Emiratos Árabes y Dubái

Apuntamos la brújula hacia el este y nos preparamos para nuevas aventuras durante nuestro viaje a Dubái entre el encanto del desierto, con sus milenarias tradiciones, y el paisaje futurista de relucientes rascacielos.

Cada casa y cada carretera del desierto han sido arrebatadas a la sofocante presencia de la arena. Es por ello que en los Emiratos Árabes todo aspira a la grandeza, al exceso y al asombro. Magníficas mezquitas, rascacielos que se cuentan entre los más altos del mundo, hoteles con más estrellas que el firmamento, parques temáticos inscritos en el libro Guinness de los récords... En este país, en el marco de una naturaleza agreste donde es difícil vivir, no faltan el lujo, la belleza, las compras y especialmente un mar cristalino para sesiones de buceo espectaculares. Una emoción que no te puedes perder durante nuestro crucero en Dubái es presenciar la llegada del ocaso, negro como mil noches, lleno de estrellas, paz y belleza.

Puertos destacados

Abu Dhabi

Abu Dhabi es un milagro surgido de la arena. La majestuosa mezquita de mármol blanco convive con los rascacielos. Todo en medio del desierto.

Dubái

Dubái es contraste: los rascacielos más altos del mundo y justo a su espalda el desierto interminable y silencioso.

Mascate

El Golfo de Omán y el puerto con la ciudad de Mascate son un reflejo del poder económico de esta ciudad.

Excursiones que no te puedes perder

Algunas de las experiencias más apasionantes que puedes vivir en un crucero.