SIRACUSA Y LA ISLA DE ORTIGIA

  • Puerto

    Catania

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Cultural

  • Precio

    Adultos

    EUR70.0

  • Horas de duración

    5.5

  • Código excursión

    1059

Descripción

Esta excursión nos lleva a un viaje a través de tres mil años de historia de una de las ciudades más bellas de Sicilia, una de las pocas del mundo con dos enclaves declarados Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO: sus vestigios griegos y sus obras maestras del Barroco.



Lo que vamos a ver
  • Parque Arqueológico de Neápolis Teatro griego, Latomia del Paradiso y Oreja de Dionisio Isla de Ortigia * Fuente de Aretusa y Catedral de Siracusa


Lo que haremos
  • Dejamos el puerto y nos dirigimos al Parque Arqueológico de Neápolis, situado en la parte noroccidental de la ciudad moderna, donde podemos admirar los testimonios de la Siracusa griega. La ciudad, fundada en el siglo VIII a.C. por habitantes de Corinto, llegó a ser una de las más ricas y poderosas del Mediterráneo, como demuestran sin lugar a dudas los restos monumentales de este lugar de excepcional valor histórico-artístico. Visitamos el grandioso teatro griego, construido en el periodo de máximo esplendor de la antigua polis. Parcialmente excavado en la roca y con una cávea de enormes dimensiones, es uno de los teatros más famosos del mundo antiguo. Nuestra siguiente etapa es la antigua cantera de piedra denominada Latomia del Paradiso. Numerosos terremotos han derruido el techo de las grandes cuevas excavadas para extraer la piedra. Actualmente, la explotación —o latomía— está situada al aire libre, con el fondo cubierto por un exuberante jardín de cítricos que ofrece unas vistas preciosas. En la parte norte de la latomía, se abre una amplia gruta, excavada por los antiguos canteros, que Caravaggio bautizó como Oreja de Dionisio por su forma parecida a un pabellón auditivo. Entramos en la gruta para apreciar el excepcional efecto acústico que la ha hecho famosa en todo el mundo. Son incontables los viajeros que la han visitado desde el siglo XVIII, fascinados por el encanto de este lugar extraordinario. Después visitamos la isla de Ortigia, la parte más antigua de la ciudad de Siracusa, que alberga restos de antiguas construcciones griegas. Es un espacio en el que los límites entre el mito y la realidad son muy difusos. Admiramos la fuente de Aretusa, un lugar que, según el mito, fue el escenario de un trágico amor entre una ninfa y un cazador. Paseamos por las estrechas calles en dirección a la Piazza Duomo. Allí tenemos de nuevo la sensación de tocar la historia antigua, cuando alzamos la vista hacia una obra maestra del barroco: la Catedral de Siracusa, construida sobre las ruinas del templo de Atenea, cuyas columnas dóricas son visibles aún a día de hoy.

Qué hay que saber
  • El trayecto hasta Siracusa dura aproximadamente 1 hora.