Omán

Omán, parada de nuestro crucero Costa a través de las tierras de la antigua Persia, sigue siendo un país atemporal porque es antiguo y contemporáneo al mismo tiempo, y donde todo está perfectamente limpio y reluciente. Omán es conocido como la Noruega de Arabia por sus características morfológicas verdaderamente especiales. Un paisaje casi lunar, como en la península de Musandam, donde navegamos entre los fiordos del mar Arábigo. Muscat es una ciudad agradable de visitar, con su mercado de Nizwa, el museo omaní Bait-al-Zubair, el palacio real Al Alam y la fortaleza de Al Jalali. Según la leyenda, el palacio de la reina de Saba se alzaba en la bahía de Kohr Rori. Por otro lado, en Salalah se pueden admirar los géiseres que salen de las rocas. Una excursión en todoterreno a través del desierto para llegar a un oasis de palmeras es un imprescindible. El crucero por Omán nos lleva a ver lugares de extraordinaria belleza, donde se funden la fascinación de los sueños y las leyendas.

Puertos destacados

Mascate

El Golfo de Omán y el puerto con la ciudad de Mascate son un reflejo del poder económico de esta ciudad.