LAS MARAVILLAS DE POMPEYA Y LA FASCINACIÓN DE SORRENTO

  • Puerto

    Nápoles

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Cultural, Lunch not included

  • Precio

    Adultos

    EUR85.0

  • Horas de duración

    7

  • Código excursión

    02RY

Descripción

Un increíble viaje atrás en el tiempo entre las calles de Pompeya, donde la antigüedad romana resurge innata, conservada durante milenios por la furia del volcán, y un paseo por Sorrento, perla preciosa del Golfo de Nápoles, con sus pintorescas callejuelas y los antiguos decumanos rodeados de tiendas: ¡esta excursión ofrece un una visión de la vida en Campania durante el transcurso de los siglos!



Lo que vamos a ver
  • Visita al complejo arqueológico de Pompeya
  • Foro y Templo de Júpiter
  • Vía de la Abundancia
  • Casa de la Caza Antigua y Casa del Fauno
  • Almuerzo en el restaurante
  • Visita guiada a pie por Sorrento
  • Plaza Tasso y Sedil Dominova
  • Catedral e Iglesia de San Francisco
  • Tiempo libre por el centro de Sorrento


Lo que haremos
  • Dejamos el puerto de Nápoles en dirección a un destino clásico de gran interés histórico: la fabulosa Pompeya, antigua ciudad romana completamente sepultada bajo una cascada de piedras y ceniza durante la erupción del Vesubio en el 79 d.C.
  • Visitamos las excepcionales excavaciones arqueológicas, puestas en marcha en el siglo XVII y después continuadas durante el siglo pasado, que han sacado a la luz restos de inestimable valor, capaces de suscitar admiración entre visitantes de todo el mundo.
  • Nuestra excursión comienza en Porta Marina, a través de la cual se accede al Foro, centro de la vida política y económica de la ciudad. Esta zona está dominada por el Templo de Júpiter, de época romana, construido entorno al 250 a.C., en honor al rey de los dioses, y la Basílica, el edificio público más imponente de todo Pompeya utilizado al mismo tiempo como tribunal y como sede para las contrataciones comerciales.
  • Recorremos después la Vía de la Abundancia, el decumano inferior de Pompeya, todavía rica en decoración y, por tal motivo, el recorrido más alegre de la visita al complejo. A lo largo de su recorrido podemos admirar muchas de las casas más bellas, algunas de dos plantas, que pertenecían a la rica burguesía de Pompeya..
  • Admiramos la Casa de la Caza Antigua, con sus refinados decorados pictóricos y frescos y la típica estructura "en atrio", que no deja duda del elevado estatus social del propietario. Nos detenemos en la Casa del Fauno, noble residencia privada que debe su nombre a una estatua de bronce situada en el centro del impluvio.
  • En la excursión está incluida una parada y una famosa fábrica para el trabajo del coral y los camafeos, donde podemos admirar la exquisitez de los detalles y la soberbia artesanía de estas auténticas obras de arte.
  • La caminata por entre la magnífica antigüedad de Pompeya estimula nuestro apetito y, para satisfacer el paladar, nos detenemos a almorzar en un restaurante local.
  • Llegamos después a la famosa Sorrento, la localidad más bella y famosa de la península sorrentina, una de las perlas del Golfo de Nápoles.
  • Nuestro paseo para descubrir Sorrento comienza en la Plaza Tasso, que alberga una estatua que representa al célebre poeta sorrentino Torquato Tasso, y desde ahí prosigue a través de las calles y los antiguos decumanos, animados por innumerables tiendas que exponen objetos de todo tipo.
  • Llegamos al Sedil Dominova, que ha albergado durante casi cinco siglos a una parte de la aristocracia sorrentina ocupada en la administración de la ciudad.
  • Después admiramos la Catedral, lugar de culto monumental construida sobre los restos de un antiguo templo griego,, y la Iglesia de San Francisco con el claustro anexo y el jardín adyacente, desde donde gozamos de espléndidas vistas de la Marina Grande, el barrio de los pescadores de Sorrento.
  • Finalizamos la excursión con un poco de tiempo libre a nuestra disposición para continuar admirando las bellezas de Sorrento y quizás curiosear en alguna tienda en busca de un souvenir, antes de regresar al barco.