Santorini es la joya de las Cícladas. Todos los años, su esplendor invita a miles de turistas a comprar pasajes, y conocer sus playas tan preciadas. En Santorini, donde el mar y el cielo se encuentran en el horizonte y se funden en un paisaje de belleza incomparable, podés vivir tus vacaciones románticas soñadas.

 

Desde hace siglos, la isla soporta numerosas erupciones volcánicas, y fue destruida casi por completo por el terremoto de 1956. Sin embargo, Santorini resiste y está lista para conquistarte con el encanto de sus casas bañadas por el sol y sus coloridos techos que embellecen aun más la vista del mar cristalino. La isla es la más meridional de las Cícladas y se encuentra en el mar Egeo de Grecia, a medio camino entre Creta y Atenas. Conocida en un pasado ya lejano como Strongili, después de una erupción adquirió la característica forma de medialuna que podemos admirar hoy.

 

Desde playas fabulosas hasta puestas de sol en una caldera, la siguiente lista de quince cosas para hacer y ver en Santorini te garantiza una visita inolvidable por una de las veinte islas más bellas de Grecia.

 

  • Pueblo de Oia.
  • Volcán de Santorini.
  • Caldera.
  • Sitio arqueológico de Akrotiri.
  • Fira.
  • Nea Kameni y Palea Kameni.
  • Isola de Therasia.
  • Megalochori.
  • Playas de Santorini.
  • Monte Profitis Ilias.
  • Pyrgos.
  • Imerovigli.
  • Firostefani.
  • Degustar productos típicos.
  • Degustación de vinos en Santorini.

Pueblo de Oia

Cúpulas blancas y azules que se pierden en los callejones estrechos: Oia, el pueblo que domina la caldera del volcán de Santorini, y el símbolo por excelencia de la isla. Su espíritu tradicional no se ha desvanecido incluso después de la llegada del turismo masivo. Aunque el centro está salpicado de tiendas y boutiques de lujo, paseando por los callejones de Oia se disfruta de ese paraíso que todos hemos visto al menos una vez en foto.

 

¿Qué podés hacer en Oia? Recorré las calles estrechas y empinadas entre las casas con forma cúbica, divertite en uno de los boliches de la costa y, con tu trago en mano, disfrutá del viento suave, el brillo del mar y la puesta de sol. Este es el lugar perfecto para ver la puesta de sol en Santorini: el cielo se vuelve rosado y también transforma el agua, coloreándola como una acuarela.

 

Otro lugar excelente para ver el atardecer son las ruinas del castillo de Agios Nikolaos. Esta edificación veneciana del siglo XV debe su nombre a la hermosa iglesia tallada en la roca. Su construcción se remonta a las incursiones piratas, que constituyeron una gran amenaza para la isla. En el interior, las habitaciones fueron reservadas para las casas de los gobernantes venecianos. Desafortunadamente, después del terremoto de 1956, la mayoría de las construcciones se hundieron en el mar y no queda mucho por ver, excepto las “goulas” o torres de vigilancia.

Volcán de Santorini

Entre las fortalezas de la civilización minoica en 1600 a. C., sin duda estaba la isla de Thera, lo que ahora se conoce como Santorini. Su posición comercial estratégica y su conformación circular la convirtieron en un puerto natural perfecto para el amarre de barcos y una de las zonas más prestigiosas de las Cícladas.

 

Cuando Thera comenzó a ser destruida por los terremotos, los habitantes de la isla no se esperaban el desastre que aconteció. El volcán se activó y liberó humos y erupciones piroclásticas en el cielo que dieron lugar a explosiones tan fuertes que se llegaron a escuchar en Egipto. Las consecuencias de esta erupción, entre tsunamis y vapores, fueron dramáticas para toda la civilización minoica y, siglos después, dieron lugar a la característica forma de medialuna que tiene Santorini hoy.

 

Ahora, la caldera del volcán es uno de los lugares más turísticos y admirados de las Cícladas, y todos buscan alojarse en uno de los hoteles ubicados sobre este accidente geográfico.

Caldera

En Santorini todo gira en torno a la Caldera, y no es casualidad. Impresionantes paisajes, hoteles de lujo, piscinas infinitas, tiendas de lujo y bares de cócteles: los que logran estar más cerca de la caldera son los VIP y, en general, los amantes de la “dolce vita”. Podés disfrutar de la vista única desde esta ubicación extraordinaria directamente desde Fira o desde Oia, el pueblo más al norte. Te recomendamos caminar desde Fira hasta Imerovigli, donde la vista es singular y merece ser disfrutada al menos una vez en la vida. Luego, acercate al promontorio de Skaros, que se adentra en la caldera, y subí hacia lo alto, sobre las rocas, para llegar a algunos de los miradores más impresionantes de Santorini.

