Situada en el corazón del Mar Mediterráneo, Malta ha acogido a muchas civilizaciones a lo largo de su historia, procedentes de Europa, pero también del norte de África y del Oriente Medio. Esta mezcla de culturas, junto con las poblaciones de la antigüedad que las precedieron, ha contribuido a formar un tesoro extremadamente rico.

Además, la centralidad de su posición geográfica ha hecho de Malta el centro de muchas rutas comerciales y acontecimientos históricos únicos. En este sentido se puede decir que Malta es un auténtico secreto que espera ser descubierto. También porque este encanto histórico y cultural se combina con un entorno natural intacto, donde las playas de Malta son un símbolo de naturalidad y de oportunidades de entretenimiento únicas.

Las 24 mejores cosas que ver en Malta: 

  • La Valeta
  • Rabat
  • Pueblo de Popeye (o Sweethaven)
  • Mdina
  • Sliema y San Julián
  • Mnajdra e Hagar Qim
  • Mosta
  • Marsaxlokk
  • Cueva de Ghar Dalam
  • Paradise Bay
  • La Laguna Blu de Comino
  • La Cueva di Calypso en Gozo
  • Gruta Azul
  • Concatedral de San Juan Bautista (La Valeta)
  • Jardines Upper Barrakka (La Valeta)
  • Palacio Magisterial (La Valeta)
  • Palazzo Falson (Mdina)
  • Cattedrale Siculo-Normanna de San Pablo (Mdina)
  • Museo Arqueológico Nacional de Malta
  • Acantilados de Dingli
  • Procatedral de San Pablo (La Valeta)
  • Las Tres Ciudades: Bormla, Birgu e Isla
  • Paceville
  • Torre de Santa Agata o Torre Roja

La Valeta

Uno de los puntos de partida para descubrir Malta puede ser su capital, La Valeta, una ciudad con las características de una fortaleza que conserva el alma de las islas maltesas. Nombrada en honor a su fundador, un miembro destacado de la Orden de San Juan, la ciudad fue construida en 1500 sobre las rocas de una montaña con vistas al mar.

Arquitectónicamente, es una obra maestra del estilo barroco. Una obra maestra que ni siquiera el típico tráfico de las capitales europeas más modernas puede oscurecer.

Al cruzar el centro se descubren callejones estrechos y característicos que conducen a puntos de interés, monumentos y maravillas artísticas envidiadas por todo el mundo.

No menos intrigantes son las tiendas y locales del centro, donde también se encuentran las tiendas de las marcas internacionales más famosas, que hacen de La Valeta una experiencia ineludible, sobre todo si se vive con las excursiones de Costa Cruceros

Rabat

Rabat es un libro de historia abierto, un pequeño pueblo a las afueras de Mdina. Según algunos relatos legendarios, Rabat acogió a San Pablo durante su llegada a Malta: un viaje que más tarde daría lugar al desarrollo de la primera comunidad cristiana de la isla.

Varios monumentos y sitios históricos, como las cuevas y catacumbas de San Pablo, dan testimonio del fuerte vínculo de Rabat con el cristianismo. Es particularmente interesante visitar una domus romana y la casa de los Bernard, una residencia histórica que perteneció a una familia de nobles malteses. 

Pueblo de Popeye (o Sweethaven)

Popeye Village es un grupo de pequeñas casas y cabañas, situadas en la zona noroeste de Lata, que se construyó en forma de plató de cine para poder albergar el rodaje de la película "Popeye", con Robin Williams como actor principal.

La construcción de la aldea comenzó a finales de los 70 y se completó después de siete meses de trabajo. Aunque la película no tuvo mucho éxito después, el pueblo sigue siendo un destino interesante, especialmente para las familias.  

Mdina

Cuatro mil años: la ciudad de Mdina es tan larga y antigua. Un centro urbano que muestra claramente el vínculo de Malta con el cristianismo. Más allá de la tradición según la cual Mdina, con Rabat, acogió a San Pablo después de su naufragio, lo que llama la atención de la ciudad es su atmósfera que emana historia y cultura en cada momento.

La estructura urbana de la ciudad combina elementos medievales y barrocos. En su tejido subterráneo destacan numerosos hallazgos de la época romana. Al mismo tiempo, los grandes conventos en los que se han asentado diversas órdenes religiosas son particularmente significativos. El núcleo de Mdina sigue siendo hoy el corazón del comercio de la ciudad. 

Sliema y San Julián

Un popular destino turístico, Sliema es una ciudad situada a lo largo de la costa este de Malta. Hay muchos lugares de interés comenzando por el paseo marítimo donde se puede dar un agradable paseo. Igualmente lleno de encanto el Fuerte de Tigne, que data de 1800. De la misma época es la iglesia barroca Stella Maris, mientras que la más antigua es la Torre de San Julián.

