SÃO VICENTE Y ALREDEDORES DE FUNCHAL

  • Puerto

    Funchal

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Visita panorámica, Recorrido en la naturaleza, Meal included

  • Precio

    Adultos

    EUR100.0

  • Horas de duración

    8.5

  • Código excursión

    0704

Descripción

Una excursión en la que descubrimos las más pintorescas y famosas aldeas de Madeira, con una parada panorámica en los promontorios de la isla —entre ellos el Cabo Girão, uno de los acantilados más alto del mundo— y visita al centro de Funchal.



Lo que vamos a ver

  • Monte 
  • Cestinhos
  • Pico dos Barcelos y vistas de Funchal 
  • Cabo Girão 
  •  Ribeira Brava 
  •  São Vicente 
  •  Câmara de Lobos 
  • Centro de Funchal: degustación de vinos típicos en un edificio del siglo XVII.*
  • Comida incluida


Lo que haremos
  • Desde el puerto partimos hacia algunas de las localidades más características de Madeira, tanto en la costa como en el interior.
  • La primera etapa de nuestro recorrido es Monte, un pequeño pueblo conocido por sus exóticos jardines botánicos y por la Iglesia de Nuestra Señora de Monte.
  • Aquí, disponemos de la oportunidad única de descender en un antiguo medio de transporte, actualmente una gran atracción turística: los Carros de Cesto, tradicionales cestos de mimbre conducidos por dos expertos guías. Hacemos un alto en el Pico dos Barcelosespléndidas vistas de Funchal
  •  La siguiente etapa nos lleva ni más ni menos que al acantilado más alto de la Europa, el Cabo Girão. Dicho acantilado alcanza los 580 metros de altitud y cae en picado sobre el mar.
  • A bordo de nuestro autocar, continuamos ascendiendo las altitudes de la isla para llegar a Ribeira Brava, una aldea ubicada sobre la cima de la montaña, en las inmediaciones del Paso Encumenada, a 1000 metros de altitud. Aquí podemos contemplar las vistas del norte y el sur de la isla.
  • Volvemos a salir con destino a São Vicente, recorriendo un trayecto que nos ofrece un atractivo panorama salpicado de picos volcánicos. Tras la comida emprendemos el camino de regreso, durante el cual nos detenemos en , la aldea de pescadores que a menudo Winston Churchill, que solía pasar aquí el invierno, inmortalizaba en sus pinturas. Câmara de Lobos
  • Una vez en Funchal, visitamos un edificio del siglo XVII, donde tenemos la oportunidad de degustar el Madeira, vino de fama mundial. * Al finalizar la degustación disponemos de un poco de tiempo libre para pasear por el centro de la ciudad, antes de regresar definitivamente al barco.

Qué hay que saber
  • El recorrido panorámico (aproximadamente 150 km en autocar) es bastante sinuoso.
  • Las plazas son limitadas; se recomienda reservar con antelación.