Portugal

Auténtico país de marineros con vistas al océano Atlántico, siempre ha sido un lugar lleno de historia. La capital, Lisboa, es sin duda una válida razón para disfrutar de un viaje a Portugal con Costa Cruceros. Visitamos el castillo, el viejo barrio de la Alfama y paseamos por las estrechas calles del Bairro Alto, encantador de día por sus casas decoradas con azulejos y de noche por su frenética vida nocturna. Las caras de la gente nos recuerdan el mejor neorrealismo de las películas de los años 50, con rostros tallados por el sol y ojos brillantes y claros. Alcanzamos el archipiélago de Madeira para hacer una excursión a la cima del Pico do Ariero, desde donde la vista es increíble. Costa Cruceros ha elegido el puerto de Funchal, con sus jardines botánicos y el pintoresco mercado de productos locales, como lugar de partida para descubrir las maravillas de la isla: las vistas sobre el océano, las terrazas a lo largo de la costa y las selvas subtropicales del interior.