Otra ciudad que recibe a los visitantes con los brazos abiertos es San Julián, donde los protagonistas son las oportunidades de entretenimiento, realmente variadas y atentas a las necesidades de todos. En lo que fue una vez un pueblo de pescadores, también es posible visitar iglesias históricas, ver monumentos de valor internacional, pasear por un encantador paseo marítimo, relajarse en maravillosas playas y degustar platos tradicionales

Mnajdra e Hagar Qim

En la zona suroeste de la isla maltesa, puedes visitar los templos de Mnajdra y Hagar Qim, un auténtico patrimonio histórico ya que datan del 3600 a.C. Son más antiguas que las pirámides egipcias y el sitio británico de Stonehenge. No es de extrañar, por tanto, que la UNESCO haya decidido protegerlos como Patrimonio de la Humanidad. Los dos templos malteses, construidos con enormes bloques de piedra, son particularmente llamativos ya que dan al Mar Mediterráneo.

Mosta

En la época medieval, Mosta era un pequeño pueblo, cuyos habitantes eran en su mayoría agricultores que se ocupaban de las zonas rurales de los alrededores. Hoy en día esta realidad ha crecido hasta convertirse en uno de los centros más grandes y significativos de la nación. 

El lugar de interés más significativo es, sin duda, la Rotonda de Mosta, un majestuoso edificio religioso que puede presumir de una extraordinaria cúpula, la tercera más grande de Europa. También vale la pena visitar las catacumbas de Ta' Bistra.

Marsaxlokk

Quienes deseen sumergirse plenamente en la cultura maltesa no deben perderse una visita a Marsaxlokk, un país conocido por su mercado dominical y sus coloridos "luzzi", los barcos tradicionales que caracterizan a Malta. El centro está situado en la parte sudoriental de la isla maltesa.

Cueva de Ghar Dalam

La isla de Malta es una experiencia de 360 grados que sorprende desde cualquier punto de vista. Incluso si lo miras por debajo de la tierra. En particular, cuando se va al extremo sur de la isla, los visitantes se encuentran la cueva de Ghar Dalam, una cueva oscura, como su nombre indica, que es uno de los símbolos más significativos del país.

Esto se debe a que la cueva es el monumento maltés más antiguo y, por lo tanto, tiene un valor inestimable, especialmente desde el punto de vista paleontológico. Formado como resultado de los fenómenos de erosión del agua, Ghar Dalam ha hecho posible la conservación de innumerables hallazgos, tanto de origen humano como animal, gracias a los cuales se han hecho algunos descubrimientos importantes.

Paradise Bay

El nombre es más apropiado que nunca porque Paradise Bay es un verdadero paraíso, o mejor dicho, una bahía paradisíaca. Situada en la parte norte de la isla de Malta, es una pequeña playa escondida entre la vegetación y las rocas que se abre a un mar de aguas cristalinas.

La Laguna Blu de Comino

Una de las playas más fascinantes de la isla de Malta es, sin duda, la famosa Laguna Azul de Comino, que ofrece a los visitantes aguas extremadamente cristalinas y de color turquesa que enamoran. Te encontrarás con esta joya mientras viajas desde la isla principal hasta la isla de Gozo: una vez allí, tendrás la impresión de haber desembarcado en el Caribe, con playas totalmente vírgenes e incontaminadas.

La Laguna Azul es extremadamente salvaje, tanto que en verano sólo hay una instalación de alojamiento. En invierno, en cambio, es imposible quedarse sin ser alojado por una de las cuatro personas que viven en la isla.Es también interesante ver, participando en una de las excursiones de Costa Cruceros, los sugerentes acantilados y una muy antigua torre de vigilancia.

La Cueva di Calipso en Gozo

La "casa" de la bella ninfa Calipso ha sido colocada en diferentes puntos del Mediterráneo, pero según algunos estudiosos autorizados la sede auténtica coincidiría con la actual isla maltesa de Gozo.

Es aquí donde hoy se puede admirar la Cueva de Calipso; el lugar donde se habría producido el primer encuentro entre Ulises, el único superviviente después del naufragio de su barco, y la ninfa, obligada a quedarse para siempre en la isla por haberse atrevido a desafiar a los Dioses, enamorándose, sin ser correspondida, de los héroes que desembarcaron allí.

Un lugar místico y mitológico, que puede ser visitado con las excursiones de Costa Cruceros, que también ofrecen un paisaje impresionante y vistas inolvidables.

Gruta Azul

La Gruta Azul de Malta es una obra maestra de la naturaleza y, por esta razón, una de las más deseadas por los turistas. Similar, pero de mayor tamaño, a la cueva de Capri, parece una formación rocosa sumergida en el mar realmente gigantesca. Puedes visitarla en barco, desde el cual podrás perderte en los fantásticos colores turquesa que te dará el mar de alrededor.

