TRAS LAS HUELLAS DE LOS ROMANOS: LA MURALLA DE ADRIANO

  • Puerto

    Newcastle

  • Nivel de dificultad

    no disponible

  • Tipo

    no disponible

  • Precio

    Adultos

    EUR85.0

  • Horas de duración

    0.5

  • Código excursión

    02LR

Descripción

Volvemos atrás en el tiempo, a la época de los romanos, siguiendo una parte del largo recorrido trazado por la Muralla de Adriano, de la que visitamos algunos fuertes y asentamientos que nos trasladan mentalmente a una realidad de dos mil años de antigüedad.



Lo que vamos a ver
  • Tour panorámico por el valle del Tyne
  • Muralla de Adriano
  • Fuerte romano de Chesters
  • Fortín de Cawfields
  • Paradas fotográficas ad hoc


Lo que haremos
  • Emprendemos un relajante tour panorámico a través de las suaves laderas onduladas de las Pennine Hills, siguiendo el curso del río Tyne que nos lleva hacia occidente.
  • Ante nosotros vemos aparecer las Murallas de Adriano, la imponente fortificación construida por los romanos a partir del 122 d.C. que señalaba la frontera de imperio y que protegía la tierra de las incursiones de los bárbaros. En la actualidad quedan en pie trozos significativos de la muralla declarada Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1987.
  • Siguiendo el recorrido de la antigua fortificación, llegamos al fuerte romano de Chesters (o Cilurnum), uno de los mejor conservados de la muralla. Rodeado de bosques y prados, asomado a la orilla del río, albergaba una guarnición de caballería y hoy en día podemos admirar los restos de un puente, algunas casetas de vigilancia y un complejo termal.
  • Retomamos el viaje, siguiendo el recorrido de la Muralla de Adriano y hacemos una breve parada en el fortín de Cawfields, típico ejemplo de los llamados milecastle destinados a las guarniciones y construidos a intervalos regulares de cerca de un kilómetro y medio a lo largo de la muralla, separados por dos torres de avistamiento, distantes unos 500 metros el uno del otro.
  • Durante el trayecto para descubrir la muralla, hacemos algunas paradas para tomar fotos, si lo permite el tiempo, que nos permiten apreciar mejor la grandiosidad de la obra y admirar los fabulosos paisajes en los que está inmersa, abarcando todo el valle de río Tyne.

Qué hay que saber
  • Para llegar al fortín de Cawfields es necesario recorrer un empinado sendero sin asfaltar.
  • La excursión no es aconsejable para pasajeros que tengan dificultades motoras o se desplacen en sillas de ruedas.