MARAVILLOSO RELAX EN LA INCREÍBLE PLAYA ROSA DE KOMODO

  • Puerto

  • Nivel de dificultad

    Fácil

  • Tipo

    Actividad en el agua

  • Precio

    Adultos

    EUR85.0

  • Horas de duración

    3.5

  • Código excursión

    02O6

Descripción

Ante nuestros ojos, una espectacular extensión de arena rosa increíble y un mar excepcionalmente transparente bajo el que se ocultan innumerables criaturas marinas: la legendaria isla de Komodo nos reserva un escenario de ensueño para una pausa de relax, como poco inolvidable.



Lo que vamos a ver
  • Llegada al Parque Nacional de Komodo
  • Traslado en barca a Pantai Merah (playa rosa)
  • Tiempo libre en la playa
  • Fabulosos baños en aguas cristalinas
  • Barrera de coral y excepcional diversidad marina
  • Vistas espectaculares de los paisajes circundantes
  • Parada para hacer compras en el pueblo costero


Lo que haremos
  • Dejamos el barco y, a bordo de una lancha, llegamos al muelle de la isla dentro del Parque Nacional de Komodo, declarado Patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
  • Cuando llegamos a la orilla, subimos a una embarcación que en pocos minutos nos lleva al destino de nuestra excursión: La increíble playa rosa de Pantai Merah**, un arco de arena, de maravillosas tonalidades rosas, que nos deja con la boca abierta por su belleza.
  • Una vez que hemos desembarcado, tenemos dos horas de tiempo libre a nuestra disposición para disfrutar a nuestro aire de este paraíso, por ejemplo hundiendo los pies en la fabulosa arena rosa, que debe su color a la presencia de minúsculos organismos en la barrera de coral que producen un pigmento rojo: cuando pequeños fragmentos de coral se mezclan con la arena blanca de la playa tiñen de rosa todo el litoral.
  • La playa de Pantai Merah está bañada por un mar excepcionalmente transparente, ideal tanto para nadar como para hacer snorkelling. Las aguas poco profundas y tranquilas de la orilla albergan una increíble biodiversidad: tortugas, mantas gigantes, peces luna, delfines y un millar de peces tropicales animan el panorama submarino.
  • El dolce far niente es también un espectáculo para nuestros ojos: desde la playa gozamos de una vista espectacular de la zona circundante, salpicada de pequeñas islas, colinas y montañas.
  • Una vez terminado el tiempo concedido, regresamos al muelle con la embarcación y nos detenemos en el pueblo costero para hacer unas compras, curioseando entre los souvenirs puestos a la venta por los habitantes del lugar, antes de volver al barco a bordo de la lancha.

Qué hay que saber
  • Las plazas son limitadas, por lo que se aconseja reservar con antelación.