Concatedral de San Juan Bautista (La Valeta)

Durante la visita a la capital de Malta, has de descubrir la Concatedral de San Juan Bautista que, con sus características, ha permitido que el centro histórico de La Valeta sea reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Los visitantes pueden admirar una de las catedrales más impresionantes del mundo, un ejemplo de arquitectura barroca, que también puede presumir de extraordinarias pinturas de Caravaggio y Mattia Preti.

Tanto en el exterior como en el interior, este edificio, que data de 1500, puede sorprender a los visitantes, posicionándose con determinación como uno de los lugares de arte más importantes y significativos de la isla de Malta.

Jardines Upper Barrakka (La Valeta)

Un espléndido rincón que ha de ser descubierto son los Jardines de Barrakka son uno de los lugares más mágicos de Malta por el ambiente reservado y tranquilo que ofrecen.

Diseñados en el siglo XVI como un espacio de recreo a disposición de los Caballeros de Malta, se caracterizan por una encantadora terraza con vistas al mar y una flora verdaderamente variada y cautivadora.

Palacio Magisterial (La Valeta)

El Palacio Magisterial, también conocido como "The Palace", es uno de los principales puntos de interés de La Valeta. Más allá de su grandeza, lo que llama la atención son las sugerencias históricas que logra crear al observador. Admirándolo se puede comprender inmediatamente la importancia del Palacio Magisterial en la vida institucional y cívica maltesa.

Construido entre los siglos XVI y XVIII, fue inicialmente Palacio del Gran Maestre de la Orden de los Caballeros de Malta. Más tarde se convirtió en el Palacio del Parlamento y hoy en día alberga la oficina del Presidente de la República de Malta. La Sala de Tapices, la Sala del Trono y las Salas Amarilla y Roja son de valor absoluto. Un tesoro para descubrir y experimentar al máximo con las excursiones de Costa Cruceros.

Palazzo Falson (Mdina)

Situado en el corazón de Mdina, lo que ahora se conoce como Palazzo Falson era conocido como Palazzo Cumbo-Navarra, Casa dei Castelletti y Norman House Fue construido a finales de 1400, según los cánones de la arquitectura normanda, probablemente como una residencia noble para la nobleza maltesa. Más tarde tomó su nombre de la familia Falson.

Hoy en día se puede visitar con las excursiones de Costa Cruceros y es una gran casa-museo en cuyo interior se pueden descubrir 17 habitaciones amuebladas con los detalles de la época, así como innumerables colecciones de antigüedades.

Cattedrale Siculo-Normanna de San Pablo (Mdina)

Durante la visita a la antigua capital de Malta, Mdina, es casi una obligación detenerse en la plaza central de la ciudad para poder apreciar en todo su encanto la Catedral de Siculo-Normanna: lo que los visitantes pueden visitar con las excursiones de Costa Cruises es, de hecho, una iglesia.

Extraordinaria la cúpula, así como particularmente fascinantes son los frescos de Mattia Preti que embellecen el coro. En general, son todos los detalles del interior los que hacen de este edificio religioso una auténtica obra maestra del arte. 

Museo Arqueológico Nacional de Malta

En un país tan rico en historia como Malta, uno de los primeros puntos de interés que hay que ver de cerca, participando en las excursiones de Costa Cruceros, es definitivamente el Museo Nacional de Arqueología. Uno de los mayores complejos de museos de este tipo en el continente europeo, destaca en particular por los Caballeros de Malta, junto con la historia de las numerosas civilizaciones que han contribuido al desarrollo del tejido social de la Malta actual.

El museo se encuentra en un elegante edificio que se caracteriza por la presencia, en el primer piso, de un gran salón con un techo con casetones, dentro del cual se pueden admirar pinturas de absoluta belleza. Fue aquí donde los miembros de la Orden de los Caballeros cenaron y festejaron. También vale la pena visitar la exposición instalada en la planta baja que muestra artefactos y otros hallazgos que datan del período Neolítico.

Acantilados de Dingli

Para dejar atrás el cansancio y el estrés, ¿qué mejor alternativa que un paseo panorámico por los acantilados de Dingli? Conocidos en todo el mundo por las fantásticas vistas que ofrecen a los excursionistas, alcanzan una altura de 200 metros sobre el nivel del mar.

Además de ofrecer un panorama de cuento de hadas y la posibilidad de hacer fotografías increíbles, también permiten a los excursionistas participar en excursiones con un tema histórico-cultural, gracias a la presencia de numerosos puntos de interés a lo largo del camino, incluido el centro de información de fauna y flora.

