EXCURSIÓN PANORÁMICA ENTRE CAMPOS DE LAVA, HISTORIAS VIKINGAS Y VISITA AL MUSEO DE LOS TIBURONES

  • Puerto

    Grundafjord

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Visita panorámica, Recorrido en la naturaleza, Cultural, Tasting

  • Precio

    Adultos

    EUR110.0

  • Horas de duración

    4.5

  • Código excursión

    00KW

Descripción

Una curiosa excursión en busca de los lugares más famosos inmortalizados por las sagas islandesas: una combinación de naturaleza salvaje y literatura.



Lo que vamos a ver
  • Berserkjahraun, campo de lava Helgafell, la Montaña Sagrada Pueblo de monjas y pescadores de Stykkishólmur, la Casa Noruega * Bjarnarhöfn, el “Puerto del Oso”, cría y museo de los tiburones


Lo que haremos
  • Empezamos nuestra ruta en autocar a lo largo del campo de lava de Berserkjahraun, literalmente “campo de lava de los berserker”, unos antiguos guerreros que no utilizaban armadura. La leyenda cuenta que dos “berserker” encontraron su trágico fin en este campo; de hecho, las excavaciones realizadas a finales del siglo XIX desenterraron dos misteriosos esqueletos que confirmaron esta teoría. Desde el campo de lava, nos dirigimos en autocar hacia el monte Helgafell, la Montaña Sagrada. En realidad, por sus dimensiones es más bien una colina, pero se cree que tiene poderes especiales y, sobre todo, alberga los restos de Guðrún Ósvífrsdóttir, heroína de las sagas islandesas. Recorremos a pie el corto sendero de 73 metros hacia la cima, desde donde, si el tiempo lo permite, podemos disfrutar de unas impresionantes vistas. El antiguo libro de Landnáma cuenta que a quien consiga tocar la cumbre del monte Helgafell se le concederán tres deseos, siempre que se pidan con un corazón puro (y siguiendo unas reglas sencillas). Continuamos hacia Stykkishólmur, un pueblo de pescadores que desde hace siglos es un centro de intercambio y comercio gracias a su buena ubicación. Hoy en día, la mayor fuente de empleo tras la industria pesquera es el convento de monjas católicas. Aquí, visitamos el edificio más antiguo de la zona, la Casa Noruega (1832) que hoy día alberga el museo etnográfico local. La casa también cuenta con una sorprendente tienda donde podemos encontrar productos locales, objetos de todo tipo y obras de arte. Para acabar, entramos en el Bjarnarhöfn, el "Puerto del Oso", una finca dedicada a la cría de tiburones, dirigida por la misma familia desde hace generaciones. Allí visitamos el Museo del tiburón, donde un trabajador local nos explica cómo funciona la cría de tiburones y los procesos para desecar su carne. Los locales son gente hospitalaria y seguramente nos ofrezcan la posibilidad de probar sus productos; tienen un sabor muy fuerte, y puede ser buena idea llevar algún caramelo de menta para el viaje de vuelta. Durante el trayecto de vuelta al barco, volvemos a recorrer el majestuoso campo de lava.

Qué hay que saber
  • Las plazas son limitadas; se recomienda reservar con antelación.
  • Se pueden producir variaciones en el itinerario.
  • Se recomienda llevar ropa cómoda y cámara de fotos.