Tánger

Una manera sencilla y agradable de visitar un lugar es pasear entre la gente, por las calles y curiosear en los mercados. Tánger es un buen lugar para ponerlo en práctica.

El puerto de Tánger, además de ser el más importante del país, es una auténtica encrucijada cultural y económica entre Europa y Marruecos. Una estancia en Tánger comienza obligatoriamente con una visita a la Medina. Este barrio, totalmente restaurado, conserva vestigios de la actividad humana de varios siglos. Respira la atmósfera y la energía de la ciudad pasando por el Gran Zoco y tomáte un tiempo para una caminata relajante por el paseo marítimo.

No puedes perderte:

• El Gran Zoco de Tánger

• Medina de Tánger

• Avenida Mohamed VI