Gran Bretaña

Gran Bretaña bien merece un crucero: formada por Reino Unido e Irlanda del Norte, es una gran tierra con innumerables matices paisajísticos y culturales, cofre de tesoros históricos y arquitectónicos.
Castillos, catedrales, jardines, parques, pueblos de pescadores, ciudades metropolitanas, museos, teatros, galerías, una lluvia ligera, una finísima niebla y una cerveza fantástica: esto es Inglaterra. Historia, leyendas, tradiciones antiguas y modernas costumbres multiétnicas: es imposible concentrar en pocas palabras el patrimonio de este reino con un pasado glorioso, que sigue siendo influyente en la escena mundial. Después de haber surcado las aguas del Canal de la Mancha, nuestro crucero por Gran Bretaña toca los puertos de Dover y Harwich, en el sur de Inglaterra. Londres se recorre fácilmente y cada barrio custodia lugares de interés. Si se va de compras, además de los almacenes Harrods y la larga Oxford Street, hay que visitar los mercadillos de Portobello.