Split

La antigüedad del puerto de Split queda patente por la presencia de un palacio construido por el emperador Diocleciano en el año 295 a. C.

El puerto de Split es uno de los más bellos y también uno de los más antiguos de todo el Adriático: supera los 1700 años de historia y está rodeado de un patrimonio histórico enorme. Desde aquí se puede llegar fácilmente a las islas cercanas. Con sus 16 torres y sus 3 templos el palacio de Diocleciano, construido en el año 295 a. C., todavía goza de un extraordinario estado de conservación que lo convierte en una parada obligada de nuestra escala.

No puedes perderte:

• El magnífico palacio de Diocleciano

• La antigua ciudad de Omis

• Crucero por el río Cetina