ROMA, CIUDAD SAGRADA

  • Puerto

    Civitavecchia / Roma

  • Nivel de dificultad

    Fácil

  • Tipo

    Cultural, Meal included

  • Precio

    Adultos

    EUR135.0

  • Horas de duración

    9.0

  • Código excursión

    0785

Descripción

Salimos en busca de los lugares que han hecho de Roma la ciudad sagrada por excelencia, meta de peregrinos y visitantes que acuden desde todo el mundo para admirar sus obras maestras.



Lo que vamos a ver
  • A Roma con tren privado "Roma Express"
  • Trastevere, Gianicolo, Pirámide Cestia y Termas de Caracalla Basílica de San Giovanni in Laterano y Altar del Santísimo Sacramento Capilla del Sancta Sanctorum Escalera Santa Comida en un restaurante típico
  •  Plaza de San Pedro y Basílica de San Pedro


Lo que haremos
  • Nuestra experiencia empieza en el puerto, donde salimos a bordo del tren Roma Express, inaugurado recientemente y reservado a los pasajeros de cruceros, que nos permite llegar a la ciudad eterna viajando con el máximo confort y reduciendo la duración del trayecto. En el centro de la ciudad, subimos a un autocar para iniciar una excursión panorámica del centro histórico, que incluye lugares universalmente conocidos como el barrio de Trastevere, pavimentado con adoquines; el Gianicolo, desde donde podemos disfrutar de las panorámicas más espectaculares de Roma; la Pirámide Cestia y las Termas de Caracalla, que figuran entre las mejor conservadas de la época romana. En las inmediaciones del monte Celio, bajamos del autocar para visitar San Giovanni in Laterano, la iglesia romana más antigua que existe y una de las cuatro basílicas patriarcales. Entramos en ella para admirar sus obras maestras y conocer sus secretos, entre ellos el*altar del Santísimo Sacramento*, en el que se encuentra un relicario que contiene un fragmento de la mesa en la que se supone que Jesús se sentó junto a los apóstoles durante la última cena. La capilla del Sancta Sanctorum, abierta a los pasajeros de Costa por primera vez y de forma exclusiva para el mercado italiano de cruceros, es un lugar sagrado de gran importancia para el mundo cristiano. Experimentamos la emoción única de entrar en la capilla privada del Papa para admirar y venerar las valiosas reliquias que alberga su interior. Entre ellas un antiguo icono del Redentor llamado "achiropita", un término de origen griego que significa "no hecho por manos humanas". Fue encargado a San Lucas, pero cuando el apóstol se dispuso a iniciar el trabajo vio cómo la pintura se materializaba por sí sola, como si fuera obra de los ángeles. En las inmediaciones de la capilla admiramos la Scala Santa o los 28 escalones que, según la tradición católica, tuvo que subir Jesús para ser juzgado por Poncio Pilato y que se piensa fueron mandados traer de Jerusalén a Roma por Santa Helena, madre del emperador Constantino. Tras esta extraordinaria visita, disfrutamos de una sabrosa comida en un restaurante típico italiano. Nos volvemos a subir al autocar rumbo a la Basílica de San Pedro, el templo cristiano más grande jamás construido, edificado sobre la tumba del santo. La basílica se encuentra en la Plaza de San Pedro, famosa en todo el mundo por la excepcional columnata elíptica diseñada por Bernini. En este punto, nuestro guía nos proporciona información de interés, antes de dejarnos tiempo libre para admirar el exterior de este lugar tan emblemático para el cristianismo. * La excursión termina con un agradable paseo hacia la estación de San Pietro, donde volvemos a subir al tren Roma Express para regresar a Civitavecchia.

Qué hay que saber
  • El trayecto hasta Roma dura aproximadamente 1 hora.
  • Se recomienda llevar calzado cómodo.
  • Se recomienda llevar ropa adecuada para los lugares de culto que se visitan.
  • Excursión no recomendada a personas con dificultades para caminar.
  • Las plazas son limitadas; se recomienda reservar con antelación.
  • Esta excursión está reservada a los pasajeros que no desembarcan en Civitavecchia. .
  • Debido a los nuevos procedimientos de control de seguridad, en muchos puntos de interés turístico pueden formarse largas colas, incluso para los grupos con reserva.