TURISTAS POR UN DÍA EN EL IMPERIO SOVIÉTICO

  • Puerto

    Tallin

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Visita panorámica, Cultural, Entretenimiento

  • Precio

    Adultos

    EUR85.0

  • Horas de duración

    2

  • Código excursión

    02SJ

Descripción

Un viaje en el tiempo a algunas décadas atrás tras las huellas de la herencia soviética en Estonia en compañía de un guía "sui generis", que escenifica momentos típicos de la época, cuenta divertidas anécdotas sobre la vida cotidiana en la URSS y hace de esta inmersión una experiencia total, realista y evocadora.



Lo que vamos a ver
  • Encuentro en el puerto con el guía: el "camarada" Jerjomin
  • Recepción al estilo soviético
  • Visita de la ciudad en un auténtico autobús soviético
  • Parada en el barco rompehielos Suur Tõll
  • Vista de la prisión soviética e historias sobre la vida en la URSS
  • Centro histórico de Tallin
  • Mausoleo de Maarjamäe


Lo que haremos
  • Una vez en el muelle, nos recibe el camarada Jerjomin de la milicia soviética o su ayudante, con la típica actitud de los soldados de frontera asignados a los desembarcos.
  • Nos muestra con gran realismo el tratamiento reservado a los turistas en la época de la URSS: todos hacían cola para el control de pasaportes, eran observados con el ceño fruncido y sometidos a una ráfaga de preguntas sospechosas.
  • Luego subimos a bordo de un auténtico autobús soviético, que nos transporta en el tiempo unas décadas atrás, ¡mientras nuestro guía Jerjomin se aclara la garganta con un sorbo de vodka y unos cuantos pepinillos!
  • Paramos en el barco rompehielos Suur Tõll anclado en el puerto y ahora convertido en museo. Desde aquí podemos ver la fachada de la antigua prisión soviética, que trae consigo recuerdos inquietantes del régimen. Pero Jerjomin anima el ambiente con divertidas anécdotas sobre la vida cotidiana durante la era soviética, episodios de sus vivencias personales y consideraciones interesantes sobre el legado que la URSS ha dejado en Estonia.
  • De nuevo en nuestro autobús de época cruzamos el centro histórico de Tallin, que conserva intacto el encanto de la época medieval, gracias a una hábil restauración de sus tesoros arquitectónicos.
  • Llegamos al Mausoleo de Maarjamäe, que nació como un cementerio de guerra alemán y fue transformado por los soviéticos en un monumento a los caídos de la Segunda Guerra Mundial.
  • Mientras miramos a nuestro alrededor, probamos un snack soviético a bordo del autobús: Jerjomin nos ofrece un trozo de pastel y una bebida típica de la zona que le recuerda su infancia.
  • A la vuelta, nuestro simpático guía nos alegra el viaje enseñándonos a cantar viejas canciones soviéticas y algunas frases en estonio, para luego a despedirse de nosotros una vez que lleguemos al puerto.

Qué hay que saber
  • Edad mínima: 4 años.
  • El autobús es un vehículo de época, en el que se servirá un tentempié soviético.