Sitio arqueológico de Akrotiri

Cerca de la costa sur de Santorini, a 12 km de la capital, Gira, se encuentra la ciudad prehistórica de Akrotiri. Esta localidad es, quizás, una de las atracciones arqueológicas más interesantes de la isla y uno de los sitios más emocionantes de toda Grecia. El verdadero nombre de esta antigua ciudad, que se remonta a la era minoica, es desconocido. Akrotiri es, en realidad, el nombre de una pequeña aldea que se encuentra a poca distancia del sitio.

 

También conocida como la “Pompeya minoica”, Akrotiri se ha conservado de una manera casi impecable gracias a la erupción volcánica. Tras este evento, la ciudad quedó cubierta de una capa de ceniza y piedra pómez que funcionó como un “conservante”. Esto permitió que la ciudad permaneciera casi intacta a lo largo de los siglos. Lo mismo sucedió también en Herculano y Pompeya, las ciudades sumergidas por los desastres del Vesubio, en Campania.

 

El sitio de Akrotiri fue reabierto oficialmente en 2012 después de un accidente fatal debido a una falla estructural. Después de los trabajos de refuerzo, los restos arqueológicos se han convertido en un destino turístico que se puede visitar con total seguridad. Acá, literalmente, se camina entre los restos arqueológicos del pueblo, gracias a las pasarelas instaladas entre las ruinas, que también ofrecen un excelente punto de observación.

 

Los primeros restos de la aldea fueron encontrados en 1866 por algunos mineros que trabajaban en las canteras de la zona para la construcción del canal de Suez. No obstante, los arqueólogos tardaron casi un siglo en comprender la importancia histórica de este hallazgo, que se remonta a la segunda fase del período protocicládico. El asentamiento urbano de Akrotiri estaba bien organizado y equipado con un sistema de alcantarillado futurista que se conserva hoy debajo de la superficie de la carretera. Muchas habitaciones de la planta baja se utilizaron como almacenes para guardar bienes. También había varios edificios públicos para actividades civiles y religiosas. El edificio más grande es Xeste 4, de tres pisos y con docenas de habitaciones. Los fragmentos de frescos sacados a la luz representan figuras masculinas que suben las escaleras y sugieren que era un edificio público.

 

Para admirar completamente la belleza de los murales de Akrotiri y comprender su historia, invaluable para la reconstrucción de una época tan lejana, se recomienda visitar el Santozeum de Fira y el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Fira

La capital de Santorini, Fira, es una pequeña ciudad mágica, caracterizada por caminos empinados y callejones dominados por el blanco y el azul de sus casas cúbicas. En todas partes podrás contemplar un paisaje impresionante. Fira se encuentra en la parte occidental de la isla, a 10 km del puerto principal. Encaramada en un acantilado de la caldera, a unos 260 m sobre el nivel del mar, esta espléndida ubicación ofrece vistas excepcionales y alojamientos de lujo para sus turistas. Este es el lugar ideal para disfrutar del mar y la mundanalidad al mismo tiempo, con boliches, restaurantes y boutiques de alta costura y joyería.

 

Orientarse en Fira es fácil: la plaza principal se llama plaza Theotokopoulou y está atravesada por odos 25-Martiou, la calle que llega hasta las partes más elevadas del país. Se puede llegar directamente al mar desde un callejón asfaltado que sale desde allí y es fácil de reconocer. Fira es el lugar de la vida nocturna de Santorini, y es el único sitio donde podés bailar hasta el amanecer y tomarte algún trago en boliches exclusivos. Si buscás algo más romántico y privado, visitá la aldea de Firostefani, más al norte y menos concurrida.

 

Además de la vida nocturna, Fira es interesante por su antiguo puerto, accesible por teleférico o en mula, la catedral de Ypapanti y la iglesia de la Virgen de Agios Theodorios.

 

Visitá el Museo Arqueológico, que alberga impresionantes frescos del período helenístico, obras bizantinas y restos prehistóricos. Salí de excursión al Museo Prehistórico, que conserva algunos de los frescos de Akrotiri, incluidos los restos del famoso fresco de los “Monos azules”. La última parada recomendada es el Centro Cultural Megaro Gyzi, una antigua residencia patricia perteneciente a una familia veneciana, los Gyzi. En el interior se exhiben fotos que cuentan la historia del pueblo y la isla. Esta es también la zona donde se realizan conciertos de música clásica y griega en Santorini.

