MONTE SAINT MICHEL

  • Puerto

    Le Havre

  • Nivel de dificultad

    Moderado

  • Tipo

    Visita panorámica, Cultural, Packed lunch

  • Precio

    Adultos

    EUR95.0

  • Horas de duración

    10.5

  • Código excursión

    2056

Descripción

Salimos en busca del Monte Saint-Michel, "maravilla de Occidente" y obra maestra de la arquitectura religiosa medieval. También es punto de observación excepcional del espectáculo de las mareas, que tienen en esta zona las mayores diferencias de nivel de toda Francia.



Lo que vamos a ver
  • Monte Saint-Michel Porte de Bavole, Grand Rue y pueblo Murallones y Abadía benedictina


Lo que haremos
  • Esta excursión se desarrolla enteramente en el Monte Saint-Michel, un islote rocoso rodeado de una espléndida bahía, definido como "maravilla de Occidente" y Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979. La visita de la isla es espectacular en cualquier época del año, por su configuración, por la rica historia de la abadía y por la belleza de su arquitectura. El islote tiene alrededor de 1 km de circunferencia; se eleva a una altura de 80 metros y está conectado con la bahía por medio de un camino adoquinado, construido en 1879, que queda completamente sumergido con marea alta. Esta localidad es célebre por el subir y bajar de las mareas, que provocan cambios en los bancos de arena que rodean el monte. El movimiento de las mareas es el más acusado de toda Francia y el desnivel entre la marea alta y la baja puede superar los 12 metros. La visita empieza en la entrada fortificada, la Porte de Bavole, construida por Gabriel du Puy en 1590, para después continuar por la Grand Rue, una calle empinada, animada en verano por tiendas de souvenirs y restaurantes, que atraviesa el pintoresco pueblo y llega hasta la abadía, la iglesia y el claustro. También visitamos los murallones, a lo largo de un recorrido que ofrece vistas encantadoras de la bahía y los jardines de la abadía. Nuestros pasos nos llevan a la Abadía, cuyos orígenes se remontan al siglo VIII, cuando el arcángel San Miguel se apareció a Aubert, obispo de Avranches, y le pidió que le construyera una iglesia sobre la roca. El obispo fundó un oratorio en la isla, conocida entonces como Mont Tomb. En la época carolingia, el oratorio fue reemplazado por una abadía, y a partir de entonces y hasta el siglo XVI, en el monte dedicado al arcángel se erigieron espléndidos edificios románicos y góticos. La abadía estaba bien fortificada y no fue nunca conquistada; fue utilizada como cárcel durante la Revolución Francesa y el II Imperio, hasta que en 1874 pasó a formar parte del departamento de Monumentos Históricos. Desde entonces, está abierta al público durante todo el año. Antes de volver a Cherburgo, disponemos de tiempo libre para comprar un recuerdo (entre una enorme cantidad de objetos de cobre, cerámica y porcelana) y especialidades gastronómicas locales (como galletas de mantequilla y otros productos típicos de Normandía). Aprovechamos también para saborear el ambiente de este pueblo medieval, cuyos habitantes mantienen su tradición de comerciantes y continúan vendiendo sus productos, desde hace más de mil años, a los visitantes y peregrinos que acuden a este lugar excepcional.

Qué hay que saber
  • Excursión no recomendada a personas con dificultades para caminar.

- El trayecto en autocar hasta el Monte Saint-Michel dura cerca de 3 horas en cada sentido.

Las cámaras fotográficas con flash y las videocámaras no están permitidas en la Catedral. Debido a los Controles de Seguridad en la entrada, recomendamos a los pasajeros llevar bolsos pequeños para acceder más rápido y evitar largas esperas.

  • La excursión incluye una cesta de comida preparada por el personal de bordo.