Lisboa

Lisboa es una ciudad encantadora, que descubrimos entre elevaciones y laderas y en los pequeños restaurantes en los que se sirve el bacalao en todas sus variantes.

La capital de Portugal es un concentrado del estilo de vida portugués. A tu llegada al puerto de Lisboa podrás iniciar tu estancia disfrutando de la deliciosa cocina local. No tendrás ninguna dificultad para encontrar un restaurante junto al río donde poder tomarte una copa de vino verde y saborear algún pastelito de arroz. Independientemente de lo que estés buscando, desde emociones fuertes hasta calma total, la ciudad es capaz de satisfacerte. Disfruta del sol en sus playas o visita los edificios históricos de la ciudad de las siete colinas. Luego, sube al tranvía para disponerte a visitar las galerías de arte y los museos de la segunda capital más antigua de Europa.

No puedes perderte:

• Prueba el vino verde

• Museo Nacional de Arte Antiguo

• La antigua línea de tranvía