VISITA A SAINT-PIERRE Y A UNA DESTILERÍA DE RON

  • Puerto

    Martinica

  • Nivel de dificultad

    Fácil

  • Tipo

    Visita panorámica, Cultural, Drink included

  • Precio

    Adultos

    EUR70.0

  • Horas de duración

    4.0

  • Código excursión

    3051

Descripción

Una excursión para descubrir la historia y la tradición de Martinica, con una visita a una destilería de ron, para conocer el proceso de destilación del famoso licor, y a la ciudad de Saint-Pierre, la antigua capital de la isla, conocida antaño como el París del Caribe.



Lo que vamos a ver
  • Iglesia de Balata
  • Selva tropical húmeda, destilería de ron y degustación
  • Saint-Pierre
  • Aldea de pescadores


Lo que haremos
  • Saldremos de Fort-de-France en dirección norte para descubrir las maravillas de la isla. La primera parada corta será la encantadora iglesia de Balata, una réplica en miniatura de la basílica del Sacré-Coeur de París, donde no solo podremos tomar hermosas fotos de la iglesia, sino también de las maravillosas vistas de la ciudad. La iglesia, construida por el arquitecto Wuifflef con estilo neogótico y coronada con una cúpula, goza de una magnífica ubicación en la cima de una colina con los Pitons du Carbet al fondo y ofrece una espléndida vista sobre la bahía de Le Lamentin y la capital Fort- de-France hasta Pointe du Bout.
  • Nuestro recorrido continuará a lo largo de la carretera de la selva tropical húmeda, para llegar a una destilería de ron, donde nos ilustrarán su proceso de producción. Los rones de Martinica tienen una denominación de origen similar a la de los vinos y las bebidas espirituosas, y es la única denominación de ron del mundo. En la destilería también nos tendrán reservada una degustación gracias a la cual tendremos la oportunidad de probar este producto excepcional.
  • Continuaremos entonces hacia el puerto de Saint-Pierre, ciudad fundada en 1635 por el bucanero francés Pierre Belain d'Esnambuc y que fue la capital económica y cultural de la isla hasta 1902, cuando fue destruida por la trágica erupción del cercano Monte Pelée. Antes del desastre, contaba con unos 30.000 habitantes y, por la elegancia de sus calles y su prosperidad, la llamaban el París del Caribe.
  • Al regresar al barco, siguiendo la costa occidental, podremos ver numerosas aldeas de pescadores a lo largo de la costa.

Qué hay que saber
  • Las plazas son limitadas, por lo que se aconseja reservar con antelación.
  • Guías en lengua española disponibles en número limitado; si no hubiera ninguna disponible, la excursión será guiada en inglés.