Puerto de Mahón

La isla de Menorca es una verdadera sorpresa: bella, fuerte y viva. Aquí podrás hacerte con un par de las famosas avarcas o sandalias menorquinas.

El puerto de Mahón es la puerta de entrada a Menorca. Aunque no fue hasta 1772 cuando se convirtió en la capital administrativa, la ciudad y su puerto han administrado la vida de Menorca durante mucho tiempo. Así que vale la pena empezar con una visita al puerto. Te ofrecerá una perspectiva única sobre los edificios del arsenal británico, la isla de la Cuarantena y los edificios circundantes. De regreso a tierra firme, date una vuelta por el mercado de pescado antes de visitar el Museo de Menorca. No te olvides de probar el queso local y tómate algún tiempo para pasear por el casco antiguo.

No puedes perderte:

• Visita al faro de Favaritx

• Cala Macarelleta

• Buceo en Menorca