propios ojos gracias a las miles de mariposas que vuelan sobre las orquídeas.

Alrededores: La Plata

Si Argentina te intriga, disfruta de una excursión Costa por Buenos Aires. A unos sesenta kilómetros al sudeste de la capital, te encontrarás en La Plata, una ciudad más pequeña que Buenos Aires pero llena de sorpresas. Una de ellas es la Plaza Moreno, una de las plazas más grandes del mundo. En La Plata se puede visitar la Catedral de la Inmaculada Concepción, la Casa de Gobierno, el Museo de Ciencias Naturales, el moderno estadio de fútbol o el hipódromo.

La ciudad, situada a unos 15 km del Río de la Plata, fue fundada en 1882 por el Gobernador de la provincia Dardo Rocha para suplir la falta de capital de la provincia de Buenos Aires, que se hizo necesaria tras la declaración de Buenos Aires como capital federal de la República Argentina. Lo que verás es una ciudad llena de museos, un centro universitario y el segundo teatro más grande de Argentina, que te conquistará con su vitalidad.

Descubre Buenos Aires con Costa Cruceros

 

Visitar Buenos Aires es una experiencia que superará tus expectativas. Una ciudad enorme, donde todavía se siente una gran conexión con la historia y el deseo de marcar su independencia. Gracias a Costa Cruceros podrás llegar a esta ciudad desde el mar, con una vista única. Buenos Aires te envolverá con sus colores y sus edificios, y te hará bailar sobre las notas del tango

Zarpa con Costa Cruceros