Nea Kameni y Palea Kameni

Quienes vayan a Santorini deben visitar unos islotes que son el epicentro de la belleza de este lugar. Para llegar, se parte en un viaje organizado en barco hasta los islotes que se encuentran en el corazón de la caldera, Nea Kameni y Palea Kameni. Este importante cambio de perspectiva te permitirá ver a Fira y Oia como nunca las hubieras imaginado y sumergirte en una naturaleza virgen que aun muestra signos de la presencia de un volcán activo. Dejate sorprender por las fumarolas, el olor a azufre y las fuentes marinas de agua caliente para darte cuenta de que la isla está lejos de estar dormida y que, en realidad, ¡ruge continuamente!

Isla de Therasia

Therasia es una pequeña isla de Grecia ubicada frente a Santorini; este lugar evocador donde el tiempo parece haberse detenido te permitirá respirar profundamente la atmósfera de una Grecia que nunca imaginaste que encontrarías en una isla tan turística. Si bien todos ven Therasia, pocos la recorren realmente. Tenés que conocerla para imaginar Santorini antes de que el turismo masivo la transformara casi por completo.

 

El islote está salpicado por veintiún iglesias, casi todas privadas y, por lo tanto, no abiertas a los turistas. Los locales comerciales son pocos y todos están concentrados en Manolas, el único pueblo de la zona. Vení a disfrutar de la belleza del lugar y quedate a ver el atardecer.

 

Aquellos que vengan interesados por sus playas tendrán que posponer el baño para otro momento o alquilar una canoa. No hay playas en Therasia: la isla está rodeada de rocas volcánicas ásperas y con bordes afilados. A pesar de esto, se puede nadar, pero solo cuando el mar está en calma y los meltemi soplan con menos fuerza. La única zona costera del lugar es la del puerto, donde también atracan los barcos. Igualmente, el agua es hermosa y nadar es un placer.

Megalochori

Megalochori es uno de los pueblos más bellos de Santorini, ubicado a unos 10 km de Fira y particularmente apreciado por ser uno de los lugares más pintorescos de la isla. Su existencia está documentada desde el siglo XVII y, en sus estrechas calles, podrás hallar edificios históricos, casas antiguas y, por supuesto, cuevas piratas. En este lugar, muchas de las casas están rodeadas por altos muros que servían para mantener a los criminales lejos durante las largas noches solitarias. En el centro de Megalochori se encuentra la plaza, un lugar lleno de tabernas, bares y restaurantes donde también se juega al “tavli” (o básicamente el “backgammon”). El área de Megalochori también es conocida por la producción de vino.

Las playas de Santorini

Ciertamente, parte de la magia de Santorini es el mar. Esta isla es codiciada por su atmósfera y, por supuesto, por la belleza de las playas que la rodean. Visitá la bahía de Amoudi, por ejemplo, en el extremo norte de la isla, debajo del pueblo de Oia. El agua es color esmeralda y está salpicada por pequeñas embarcaciones. Además, la playa da directamente a la caldera para ofrecer una inmersión increíble en un lugar que parece sacado de un cuento.

 

Otra playa imperdible es la de Exo Gialos que, junto con Xiropigado y Vourvoulos, constituye uno de los tramos más salvajes y espectaculares de la costa este de Santorini. Podés bucear entre acantilados y playas de arena adornadas con piedras negras.

 

En Monolithos, justo después de la playa de Exo Gialos, se encentra una playa bien equipada, y el destino de referencia para familias con niños que desean pasar un día en la playa rodeados de comodidades. Visitá también, Kamari, ubicada en la parte sureste de la isla. Esta también es apta para familias, ya que el fondo marino es bajo y las sombrillas de paja crean un ambiente encantador.

 

No te pierdas las playas de Perissa, Perivolos y Vlychada, donde podés nadar bajo la luna, y la emblemática Red Beach o playa Roja, con su franja de arena volcánica que contrasta con el verde del agua.

 

Acercate a Kambia Beach, a apenas pasos de Red Beach y White Beach. Este es un lugar costero de gran tranquilidad que debe ser explorado con todos los sentidos. La orilla se eleva sobre piedras grises y blancas, redondas y lisas. Estas le dan un aspecto atípico a esta extraordinaria playa de Santorini, donde podés disfrutar de privacidad y relajación, ¡algo muy valorado en la isla más visitada de Grecia!

Monte Profitis Ilias

Seguramente ya has escuchado sobre el “rayo verde” (el último rayo del sol antes de ponerse) o un rayo de luz verdosa que saluda a los que admiran el sol antes de la llegada de la noche. Uno de los lugares más bellos para ver este espectáculo es sin duda el monte Profitis Ilias, un pico de 567 m que se eleva entre Pyrgos y Kamari, en Santorini. En la parte superior también se encuentra un antiguo monasterio, con una exposición rica en íconos interesantes, libros, artefactos y elementos preciosos de la religión ortodoxa griega. Se puede llegar a la zona a pie o mediante excursiones organizadas que salen directamente de Fira.