Procatedral de San Pablo (La Valeta)

Entre los muchos lugares de interés para descubrir en La Valeta con las excursiones de Costa Cruceros está la Procatedral de San Pablo. Además de su imponente estructura y características arquitectónicas, se sabe que es una de las tres catedrales anglicanas pertenecientes a la diócesis de Gibraltar en Europa.

Fue la Reina Madre Adelaida quien encargó la construcción del edificio religioso en el siglo XIX, después de que descubriera que no había lugares en Malta para acoger a los fieles anglicanos. Hecho de piedra caliza, tiene una estructura neoclásica y se distingue por su torre de más de 60 metros de altura, visible en buena parte de La Valeta.

Las Tres Ciudades: Bormla, Birgu e Isla

No son conocidas como otros lugares de Malta, pero las Tres Ciudades, un trío formado por Bormla, Birgu e Isla, son un tesoro de joyas preciosas, tanto en términos culturales como históricos.

En estas tres áreas, el auténtico corazón de Malta antes de la fundación de La Valeta, se conservan monumentos y esculturas de valor absoluto, empezando por las fortalezas, y se tiene la oportunidad de degustar los platos típicos de la tradición maltesa.

Lo ideal es ir acompañado durante la visita por personas que conozcan bien el lugar, no porque las Tres Ciudades sean peligrosas (al contrario), sino porque muchos monumentos son difíciles de identificar y las calles estrechas, muy similares entre sí, pueden confundir fácilmente.

Paceville

Cultura, historia y naturaleza virgen. La isla de Malta es todo esto, pero también diversión y vida nocturna. En este sentido, uno de los mejores lugares para visitar es Paceville.

Este vecindario es particularmente para los que aman la fiesta y frecuentan locales como bares y discotecas. Durante las horas del día, esta zona es frecuentada por pocas personas, mientras que, desde las primeras horas de la tarde hasta las últimas de la noche, Paceville está llena de gente.

Para aquellos que quieren divertirse pero de manera más relajada, el vecindario ofrece lugares más tranquilos para reunirse, como salas de juego, casinos y cines. Para aquellos que no pueden dejar de comprar ni siquiera en vacaciones, una parada en el centro comercial local es obligatoria. En resumen, hay algo para todos.

Torre de Santa Agata o Torre Roja

En la zona más occidental de la isla maltesa destaca una construcción extremadamente fascinante: la Torre Roja de Santa Ágata, una estructura de defensa de los Caballeros de Malta que debe parte de su nombre al color de los materiales utilizados para su construcción.

Es especialmente interesante por su base cuadrada, en cuyas esquinas se levantan cuatro torres cuadradas. Subiendo a esta fortaleza, se puede admirar desde arriba los pueblos de Comino y Gozo, más allá de las torres de vigilancia de La Valeta. ¡Un panorama de cuento de hadas!

Descubre Malta con Costa Cruceros

 

Cuantos más años pasan, más se las arregla Malta para sorprender a sus visitantes. Lo que sorprende, además de su paisaje virgen y salvaje, es su patrimonio histórico y cultural. Durante miles de años, el archipiélago, con La Valeta como capital, ha sido un centro de paso para innumerables culturas. A sus tierras han llegado algunas de las más grandes personalidades del pasado, como San Pablo y Napoleón, así como los Caballeros de Malta.

La belleza natural de Malta es indudable, como lo demuestra el gran número de zonas protegidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Ejemplos de esto son los grandes templos de la antigüedad, la ciudad de Mdina, la capital y muchos otros tesoros apreciados en todo el planeta.

No faltan atractivos y oportunidades para la diversión y el entretenimiento. A todo esto se añaden playas de ensueño y senderos naturales que ofrecen experiencias de inmersión únicas. Por último, pero no menos importante, Malta es un escaparate privilegiado de la historia del mundo.

Situado en el centro de las principales rutas comerciales que interesaban al Mar Mediterráneo, el archipiélago maltés es un protagonista absoluto del proceso que condujo a la evolución de la civilización europea.

Quizás no es suficiente una semana de vacaciones para conocer Malta en profundidad y, en particular, su cultura, su historia, su naturaleza y sus lugares de entretenimiento. Sin embargo, las experiencias que se pueden tener al participar en las excursiones de Costa Cruceros permiten tener una visión bastante completa de una realidad como la de Malta, que sabe acoger a los turistas y acompañarlos en un viaje inolvidable.

Un viaje en el que tendrás la preciosa oportunidad de reconciliarte por fin con la historia de las más importantes civilizaciones europeas, con la naturaleza más pura e incontaminada y con la relajación, un elemento precioso, cada vez más buscado en nuestra agitada sociedad, que se convierte en fundamental para regenerarse y vivir la vida cotidiana con mayor atención al bienestar.

¡Zarpa con Costa Cruceros!