LA ABUNDANCIA DE NATURALEZA EN LOS JARDINES DE LISMORE CASTLE

  • Puerto

    Cork

  • Nivel de dificultad

    Fácil

  • Tipo

    no disponible

  • Precio

    Adultos

    EUR60.0

  • Horas de duración

    4

  • Código excursión

    02ME

Descripción

Dos jardines en uno: en Lismore Castle, la madre naturaleza y sus maravillosas flores son protagonistas de un encantador espectáculo que se renueva de estación en estación, asumiendo connotaciones diversas en las dos secciones del parque, una más antigua y con una disposición ornamental clásica y la otra más recientes con sorprendentes esculturas modernas.



Lo que vamos a ver
  • Paseo por los Jardines de Lismore Castle
  • Lower Garden, más reciente y con esculturas modernas
  • Upper Garden, el jardín más antiguo
  • Espléndidas flores en distintos estados de floración
  • Vistas panorámicas del castillo


Lo que haremos
  • Llegamos con un agradable trayecto en autobús al destino de nuestra excursión: los fabulosos jardines de Lismore Castle, considerados los más antiguos de toda Irlanda y dispuestos sobre tres hectáreas de terreno desde el que se gozan espléndidas vistas del castillo y de la campiña circundante.
  • Entramos en el Lower Garden, la sección inferior del vasto jardín, realizada en su mayor parte en el siglo XIX para el sexto duque de Devonshire.
  • Paseamos en medio de una constelación de arbustos, prados y árboles magníficamente dispuestos de forma informal, encontrándonos de vez en cuando ante esculturas modernas que adornan el jardín, entre las que se encuentran dos trozos del muro de Berlín.
  • Recorremos el espléndido sendero entre tejos, mucho más antiguo que el resto del Lower Garden, continuamos admirando el espectáculo de la naturaleza: desde las magnolias a los rododendros que florecen en primavera hasta los arbustos de floración tardía, este escenario no deja de sorprendernos.
  • Pasamos después por el Upper Garden, rodeado de muros de piedra que se remonta a 1605 aproximadamente, cuando el primer conde de Cork ordenó su construcción.
  • Deambulamos entre senderos perfectamente trazados, inmersos en una feliz combinación de contornos ornamentales y parterres hortofrutícolas, donde crecen verduras, hierbas aromáticas y flores destinadas a la cocina del castillo y a la decoración de sus salas.
  • Tras la visita al jardín, nos detenemos en el puente que conduce a Lismore Castle para sacar fotografías indispensables de su antiquísimo aspecto, antes de volver al barco.

Qué hay que saber
  • Guías en lengua española disponibles en número limitado; si no hubiera ninguna disponible, la excursión será guiada en inglés.
  • Lismore Castle es una residencia privada y por tanto no se puede visitar.