Pyrgos

Pintoresco y único, Pyrgos es un pequeño pueblo de Santorini que te permitirá disfrutar de increíbles vistas sobre la isla y de un clima templado y sereno donde podés relajarte de verdad. Aunque no tiene patrimonio histórico, Pyrgos es muy buscado por los turistas a los que les gusta perderse en los paseos. Dejate seducir por sus callejones estrechos y la belleza de un pueblo que ha conservado parte de su encanto antiguo. 

Imerovigli

Es uno de los pueblos más famosos e importantes de Santorini, y se encuentra en la parte más alta del acantilado, a unos 3 km de Fira. Es un pueblo tradicional inmaculado con curvas suaves. Imerovigli se alza en el acantilado más alto de la isla y está justo en la cima de la caldera, a unos 300 m sobre el nivel del mar.

Firostefani

Firostefani es un pueblo casi completamente inundado por la ferviente actividad de Fira. Romántico, panorámico y tranquilo, se encuentra en uno de los puntos más altos de la caldera y se puede llegar en quince minutos a pie desde el teleférico.

También conocido como “el techo de la isla”, es un pueblo ideal para estadías románticas y lejos de la mundanalidad de Fira, pero no demasiado. Quienes lleguen a Firostefani deben visitar la pequeña iglesia de la Virgen de Agios Theodoros, muy interesante y fácilmente reconocible por la fachada amarilla y el campanario con tres campanas

 

. Desde acá, también podés realizar una serie de excursiones por los senderos sobre los acantilados, con magníficas experiencias incluso para los mayores entusiastas del senderismo.

Saborear los productos típicos

Las recetas de la isla de Santorini pertenecen en su mayor parte a la cocina tradicional griega, aunque algunos restaurantes locales logran dar un toque regional a sus manjares. Quien llegue aquí puede disfrutar de una increíble musaca, uno de los platos nacionales griegos por excelencia, parecido a la berenjena a la parmesana siciliana. Probá también los domatokeftedes, deliciosas bolitas de tomate condimentadas con menta y cebolla, un plato que también es perfecto para vegetarianos y veganos, ya que no contiene productos derivados de animales. Quienes van a Grecia y no prueban el tzatziki deben hacer penitencia y volver en otro momento: es una salsa cremosa que generalmente se sirve como aperitivo en los restaurantes. Hecha a base de yogur griego, ajo y pepino, es un verdadero deleite para los amantes de los sabores fuertes.

 

En Santorini también podés degustar los gyros, la comida callejera por excelencia de Grecia. Con cierta semejanza con el kebab, los gyros se preparan con un pan de pita al que se le agrega un relleno de carne de cerdo cocida, condimentada con abundante tzatziki.

 

Incluso los dulces de Santorini son inolvidables: probá un bocado de baklava, finas láminas de masa filo y nueces empapadas en una mezcla de azúcar, miel o jugo de limón, con especias cocinadas en agua de rosas. El resultado es una dulzura impactante imposible de olvidar.

Degustación de vinos de Santorini

Es imposible resistirse al encanto de una cata de vinos en Santorini. Empezá, cómo no, con vides de assyrtiko, una de las denominaciones que han hecho famosa a la isla. Recordá que durante los siglos XIV y XVI el área volcánica de Santorini produjo algunos de los mejores vinos de Europa. Luego, su popularidad disminuyó, abriendo camino a los nombres italianos y franceses, pero esto no significa que el valor de una buena botella de Santorini sea menos importante.

 

¿Por qué el vino es tan bueno? El suelo rico y fértil de origen volcánico es ideal para el cultivo de viñedos, que crecen bien en el clima mediterráneo, templado y soleado. Entre las bodegas para visitar en la isla recordamos Estate Argyros, Santo Wines, Gaia Wines y Domaine Sigalas. Si no estás seguro de cómo hacer una degustación, confiá en los guías locales que te acompañarán a los lugares más característicos de la producción local.

Salí rumbo a Santorini con Costa Cruceros

Romántica y desbordada de paisajes naturales impresionantes, Santorini te conquistará en muy poco tiempo. Disfrutá de las excursiones de Costa Cruceros para enamorarte aun más de esta hermosa isla, visitando lugares maravillosos como Fira, el pueblo de Oia y el sitio arqueológico de Akrotiri.

Busca tu próximo crucero